1. COMPRA PRODUCTOS DE TEMPORADA

Comprando productos de estación te aseguras precios más económicos; además, esos alimentos se encuentran en su punto álgido de nutrientes y es cuando más sabrosos están. Es maravilloso disfrutar de cada estación del año, sabiendo que nos vamos a encontrar diferentes frutas y verduras en el mercado.

2. SUSTITUYE BOLLERÍA POR COPOS DE AVENA Y PAN INTEGRAL

Mucha gente incluye en sus desayunos algún producto de bollería. Si ese es tu caso, deja de comprar eso, ya que es algo muy perjudicial para tu salud. Opta por los copos de avena, con los que se pueden hacer multitud de recetas para meriendas y desayunos: porridge, yogur con avena y fruta, tortitas de avena y plátano y muchas más, son las recetas que puedes probar con este ingrediente.

Por otra parte, si también quieres comer pan en esos momentos del día, elige un pan de calidad, elaborado a base de harinas 100% integrales y acompáñalo de ingredientes sanos: tomate rallado, crema de cacahuete, hummus, paté de berenjena y aguacate son solo algunas de las opciones sanas que puedes elegir.

3. ELIGE FRUTA SI QUIERES POSTRE

Si eres de los que come postre al finalizar la comida, sustituye los postres lácteos por fruta. A fin de cuentas, este tipo de alimentos suelen contener muchos azúcares, y además son más caros, para tu bolsillo y para tu salud. Saborea una pieza de fruta tras cada comida si te apetece, pero deja de lado esos postres lácteos.

4. SUSTITUYE CARNE POR LEGUMBRES

Es importante incluir proteínas en nuestra dieta, pero hay otras fuentes proteicas que no incluyen carne, como es el caso de las legumbres. Empieza a hacer más preparaciones con legumbres, ya que son más baratas y mucho más sanas. Es por eso que comer menos carne, además de ser más sano, resulta beneficioso a la hora de cuidar el presupuesto familiar.

Algunas de las legumbres más conocidas son las lentejas, las arvejas, los garbanzos y el maní. De todos modos, existe una enorme cantidad de legumbres alrededor del mundo, y según la región hay algunas que son más populares que otras.

5. COMPRA MARCAS BLANCAS

Hoy en día, la mayoría de las marcas blancas son sinónimo de calidad. Así que escoge éstas en vez de las marcas originales. Te puedes ahorrar mucho dinero haciendo esta simple sustitución.

etiqueta supermercado

6. BEBE AGUA

Deja de lado los zumos, los refrescos y demás bebidas azucaradas y bebe siempre agua. El resto de bebidas son superfluas, no te van a aportar nada, más bien te van a vaciar el bolsillo. Elige siempre agua para acompañar tus comidas, no hay nada más sano.

[También te puede interesar: ¿Por qué es tan importante beber agua?]

Una mujer bebe agua

7. PLANIFICA TUS MENÚS

Organiza de antemano tus compras de comida semanales. Piensa las comidas que quieres preparar y haz una lista de la compra en base a esas recetas. A la hora de ir al supermercado, cíñete a esa lista. De esta manera, evitarás comidas insanas, porque no las incluirás en tu organización semanal.

Por otro lado, haz preparaciones que te duren varios días, con lo que ahorrarás tiempo y dinero. El sistema del batch cooking, que consiste en cocinar el menú de toda la semana en un solo día, resulta muy interesante a la hora de organizar las comidas. 

Con estos siete sencillos consejos conseguirás ahorrar mucho dinero a final de mes, y además, tendrás una dieta equilibrada ¡Ponlos en práctica y verás los resultados!

Por: Camino Minimalista