De acuerdo a reconocidos estudios, la ingesta de alimentos origen vegetal en mayor proporción que los origen animal, ayuda mantener una mejor salud cardíaca. Reduce notablemente el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, morir por esta patología y hasta disminuye el impacto ambiental causado por el hombre. A continuación conoce más a fondo estas 4 razones imprescindibles por las que debes basar tu dieta en verduras.

Numerosas investigaciones aseguran que las personas que comen más frutas y hortalizas tienen menos posibilidades de padecer de una enfermedad cardiovascular, derrame cerebrales y otras afecciones.

Esta base de datos es el reflejo de una observación monitorizada desde 1987 hasta el 2016 sobre el consumo de alimentos en más de 10.000 adultos estadunidenses, los cuales no tenían la enfermedad al inicio del estudio.

Importancia de una alimentación más verde

No es necesario renunciar por completo a los alimentos que derivan de animales, pero sí es importante comer más verduras, cereales integrales, legumbres, nueces, entre otros.

Los resultados acerca de este tipo de nutrición muestran que las personas tiene un 16% menos de riesgo de padecer una insuficiencia cardíaca. Y un 32% menos probabilidades de morir por una enfermedad cardiovascular.

Las dietas basadas en verduras aportan beneficios a la salud del corazón y a la oxigenación del cerebro. Mejorando de forma indiscutible la calidad de vida de las personas.

Por otro lado, la Asociación Estadounidense del Corazón, planea realizar futuras investigaciones en las que se descubran cuales son los vegetales de mayor calidad. Y recomienda el consumo de alimentos ricos en nutrientes y bajos en azucares añadidos, sal, colesterol y grasas saturadas que obstruyan las arterias.

Las verduras como una solución sustentable para el planeta

conoce las 4 razones para basar tu dieta en verduras
Alimentación sustentable para el planeta

El coste ambiental que requiere producir, transportar y comerciar proteínas de carne es mucho más elevado que los alimentos de origen vegetal.

Según un análisis exhaustivo dentro de este coste se incluye el porcentaje de uso de tierra, la cantidad de agua y el impacto atmosférico por emisión de CO2. El resultado global de todos estos procesos es un desmejoramiento de las condiciones del planeta a gran escala.

Mientras que los alimentos de origen animal consumen gran parte del espacio y de los recursos naturales para ofrecer pocos nutrientes a la alimentación humana. Las verduras, frutas y hortalizas generan un coste inferior y garantizan una mejor alimentación.

Las dietas a base de vegetales son una de las estrategias más importantes para recudir el impacto ambiental que se genera en el planeta. Y la principal razón para centrarse en la multitud de aspectos que relaciona lo que se come con su elaboración e industrialización.

Estos cambios en algo tan esenciales como los alimentos que se ingieren suponen determinadas modificaciones en aspectos culturales y psicológicos. Convirtiéndose en el primer paso para desarrollar un consumo alimenticio sustentable.

¿Te animas a comer más verduras y mejorar tu alimentación?