La dieta alcalina apareció en los años 20, cuando William Howard Hay comenzó a realizar sus primeras publicaciones sobre el tema. Según el autor, los alimentos podían ser separados en ácidos, básicos o neutros (según su pH) y aquellos con pH mayor a 7 (los alcalinos o básicos) eran los más beneficiosos para la salud.

Hoy en día, son muchos los médicos y científicos que defienden la teoría de la dieta alcalina. Uno de ellos es René Quintón, científico francés que comenzó a utilizar el agua de mar como terapia en sus pacientes y logró salvar miles de vida.

[También te puede interesar: Agua de mar: cómo beberla para aprovechar sus beneficios]

mujer vaso agua

El doctor afirmaba que el agua de mar activa el sistema inmunológico, ejerciendo un efecto protector y reforzando el organismo ante virus, bacterias y otro tipo de patógenos. Esto se debe, en parte, al pH alcalino que posee el agua de mar, que contrarresta el efecto dañino de la acidificación en nuestro medio interno. El “Plasma de Quintón” o agua de mar isotónica tiene el potencial de reconstituir las células dañadas del organismo.

Las Universidades de Alicante, de Murcia y de Granada respaldan esta teoría, fundamentándose en numerosos estudios universitarios y científicos y recomiendan, también, el consumo de agua de mar. Afirman que esta contiene todos los minerales necesarios para un correcto funcionamiento celular y permite reponer la carencia de cualquier mineral, gracias a la alta biodisponibilidad de los mismos.

Otro fiel defensor de la dieta alcalina es el doctor Ángel Gracia, autor del libro “La dieta del delfín”. Esta dieta se fundamenta en el hecho de que en un organismo alcalino y rico en oxígeno no puede haber enfermedades, y que el agua de mar, racionalmente administrada, es el nutriente más completo que puede ofrecer la naturaleza.

Los alimentos más alcalinos

Consumir alimentos alcalinos ayuda a mantener un pH sanguíneo en niveles óptimos, permitiendo numerosos beneficios, gracias a que todos los procesos celulares se vuelven más eficientes. Pero, antes de conocer sus beneficios, es importante conocer cuáles son los alimentos más alcalinos.

Frutas y verduras: espárragos, frutos rojos, melón, apio, limas y limones, todas las hojas verdes (lechuga, endivia, rúcula, espinaca, kale, acelga, etc.), hinojo, kiwi, mango, papaya, ananá, pepino, sandía, perejil, paprika, jengibre, batata, brotes, cebolla, ajo, coles (brócoli, coliflor, repollitos de Bruselas, repollo) y aguacate.

Algas marinas: nori, spirulina, chlorella.

Bicarbonato de sodio

Agua de mar

Una mujer con un bowl con frutas y frutos secos

Beneficios para la salud

Previene la aparición de osteoporosis: esto se debe a que cuando el organismo se encuentra acidificado, recurre a las reservas de calcio de los huesos, a fin de lograr estabilizar el pH sanguíneo.

Ayuda a mantener en equilibrio el sistema hormonal: los alimentos que ayudan a elevar la alcalinidad corporal favorecen la secreción de hormona de crecimiento, la cual reduce el riesgo cardiovascular y mejora procesos cerebrales, como la memoria y la cognición.

Disminuye el riesgo de padecer diabetes: según los doctores Fagherazzi y Clavel Chapelon, una dieta alcalina previene la acidosis metabólica, responsable en parte de la aparición de insulinoresistencia y posteriormente, la diabetes tipo 2.

Ayuda a depurar el organismo: las dietas acidificantes generan una gran cantidad de residuos, productos de la digestión, que deben ser eliminados por el organismo. En cambio, llevar una alimentación alcalina favorece los procesos depurativos normales del organismo, ayudando a prevenir la toxicidad.

Ayuda a regular la presión alta: al ser una dieta rica en frutas y verduras, consecuentemente es rica en potasio, un mineral que ayuda a compensar el efecto nocivo del sodio en el organismo. Por esto mismo, jugaría un efecto protector sobre la salud cardiovascular.

A pesar de todos estos beneficios, ningún extremo es bueno para la salud, por eso, para poder lograr un balance adecuado, la dieta debe aportar un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.

¿Conocías los beneficios de esta dieta?