Recientemente, la revista BMJ Nutrition Prevention & Health publicó un estudio hecho en varios países que reveló que las dietas a base de plantas y o de pescado pueden ayudar a reducir las probabilidades de desarrollar una infección moderada a grave de COVID-19.

Los investigadores basaron su análisis en las respuestas de una encuesta entre más de 2.000 médicos y enfermeras con una amplia exposición al SARS-CoV-2, el virus responsable del COVID-19, en Francia, Alemania, Italia, España, el Reino Unido y Estados Unidos.

Los participantes formaban parte de una red global de profesionales sanitarios registrados en la red Survey Healthcare Globus sobre la investigación del mercado sanitario.

También te puede interesar: Ultraprocesados ¡STOP!: ¿por qué deberíamos erradicarlos de nuestra dieta?​​​​​​​

quínoa como superalimento

La encuesta en línea, que se desarrolló entre julio y septiembre de 2020, fue diseñada para obtener información detallada sobre los patrones dietéticos de los encuestados, basada en un cuestionario de frecuencia de varios alimentos durante el año anterior y la gravedad de cualquier infección por COVID-19 que tuvieran.

El estudio también recopiló información sobre antecedentes personales, historial médico, uso de medicamentos y estilo de vida. Las diversas dietas se combinaron en vegetales, pescado y dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas.

Los resultados de la investigación

Tras tener en cuenta estas variables se llegó a la conclusión de que aquellos que consumían una dieta basada en plantas tenían hasta un 73% menos de probabilidad de sufrir una infección por Covid-19 moderada o grave; por su parte, aquellos que seguían una dieta pescetariana tenían hasta un 59% menos de riesgo de enfermedad moderada o grave.

Por otra parte, los que consumían una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían casi 4 veces más probabilidades de sufrir una infección moderada o grave que los que seguían una dieta basada en plantas.

Entre las limitaciones de esta investigación se encuentra el hecho de que se trata de un estudio observacional por lo que no puede establecerse una clara causa-efecto, sino solo una correlación.

Además, las encuestas se basaban en el recuerdo individual de cada participante, y no en variaciones objetivas. A todo ello habría que añadir que ciertos patrones dietéticos pueden variar según el país.

También te puede interesar: 5 datos curiosos sobre la dieta vegana que probablemente no conocías

Dieta basada en plantas: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Las dietas a base de plantas son ricas en nutrientes, vitaminas y minerales, todos los cuales son importantes para un sistema inmune saludable, mientras que el pescado es una fuente importante de vitamina D y ácidos grasos omega-3, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias, subrayan los investigadores.

La licenciada en Nutrición Delfina Fahey, explica al medio Infobae que “una dieta basada en plantas apunta a una alimentación más consciente en la que se priorice el consumo de alimentos de origen vegetal. No es un plan estricto para adelgazar, sino una filosofía de vida para quienes desean seguir cuidar la salud y el medio ambiente”.

“Todos los planes de alimentación basados en plantas son más sostenibles desde el punto de vista ambiental que los ricos en productos animales. La razón es que utilizan muchos menos recursos naturales, lo que conlleva un menor impacto al medio ambiente”, aseguró la especialista.

También te puede interesar: Estos son los 10 países con mayor cantidad de vegetarianos en el mundo

Fuente: infobae.com