Alimentación

Cuidar nuestro peso en tiempos de pandemia, un desafío económico y emocional

Nutrirse es la clave para mantenerse sano. Y aunque estemos sobrepasados por la situación actual, ¿cómo podemos cambiar nuestros ´hábitos alimentarios frente a un panorama económico y emocionalmente complicado?

Anabel López

09/06/2021

Cuidar nuestro peso en tiempos de pandemia, un desafío económico y emocional

Alimentación

Cuidar nuestro peso en tiempos de pandemia, un desafío económico y emocional

Nutrirse es la clave para mantenerse sano. Y aunque estemos sobrepasados por la situación actual, ¿cómo podemos cambiar nuestros ´hábitos alimentarios frente a un panorama económico y emocionalmente complicado?

Anabel López

Cuidar nuestro peso en tiempos de pandemia, un desafío económico y emocional

El COVID-19 enferma más gravemente a personas con obesidad y otras enfermedades crónicas no transmisibles como la hipertensión arterial y la diabetes tipo 2. Esto nos pone en la ardua tarea de mejorar nuestros hábitos alimentarios y nuestro estilo de vida, aunque estemos sobrepasados por la situación actual. ¿Cómo podemos lograrlo frente a un panorama económico y emocionalmente complicado?

Con la pandemia, la economía de todos los hogares se ha visto de alguna manera afectada y satisfacer las necesidades del hogar se ha vuelto un desafío. Frente a esta situación, es conveniente pensar estrategias que nos ayuden a cubrir dichas necesidades al menor costo posible, por ejemplo, a la hora de llevar la comida a la mesa es conveniente pensar no tanto en la cantidad como en la calidad de los alimentos.

Nutrirse es la clave para mantenerse sano, debemos invertir el dinero con el que contamos en alimentos nutritivos e intentar no gastar en calorías vacías. Jugos concentrados y gaseosas, golosinas, productos de copetín, comidas rápidas preelaboradas entre otras, no solo que no nos brindan lo que nuestro cuerpo necesita para funcionar adecuadamente, sino que a largo plazo traen consecuencias a la salud de adultos y de niños.

comer feliz

Estos son algunos consejos para una buena economía alimentaria:

- A la hora de ir realizar las compras, llevar una lista confeccionada a conciencia e intentar comprar cosas que no estén anotadas y no sean necesarias.

- Elegir hortalizas y frutas de estación, siempre estarán a un mejor precio y calidad. Con las frutas se pueden hacer dulces caseros.

- Tener en cuenta la importancia nutritiva del huevo, es un superalimento nutricionalmente completo y, además, económico.

- Sustituir cualquier jugo o gaseosa por agua.

- Optimizar nuestro tiempo en la cocina, cocinando más cantidades y congelar, ahorramos trabajo, tiempo y además planificamos mejor las comidas semanales.

- Utilizar preferentemente la cocción al vapor, horneado o salteado ya que hay menor pérdida de nutrientes. Si utilizamos el hervido, hacerlo con poca agua, olla tapada y reutilizar el agua de cocción como caldo para otras preparaciones.

- Elaborar los panificados en casa (pan, masa de tarta, prepizza, pastas). Suelen llevar poco tiempo, es cuestión de animarse.

- Elegir las ofertas revisando siempre la fecha de vencimiento y el estado del empaquetado, para evitar pérdida de dinero.

¡Reemplazar las golosinas del kiosco por tortas, flan, alfajores y postres caseros!

recuperar la flora intestinal de forma natural

En los hogares, los problemas económicos siempre fueron causantes de preocupación y estrés, hoy se suman las circunstancias de la pandemia desencadenando emociones y estados de ánimo que pueden empeorar nuestra salud. Enojo, miedo, ansiedad, angustia e incertidumbre comienzan a ser parte de nuestros días y la comida pareciera ser un modo de escape muy efectivo. Pero resulta que no es efectivo como parece, porque si bien al momento de comer algo que nos genera placer, las emociones negativas parecen desaparecer, la realidad es que no desaparecen. Además, este escape momentáneo con la comida mediante, puede convertirse en un hábito y a la larga puede enfermarnos.

Debemos detectar e interrumpir este ciclo dañino, para ello es importante diferenciar si es hambre emocional o física:

Hambre física:

- Aparece gradualmente y puede esperar.

- Puede ser satisfecha con cualquier alimento que tengamos en frente.

- Desaparece ni bien comemos una cantidad razonable y moderada de comida.

- No aparecen sentimientos de culpa.

Hambre emocional:

- Aparece de manera repentina y el deseo de satisfacerla no puede esperar.

- Se desean alimentos particulares que nos generan placer.

- Las cantidades ingeridas son excesivas.

- Se experimenta la culpa después de la ingesta

mujer cereales

Cuando identificamos que tipo de hambre estamos sintiendo, si es la emocional, debemos enfocar la atención en detectar si alguna sensación interior nos resulta molesta, y en lugar de intentar ocultarla debemos habilitarla, escribiendo lo que sentimos o conversar con alguien de nuestra intimidad. Poder sentir la empatía de otra persona y poner en palabras lo que sentimos nos alivia. Además, podemos inmediatamente buscar otra actividad que sustituya el acto de comer, como leer un libro, llamar a un amigo, salir a caminar o escribir.

Si sospechas o estás seguro de que estas inmerso en este círculo de las emociones y las ingestas excesivas de comida, deberías pedir ayuda y consultarlo con profesionales idóneos como nutricionistas y psicólogos.

Referencias bibliográficas:

Martínez. V, Viggiano. J, Guzmán, G. ¿Dos pandemias relacionadas? Obesidad y COVID. Revista argentina de endocrinología y metabolismo. 2020. Disponible en: http://www.raem.org.ar/numeros/2020-vol57/numero-03/raem-57-3-09.pdf

Serra-Valdés M. Las enfermedades crónicas no transmisibles y la pandemia por COVID-19. Revista Finlay.2020. Disponible en: http://www.revfinlay.sld.cu/index.php/finlay/article/view/846

Johnson M.C., Saletti-Cuesta L., Tumas N., (2020). Emociones, preocupaciones y reflexiones frente a la pandemia del COVID-19 en Argentina. Disponible en: https://scielosp.org/pdf/csc/2020.v25suppl1/2447-2456/es



también puede interesarte


Otros

share