Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

Así es la dieta que deberías llevar para evitar el estrés

Se sabe que el estrés es causa de alteración en los procesos bioquímicos del cuerpo y ello se traduce en problemas físicos y emocionales. Con el acelerado ritmo de vida actual, esto se vuelve un verdadero problema. Es por eso que debemos buscar las formas más sencillas y saludables de evitarlo.

La alimentación tiene un papel clave en esto, pues la falta de nutrientes y minerales puede generar aún más nerviosismo y alteración.

Aquí te contamos cómo puedes comer para lidiar mejor con el estrés de la vida cotidiana.

[También te puede interesar: ¿Cómo dejar de compararme con otras mujeres?]

Esta es la dieta que deberías llevar para evitar el estrés

El desgaste del organismo

Investigaciones sobre el funcionamiento del organismo han identificado tres etapas en la respuesta al estrés:

  • Alarma

Es la defensa ante una amenaza inmediata. Sucede incluso sin que seamos conscientes y nos prepara para sortear algún riesgo.

  • Adaptación o resistencia

Si la fase de alarma se repite o se mantiene, el cuerpo trata de adaptarse al esfuerzo y sigue funcionando, pero no tan estable como antes. Empiezan a manifestarse dolor de cabeza, insomnio, pesadillas, falta de concentración o memoria, irritabilidad, problemas digestivos, variaciones notables de peso y tensión en la mandíbula.

  • Agotamiento

Cuando la resistencia es continua el cuerpo no puede prolongar el esfuerzo, las energías se agotan y el frágil equilibrio interno se rompe. La capacidad de resistir infecciones disminuye a la vez que se incrementa la posibilidad de sufrir infarto (muerte de tejidos por falta de suministro de sangre, principalmente en corazón y cerebro), junto con el riesgo de tener presión arterial elevada, úlceras y hasta cáncer.

[También te puede interesar: Síndrome de automutilación]

Además, el estrés prolongado puede empeorar trastornos que el individuo padecía con anterioridad, como enfermedades de la piel (comezón, inflamación y erupciones o granitos), asma (inflamación de las vías respiratorias que ocasiona ahogo), molestias premenstruales (síntomas emocionales o físicos que se presentan días antes de que una mujer comience su ciclo menstrual), alergias y dolor en cabeza, espalda y articulaciones.

Alimentación y estrés: esta es la dieta que deberías llevar

Algunas claves nutricionales

Muchos efectos del estrés, como confusión, fatiga, insomnio y falta de concentración, se deben a la pérdida de nutrientes esenciales para el cerebro y sistema nervioso. Así, será indispensable consumirlos para beneficiar nuestro rendimiento intelectual y estado de ánimo.

Vitaminas del complejo B

Principalmente la B1 o tiamina, que ayuda a transmitir impulsos nerviosos y evita irritabilidad o depresión; B2 o niacina, que le permite al cerebro obtener energía de los carbohidratos; B6 (piridoxina) y B9 (ácido fólico), que intervienen en la formación de glóbulos rojos que oxigenan los tejidos; y B12 o cobalamina, que favorece la memoria y mejora la concentración.

Vitamina E

Neutraliza la acción destructiva de los radicales libres (moléculas responsables del envejecimiento celular), que se ve incrementada a causa del estrés. Esta sustancia reduce el desgaste y fatiga de las células musculares y nerviosas, previene daño en pulmones a causa de la contaminación, ayuda al sistema inmunológico y mejora la oxigenación de la sangre.

Vitamina C

De acuerdo con el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación, dicho nutriente interviene en la elaboración de adrenalina y, por ello, cuando alguien se somete a estrés prolongado, comienza a sufrir déficit que repercute en el sistema inmunológico o de defensa.​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Esta es la dieta que debes llevar para lidiar con el estres

Algunas reglas básicas

Para combatir el estrés a través de la alimentación, la clave es llevar una dieta saludable y equilibrada. Estas reglas te ayudarán a lograrlo:

  • Respeta los horarios de las comidas

Es importante que intentes mantener más o menos los mismos horarios todos los días. Hacer esto te ayudará a evitar que los niveles de nutrientes desciendan de manera brusca.

  • Toma un buen desayuno

Es importante que comiences el día con un desayuno completo. En caso contrario, la falta de carbohidratos, vitaminas y minerales hará que te sientas irritable y nervioso a media mañana.

  • Ten cuidado con lo que cenas

Esto se debe a que la calidad del sueño se altera si comes demasiado o bebes mucho líquido antes de acostarte. Lo ideal sería que no comas ni bebas nada en las dos o tres horas antes de irte a dormir.

Pero entonces... ¿cómo es la dieta que debes llevar para combatir el estrés?

Debe ser un régimen rico en frutas y verduras. Debes incorporar al menos cinco raciones de ellas por día. ¿Por qué? Pues porque son la principal fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Por ejemplo, puedes comer una ensalada en una de las comidas y una ración de fruta rica en vitamina C por la tarde, acompañada con un puñado de nueces o almendras. Los frutos secos también son importantes, porque proveen ácidos grasos esenciales.

Si tienes problemas digestivos como consecuencia del estrés, puedes consumir cereales integrales. La fibra presente en ellos te ayudará a eliminar los malestares. Puedes acompañarlos con leche o yogurt para incorporar lácteos en la dieta.

A la hora de hidratarte, prefiere siempre el agua o los zumos de frutas. También puedes beber infusiones relajantes o antioxidantes, como las de valeriana y pasiflora, o té verde. Siempre que puedas, evita el alcohol, el café y los refrescos.

Acompaña esta dieta con actividad física regular y procura disfrutar de tu tiempo de ocio. Así, verás como te será mucho más sencillo lidiar con el estrés de la vida diaria.

Y tú, ¿qué haces para lidiar con el estrés? ¡Cuéntanos!

Fuentes:

Salud y Medicinas

Natalia Prado

Mis articulos

Follow Me: