Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

Economía, salud, y todo lo demás vino después: cómo llegue a una dieta 100% vegetal

Fue una transición lenta, que duró seis años en total, y es un aprendizaje constante.

Alimentación

Economía, salud, y todo lo demás vino después: cómo llegue a una dieta 100% vegetal

Fue una transición lenta, que duró seis años en total, y es un aprendizaje constante.

28/08/2019

Por Paula Torraco (@cooltobegood)

Hace algunos años, cuando vivía en Buenos Aires, mi consumo de verduras, y de comida en general, estaba bastante limitado a ensaladas bastante ricas, pero eso era todo. Por supuesto, siempre incluían algún tipo de carne y quesos, porque eso es lo que aprendí al crecer en un país cuya dieta está principalmente basada en ellos. Ah, ¡y en los asados de los domingos que mi familia todavía disfruta!

Pero esto cambió pocos meses después de mudarme a Amsterdam, cuando pasé a ser vegetariana. Podría decirles que mi transición tuvo motivos altruistas, y que lo hice por los animales o por el medio ambiente, pero no sería cierto.

Cuando me mudé a Amsterdam tenía un presupuesto muy ajustado, y lo que podía pagar no estaba a la altura de mis estándares argentinos. Simplemente no podía hacerme amiga de la idea de comer algo que no se pareciera a la carne que yo conocía. Y así fue que dejé la carne roja. Para mi sorpresa, empecé a sentirme mejor.

Soy curiosa por naturaleza, entonces comencé a investigar y a leer sobre el tema, y eventualmente decidí abandonar la carne de todo tipo. Lamentablemente, en ese momento no tenía muchos recursos e ideas para llevar una dieta saludable y balanceada. Entonces, por economía y desconocimiento, me volqué mucho más a los procesados y lácteos, porque entendía que la proteína animal era necesaria. Así, no solo engordé 10 kilos, sino que también se fue la esa sensación de bienestar, me sentía más cansada.

Dips con vegetales alrededor

Al tiempo, y porque la vida te cruza con la gente que necesitas, conocí a un grupo de chicas que eran vegetarianas y/o veganas. Una de ellas es co-autora del libro "Comida Argentina Vegana", que recomiendo muchísimo para quien quiera seguir disfrutando los platos típicos argentinos. Gracias a ellas empecé a probar nuevos sabores, que hoy son algunas de mis comidas favoritas, como el falafel y el curry de vegetales con tofu.

También probé con una caja de comida vegetariana que traía ingredientes sorpresa y recetas para hacer diferentes platos. Así probé vegetales que tampoco sabía que existían, como la chirivía o el romanesco.

Progresivamente, fui dejando los lácteos. Jamás me gustó la leche, cambié el yogur por la versión de soja o de coco, pero seguía comiendo queso y helado. Pasaba el tiempo y cada vez aprendía más sobre el tema y empecé a coquetear con ayurveda, que me ayudó muchísimo a entender qué alimentos van mejor con mi cuerpo y cuales no tanto.

Después de tanta investigación, no sólo me convencí de que la mejoría en mi en salud estaba directamente relacionada con mi cambio de alimentación, sino que además empecé a tener mucha más consciencia sobre el impacto ambiental y la violencia que la agricultura ganadera conlleva.

Una frase en un documental se grabó en mi cabeza y en mi corazón. Decía algo como "si yo mismo no podría matar a un animal para comerlo, ¿por qué voy a dejar que alguien lo haga por mí?". Tenía mucho sentido.

comida sana ensalada

Finalmente, hace dos años me animé a ver un documental durísimo llamado "Earthlings" y decidí dejar todos los productos de origen animal, así que ahora sigo una dieta saludable y variada, 100% vegetal y estoy feliz de decir que todas mis molestias de toda la vida desaparecieron (constipación, problemas en la piel, etc).

Hoy me siento mucho más conectada con la naturaleza, y sé que además mis elecciones minimizan mi huella. Fue una transición lenta, que duró seis años en total, y es un aprendizaje constante. Mi próximo desafío es dejar los pocos alimentos procesados que consumo, porque creo que cuanto más natural comamos, mejor.

Mi novio es carnívoro, y creo que nunca lo dejará completamente. Pero como sabe sobre los beneficios que tienen seguir una dieta reducida en proteína animal, él también se está animando a probar nuevas alternativas, ¡y le encantan!.

Es fundamental respetar las decisiones de cada uno y no forzar ninguna opinión. Hay una línea delgada entre ser una inspiración y ser irritante. Cada cuerpo sabe lo que necesita, y esta forma de alimentarme y vivir, tiene sentido para mí. Por mi parte, siempre estoy dispuesta a contar mi proceso y mis motivos, siendo honesta sobre cómo empecé, mis errores, y mis aprendizajes.

Si quieres investigar más sobre el tema, te dejo algunas fuentes:

  • Podcasts

Este lo recomiendo muchísimo porque entrevista a personas con diferentes historias de vida y explica científicamente los beneficios de una dieta 100% vegetal. No es solo sobre nutrición, también habla de otros temas como sostenibilidad y salud mental

  • Documentales

- Forks over Knives

- Cowspiracy

- What the Health

- Earthlings (¡solo para valientes!)

  • Libros

- How not to Die

- Paz, amor y jugo verde

- Rico, sano y vegano

¿Tienes otras recomendaciones? Compártelas en los comentarios.


Otros

Alimentación

6 frutos ricos en proteína que debes incluir en tu dieta si no comes carne

Para los que no comen carne, consumir suficientes proteínas puede ser un reto. Ayúdate con estos frutos.

Salud

Dieta flexible: cómo bajar de peso sin pasar hambre

Este régimen ofrece una propuesta distinta al típico contador de calorías al que estamos acostumbrados.

Alimentación

7 ideas creativas y divertidas para comer vegetales, aunque no te gusten

Nunca es tarde para darle un giro positivo a tu dieta, y con estas ideas podrás dar el primer paso.

share