Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

El lado B de haber elegido en mi vida una dieta vegetariana

El inicio fue caótico, desordenado. Comía poco y seguía con mi rutina de siempre. Me había vuelto, además, tan estricta, que evitaba ciertos alimentos y perdí mucho peso.

Alimentación

El lado B de haber elegido en mi vida una dieta vegetariana

El inicio fue caótico, desordenado. Comía poco y seguía con mi rutina de siempre. Me había vuelto, además, tan estricta, que evitaba ciertos alimentos y perdí mucho peso.

Vera Juárez

29/10/2018

Hace seis años elegí que quería adoptar una dieta vegetariana. En un principio lo hice como parte de una búsqueda más general por conectar con mi cuerpo, por ser consciente de los alimentos que incorporaba; por salud. Pero todo tiene su lado b.

En mi casa materna nunca se habían comido muchos vegetales. Así que comencé, por pura intuición, a eliminar las carnes.

Ese inicio fue caótico, desordenado. Comía poco y seguía con mi rutina de siempre. Me había vuelto, además, tan estricta, que evitaba ciertos alimentos y perdí mucho peso.

Por eso, decidí ir a un nutricionista, quien me indicó que debía comer, por lo menos, una vez al día legumbres para incorporar las proteínas que estaban faltándole a mi cuerpo.

[También te puede interesar: ¿Cuál es la diferencia entre vegetariano y vegano?]

Y así comencé de nuevo, a equilibrar, a buscar alternativas. Porque cocinar vegetariano exige conocimiento y también tiempo para poder incorporar todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo en cada platillo.

Aún así, mi cuerpo comenzó a sufrir de mucha inflamación intestinal. Algunos vegetales empezaron a generarme irritación y reflujo, por lo cual los fui quitando de mi dieta, y eso me acotaba aún más las posibilidades.

[También te puede interesar: 5 recetas vegetarianas para llevar como vianda al trabajo]

Hoy, luego de seis años, estoy en un momento de balance. Elijo aún ser vegetariana por una cuestión de principios: simplemente no le haría daño a ningún animal. Pero también soy consciente de varias cosas:

Los vegetales tampoco son la panacea

Hoy, la producción industrial llevada al campo ha hecho que mucho de lo que comemos esté infectado con agrotóxicos. La solución es escoger lo orgánico o bien agroecológico (en transición).

Comer saludable es una inversión de dinero

Si en tu país aún no es algo tan masivo comer de manera saludable, comprar orgánico o integral puede ser costoso.

Con el tiempo, en lo personal, intento hacerlo porque sé que es una inversión para mi bienestar. También, busco alternativas, como las compras por mayor y/o compartidas.

No todos los cuerpos son iguales

Hay cuestiones que a nivel teórico pueden ser ideales, pero nuestro cuerpo puede no responder bien. Cada cambio tiene que ser gradual y con la escucha necesaria para ver cómo es que el cuerpo se amolda. En mi caso, por ejemplo, aprendí que mi cuerpo no tolera tanta cantidad de fibra y tengo que poder generar un balance para no sobrexigir mi sistema digestivo.

El exceso de información puede ser contraproducente

A lo largo de estos seis años he ido a ver a distintos profesionales y he sacado la conclusión de que cada uno tiene su propio libro, es decir, su manera de entender la alimentación.

Por eso, mi consejo hoy es que, si estás pensando en ser vegetariano o vegano, o bien ya lo eres:

  • Escucha a tu cuerpo. Él sabrá hacerte sentir qué necesitas o qué no.
  • Haz pequeños cambios en lugar de grandes y radicales.
  • No te obsesiones. Busca flexibilizar también.
  • Si encuentras un profesional con el que te sientas afín, toma sus consejos y no pidas 20 más porque posiblemente te confundirán y todo terminará quedando en nada.
  • Encuentra ideas fáciles y prácticas que puedas cocinar y congelar para tener siempre a mano una alternativa rápida y saludable.
  • Piensa en tu mañana. Lo que le des hoy a tu cuerpo lo sentirás mañana. Por ser vegetariano no pases por alto que necesitas muchos nutrientes y eres responsable de cuidar tu cuerpo, como la casa en la que vivirás para siempre.

Otros

Alimentación

Omelette de champiñones y espinaca ¡sin huevo!

Una preparación deliciosa y 100% de origen vegetal, nutritiva y apta para celíacos.

Alimentación

¿Qué son las legumbres y por qué son importantes para tu nutrición?

Descubre los beneficios que las legumbres tienen para brindar a tu aporte nutricional y cómo prepararlas.

Tendencias

Observa estas cosas en el tránsito de tu ciudad y descubre cómo es en verdad la

Entonces, si por un momento pudieras convertirte en un extranjero y llegar por primera vez a tu ciudad, el tránsito con el que convives todos los días no te parecería tan normal. Y posiblemente, simplemente viéndolo podrías decir cómo es la gente que vive allí, al menos algunas de sus características.

share