Los hábitos alimenticios son un tema de interés para muchos. Las razones son diversas: salud, ecosistema, economía y más. El impacto de la dieta que elegimos es mucho más amplio del que imaginamos siquiera y gracias al cambio de las costumbres de alimentación se puede conseguir una transformación global y esto se ha entendido.

Por eso, hoy en día la migración a formas más saludables de comer son una realidad; la cantidad de vegetarianos y veganos en la actualidad así lo ratifica. Sin embargo, existen más opciones que basar la alimentación solo en productos de origen vegetal; así lo demuestran los denominados flexitarianos.

¿Qué es el flexitarianismo?

El flexitarianismo es un hábito alimenticio que se basa principalmente en productos de origen vegetal, pero que de manera eventual incluyen también alimentos de origen animal; por lo que se considera como un vegetarianismo flexible.

Eso quiere decir que un flexitariano consume mayor cantidad de productos vegetales; sin embargo, no elimina de manera absoluta los alimentos como carnes rojas, carnes blancas, huevos, leche, entre otros.

La base de la alimentación de los flexitarianos está compuesta por: frutas, vegetales, frutos secos, semillas, legumbres, cereales y otros. Pero bajo este tipo de hábito no se eliminan por completo los alimentos de origen animal; aunque su consumo es sobre todo eventual.

Flexitarianismo como tendencia

En los últimos años, se ha logrado entender mucho mejor el impacto de la alimentación humana en el ecosistema. Así, se ha comprendido que el alto consumo de carnes rojas produce una gran cantidad de consecuencias como: disminuye la biodiversidad cuando se toman espacio para la cría de ganado, contaminación del agua, cambio climático y más.

De manera paulatina, la sociedad ha tomado consciencia acerca del consumo de este tipo de carnes y esto ha generado una notable disminución de la demanda. Así mismo, la consciencia ecológica se ha ampliado, reconociendo además que somos parte del planeta y que debemos aprender a convivir mejor con las demás especies.

Todo este cambio de pensamiento que está surgiendo, ha ocasionado una transformación en la dieta de las personas; en la cual están predominando los productos vegetales y los de origen animal se consumen menos. Así, se puede decir que el flexitarismo se están convirtiendo de a poco en el hábito más difundido y todo indica que esta tendencia será cada vez mayor.

Aunque la mayoría de las personas nunca hayan escuchado el término flexitarismo, todo parece indicar que se convertirá en la dieta más común.

Beneficios del Flexitarianismo

Las ventajas de tener una dieta de tipo flexitariana son variados; entre los más importantes destacan los siguientes:

  • No se corre el riesgo de sufrir de ausencia de vitaminas gracias a que no se suspende completamente el consumo de carnes.
  • Se cuenta con la adecuada cantidad de fibra en el organismo.
  • Se disminuye el impacto negativo en el ecosistema causado por el consumo de altas cantidades de carnes.
  • Al tener una dieta más variada, es mucho más posible mantenerse dentro del régimen alimenticio; pues no se generará ansiedad.

¿Y TÚ ADOPTARÍAS EL FLEXITARIANISMO?