Si seguimos viviendo como vivimos, fomentando el cambio climático que amenaza la cantidad de comida disponible y el aire que respiramos, le dejaremos un planeta con una temperatura 4°C más alta a los niños de hoy. Así lo asegura el último informe del Lancet Countdown.

En este reporte, los especialistas brindan información y herramientas sobre dos temas fundamentales: salud y cambio climático. Si bien ya vemos algunos efectos, todavía nos cuesta advertir cuáles serán las consecuencias en el largo plazo.

Condiciones climáticas extremas, inseguridad alimentaria y cambios en los patrones de enfermedades infecciosas: estos son algunas de las consecuencias que se mencionan en el reporte.

Hoy, 152 de 196 países tuvieron incrementos en las poblaciones expuestas a incendios forestales: algunos ejemplos son Brasil, con el Amazonas, y Australia, con los incendios en Queensland y Nueva Gales del Sur.

Además, la crisis ambiental también amenaza la producción de alimentos y la seguridad alimentaria: entre 1988 y 2017, el período de crecimiento de los cultivos de maíz y soja ha bajado casi un 3% y el de trigo de invierno, un 4%. Esta caída en la producción incidirá, según los especialistas, en la desnutrición y malnutrición de los más pequeños.

Otro factor fundamental que afectará a las generaciones futuras es la reaparición o surgimiento de enfermedades: desde la transmisión del dengue -debido a un clima más propicio para el desarrollo de los mosquitos-, hasta la afección de órganos vitales, como el corazón y los pulmones, consecuencia de la contaminación del aire.

¿Qué podemos hacer?

La respuesta al cambio climático debe ser global, incluyendo gobiernos, empresas y ciudadanos. Por eso, el Lancet Countdown brinda recomendaciones tanto a nivel individual como público.

La principal forma de contribuir de forma personal con el planeta es informarse: así, sabremos las causas y consecuencias de nuestras acciones y podremos descubrir dónde y de qué manera podemos mejorar.

Además, te brindamos algunas formas concretas de accionar:

- Consumir productos locales y orgánicos

- Evitar los vehículos particulares y preferir caminar o andar en bicicleta

- Demostrar tu compromiso en manifestaciones, en redes sociales o, incluso, en charlas con amigos o familiares

- Plantar árboles nativos en tu casa o barrio

Un cambio global y político

“Los líderes nacionales están poniendo cada vez mas atención en la salud y el cambio climático; esta tendencia está siendo impulsada por los países pequeños y en desarrollo, generalmente islas”, sostienen en el reporte, y aseguran que si los países asumieran compromisos más ambiciosos tendiendo a los objetivos del Acuerdo de París, el escenario podría ser diferente.

“Cambiar la dirección demandará una estrategia política, de investigación y de negocios esencialmente nueva”, concluyen.