El delfín Franciscana es un mamífero marino que habita las costas de Argentina, Brasil y Uruguay. Es una especie raramente vista debido a que este delfín es uno de los cetáceos más pequeños del mundo, ya que posee una longitud máxima de 150 cm.

Además, presenta una apariencia pardo-grisácea, haciendo que ésta pase desapercibida con la turbieza de la costa bonaerense. Tampoco se encuentra con grandes grupos de individuos ni realiza saltos en la superficie. Todas estas características hacen que la franciscana sea un animal muy difícil de observar en estado natural.

También te puede interesar: Declaran al delfín gris en peligro de extinción por la deforestación en el Amazonas

¿Cuáles son sus mayores AMENAZAS?

Es el cetáceo más amenazado y raro de América del Sur, debido principalmente a la captura accidental de las redes pesqueras. Algunas redes artesanales están hechas de un material tan fino que los delfines Franciscana no logran distinguir. Por ende, el mamífero se enreda con las redes donde puede potencialmente asfixiarse y morir. Este tipo de pesca accidental se denomina pesca de bycatch, en donde los pescadores capturan o lastiman especies no deseadas.

Fundación Vida Silvestre concluye que 1000 individuos del delfín son capturados por bycatch, y que anualmente mueren entre 500 y 800 delfines Franciscana en la Argentina. La mayoría de los individuos capturados son jóvenes de reproducción inmadura. La razón por la cual la especie es víctima del bycatch es debido a que raramente excede los 30-35 metros de profundidad del mar. Por lo cual, también es vulnerable a la contaminación química, acústica, y a la ingestión de residuos sólidos urbanos como el plástico.

Científicos demostraron que el 30% de individuos analizados en la costa bonaerense tenían basura marina en sus interiores, lo que puede perjudicar aún más la supervivencia del franciscana. Si estas amenazas permanecen en el tiempo, en 30 años esta especie de delfín estará en peligro de extinción grave.

Es la especie en mayor peligro dentro de los Mamíferos Marinos del Mar Argentino, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a la especie como “vulnerable". También se encuentra en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)

Delfin Franciscana enredado en red de pesca

EL HOMBRE Y EL DELFÍN

La pesca no es la única relación negativa que tiene el hombre con el delfín Franciscana. En el 2016 un individuo del delfín Franciscana falleció en las playas de Santa Teresita, Buenos Aires, debido a que turistas sacaron del agua al mamífero para poder sacarse fotos junto a este. Lamentablemente, el delfín murió por deshidratación.

Así, casi todos los años, individuos de la especie mueren debido a la negligencia humana. Existe poca conciencia y educación sobre la especie, por ende, si se avista un delfín en la costa bonaerense se recomienda avisar inmediatamente a la Prefectura Naval Argentina llamando al 106 o a la Dirección de Áreas Naturales Protegida del Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) al 0221-429-5548.

Turistas asesian al Delfin Franciscana
Turistas en la playa de Santa Teresita se sacan fotos con el delfín Franciscana ocasionado luego la muerte de este.

También te puede interesar: Reaparecen delfines rosados en Hong Kong gracias al descenso de tránsito marítimo

ACCIÓN Y MONITOREO

En el 2017, la provincia de Buenos Aires declaró al delfín Franciscana como Monumento Natural Provincial, queriendo decir que la especie tiene protección absoluta, donde se realizan investigaciones científicas de la especie solamente autorizadas por el gobierno. Por ende, cualquier daño o agresión hacia la especie es un delito.

Desde el 2004, Fundación Vida Silvestre, Fundación AquaMarina y un grupo de pescadores artesanales investigan el uso alternativo de las línea de anzuelos para así evitar la captura bycatch del delfín, sin reducir el potencial económico de los pecadores. También, desde el 2007 se testea el uso de redes reflectivas.

Debido a su creciente amenaza, es necesario conocer más a la especie para poder protegerla adecuadamente. Desde 2005, Fundación Vida Silvestre utiliza radiotelemetría y seguimiento satelital para monitorear los patrones de movimiento y determinar el rango de distribución del delfín. Se colocaron transmisores VHF y dispositivos satelitales en Bahía Samborombón y Bahía Anegada a 17 individuos.

FUENTES:

Fundación Vida Silvestre

CONICET

OPDS