Nuevos datos confirman la mejora en la calidad del aire en Europa, un efecto inesperado de la crisis del coronavirus. Los mapas del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI) rastrean los cambios en el dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante que proviene principalmente del uso de combustibles fósiles.

Las políticas de cierre y las reducciones resultantes en la actividad económica han provocado un fuerte descenso en las emisiones. Las imágenes provienen del satélite Copernicus Sentinel-5P, que monitorea una serie de gases atmosféricos, incluido el NO2.

Las fotografías comparan las concentraciones en el aire del 14 al 25 de marzo con el promedio mensual de concentraciones para marzo de 2019. Se ha difundido un video que muestra cuánto se han reducido las emisiones de NO2 en los últimos dos meses.

¿Qué significan las imágenes?

El Sentinel-5P (S5P) se ha utilizado previamente de China e Italia. Las imágenes italianas muestran las marcadas reducciones en el norte del país, donde el brote de Covid-19 ha sido más severo. Pero también hay nuevos mapas para Francia, España y Portugal.

Sentinel-5P se lanzó en octubre de 2017 y forma parte de la flota de satélites observadores de Copernicus, un programa de observación terrestre desde órbitas espaciales. Son gestionados por la Agencia Espacial Europea.

Lleva un único instrumento: Tropomi. Este es un espectrómetro que observa la luz solar reflejada que sale de la Tierra, analizando sus muchos colores diferentes. Al hacerlo, puede detectar la presencia en la atmósfera de un conjunto de gases como dióxido de nitrógeno, ozono, formaldehído, dióxido de azufre, metano, monóxido de carbono y aerosoles (pequeñas gotas y partículas).

Los científicos combinarán los datos de S5P con un conjunto de modelos atmosféricos y de transporte para comprender completamente las observaciones. La suspensión de las actividades industriales y de transporte han resultado ser el necesario respiro que nuestro planeta necesitaba.

Se ha reafirmado la necesidad de impulsar cambios a mediano y largo plazo para proteger al planeta, pero también para mejorar la calidad de vida de los humanos. 

Fuente:

Cultura Inquieta

BBC News