Por Octavio Navarrete, Ornela Garelli y Viridiana Lázaro*

Las iniciativas de consumo responsable, como los mercados de productores o los huertos urbanos, son una alternativa para que la ciudadanía pueda acceder a alimentos locales saludables, de altísima calidad nutrimental y libres de químicos o conservadores artificiales. Además, favorecen la conservación del ambiente ya que los productos que ofrecen no recorren cientos o miles de kilómetros hasta su lugar de consumo, no requieren de plásticos de un solo uso para su transporte, ni altos costos de almacenaje o enfriamiento.

Estas iniciativas son de gran valor y ofrecen beneficios muy amplios a la ciudadanía en general

Se trata de modelos imprescindibles en el combate al cambio climático ya que, como en el caso de los Huertos Urbanos, benefician la captación de carbono de la atmósfera, la infiltración de agua y la salvaguarda de la biodiversidad local, las semillas nativas y zonas de conservación. Frecuentemente estas iniciativas ofrecen talleres, conversatorios, actividades e información educativa sobre temas varios como economía familiar, nutrición, y cocina tradicional, que ayudan al desarrollo comunitario y fortalecen el sentido de identidad local y regional.

Sin espacios como los mercados de productores, las personas que dedican su vida a producir estos alimentos de gran valor tendrían que venderlos a centrales de abastos, tianguis, mercados municipales o supermercados en condiciones poco favorables. Sin estas iniciativas, no existiría opción para aquellos consumidores interesados en ayudar a la conservación del ambiente y fortalecer la economía local a través de su consumo alimentario, ya que la mayoría de los productos de primer uso disponibles en supermercados y tianguis carecen de trazabilidad, son producidos de forma industrial y conllevan meses de almacenaje.

mujer compra frutas y verduras climatéricas en un mercado local

Así, el consumo de alimentos sustentables y locales contribuyen a la soberanía y autosuficiencia alimentaria, tema que ha mostrado ser de importancia estratégica en escenarios críticos como lo ha sido la pandemia COVID-19. Realizar este tipo de consumo contribuye a la resiliencia de la ciudadanía ya que nos da mayor poder frente a un sistema alimentario mundial altamente inestable y poco saludable. Permite que los productores reciban un pago justo por su trabajo, que los consumidores tengan una oferta alimentaria saludable, con precios estables y que los sistemas ambientales se mantengan sanos y diversos.

conoce las iniciativas activas en ciudad de méxico

En la Ciudad México existe una variada oferta de estas alternativas. Ejemplo de ello son el Mercado de productores Capital Verde, El Buen Campo, Huerto Tlatelolco, el Huerto Urbano Acatitlan, entre muchas otras.

Visita el micrositio de consumo responsable de Greenpeace México para mayor información al respecto y un directorio para que encuentres a las iniciativas de consumo responsable más cercanas a ti.

Es importante que como ciudadanía busquemos información de dónde podemos encontrar este tipo de espacios en nuestras ciudades y que promovamos su existencia si aún no hay. Juntos dbemos transformar nuestro consumo para pasar del supermercado, atiborrado de plásticos y productos ultraprocesados, a estas iniciativas que traen grandes beneficios a nuestra salud y la del planeta.

verduras agroecológicas

¿Tienes una alternativa de consumo responsable cerca? Compartamos información y hagamos redes

* Octavio Navarrete es del Mercado de Productores Capital Verde, Ornela Garelli es especialista en Consumo Responsable y Cambio Climático en Greenpeace México y Viridiana Lázaro es especialista en Agricultura y Cambio Climático en Greenpeace México.