La crisis climática avanza cada día más. Son muchos los esfuerzos y medidas que se están llevando a cabo para reducir sus impactos, pero aún queda mucho por hacer. Los cambios en las temperaturas y en los niveles de precipitación y, además, la destrucción del hábitat, afectan directamente a las especies vegetales que allí viven.

Buscando nuevas soluciones

Por esta razón, un grupo de conservacionistas taiwaneses supervisados por el Centro de Conservación Botánica y de Cecilia Koo (CCBK), decidieron unirse y, juntos, tratar de ponerle un fin al declive en el número de individuos vegetales. Las plantas que se encuentran y son consideradas raras o que no hay suficientes para sobrevivir, se recolectan para poder preservarlas en el tiempo.

El CCBK es una organización no gubernamental que surgió en el año 2007, con el objetivo de proveer la conservación de plantas tropicales y subtropicales en la región de Taiwán. Para lograr esta meta, se propusieron recolectar alrededor de 40.000 taxones diferentes de plantas y convertirse en el refugio de plantas tropicales más grande para el 2027.

A través de investigaciones científicas, con cultivos de tejidos y criopreservación, buscan mantener estas plantas, para que luego, puedan ser reintroducidas en el medio natural. Pero además comprenden que la educación sobre el tema es algo primordial, por lo que ofrecen pasantías a estudiantes interesados en el asunto en cuestión.

Los recolectores de plantas recorren grandes extensiones. Desde la costa oriental hasta Dongyin, en el archipiélago de Matsu. Aproximadamente el 70% de la isla está cubierta por densos bosques de montaña, por lo que los recolectores deben saber cómo desenvolverse, trepar árboles y estar largas horas en contacto con la naturaleza.

Hung Hsin-chieh, asistente en la conservación y recolector de plantas, explica que desde chico recolectaba plantas sin conocer la importancia de su acción, pero cuando comenzó a trabajar para la conservación de las mismas, se dio cuenta que muchas ya habían desaparecido.

“Entonces, para muchas cosas, si no las conserva adecuadamente, tal vez en el futuro ya no pueda encontrarlas”

Hung Hsin-chieh

El cuidado del ambiente en Taiwán

Aún teniendo como prioridad el cuidado del ambiente y la generación de energías renovables, la isla ocupa uno de los últimos lugares cuando se trata de tomar medidas en pos del cese del cambio climático.

El Índice de Desempeño frente al Cambio Climático (IDCC), es una herramienta que busca supervisar el desempeño de los países en materia de protección del clima. Sirve para exigir a los gobiernos que cumplan con su responsabilidad de actuar frente a la crisis climática, y para estimular una carrera hacia la cima en la acción climática.

Según el IDCC, Taiwán se encuentra entre los últimos puestos del mundo, con una calificación muy baja. Sin embargo, esto no le ha quitado las esperanzas a los recolectores e investigadores, por lo que aún continúan con su gran labor.