En sus declaraciones más recientes, la Unesco reiteró el peligro que corre la vaquita marina y su hábitat en México. La contaminación y la pesca son el par de factores que atentan contra este simpático cetáceo.

También te puede interesar: Medallas recicladas en los Juegos Olímpicos de Tokio: un mensaje de solidaridad y sustentabilidad al mundo

Su nombre científico es Phocoena sinus

Conocida como “vaquita marina” o “cochito”, es una de las seis especies de marsopa que se conocen. Es un cetáceo odontoceto, cuyo tamaño alcanza 1,5 metros de longitud. Además, su peso promedio es de 50 kg.

Se le considera entre los animales en serio peligro de extinción. Su área de existencia es muy pequeña, por lo que no es un animal que migre o se refugie en nuevos lugares cuando se sienta atacado o sin alimentos.

Por ejemplo, en el año 2017 las vaquitas marinas perdieron el 67% de su población. Tan solo quedaron 40 ejemplares de este cetáceo. La situación empeoró entre 2018 y 1019. ¡Solo se contaron entre 10 y 15 ejemplares!

Luego de grandes esfuerzos, se logró incrementar la cantidad de vaquitas marinas hasta unas 32 aproximadamente. Estos números son muy bajos, colocando a este cetáceo al borde de una desaparición inminente.

La UNESCO ha decidido proteger el hábitat de este cetáceo

Ocurre que estos animales no padecen directamente de cacería. En realidad, el problema es la contaminación. Las aguas llenas de suciedad y plásticos se convierten en un escenario muy adversos para su salud.

Se añade que hay una pesca indiscriminada que acaba con sus fuentes de alimentación. A estos cetáceos cada vez les cuesta más encontrar proteínas en el mar, lo cual complica mucho el desarrollo de sus crías.

Se han tomado acciones sencillas para salvar especies en peligro de extinción, pero en este caso ya es hora de actuar con más énfasis. Si no se hace algo de inmediato, estos cetáceos quedarán extintos para siempre.

El principal problema es la pesca a gran escala de la totoaba, un pez muy usado en la gastronomía de Baja California. Ocurre que este pez es la fuente esencial en la dieta de las vaquitas de mar, afectando su alimentación.

La última oportunidad para salvar a estos cetáceos

Quedan muy pocos ejemplares. No se ha logrado estabilizar su población más allá de una veintena o treintena. Por eso, se considera que es el chance final para salvaguardar a una especie exótica e irrepetible en otras zonas.

También te puede interesar: ¡Histórico! Niña de 13 años ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio

¿Conocías a estos animales? Tienen un aspecto peculiar, siendo su rostro sonreído y su cuerpo regordete muy simpáticos. Ojalá que se logre rescatarlos y mantenerlos como parte de la riqueza viviente del planeta.

Fuente:

UPSOCL