El silfio, una planta con propiedades particulares,de origen misterioso y cuyo valor era comparado con la plata por los antiguosromanos, ha desaparecido por completo y eso es un misterio. 

[Tambiénte puede interesar:
Descubrenincreíbles propiedades anticancerígenas en un alimento muy común] 

Silphium
o silfio (también conocido como silphion, laserwort olaser) fue una planta que se usó en laantigüedad clásica como condimento y como medicina.  Era el artículo de comercio esencial de laantigua ciudad de Cirene, en el norte de África, y era tan crítico para laeconomía de Cyrenia que la mayoría de sus monedas tenían una imagen de laplanta. Lo más valioso de este producto su resina.

Teofrasto, comparó al silfio con otra hierba, la Magydaris pastinacea,

Suorigen y uso

Silphium
fue una especie importante en la antiguedad, como lodemuestran los egipcios y Knossos Minoans desarrollando un glifo específico para representar la planta de silphium.

Fue utilizado ampliamente por la mayoría delas culturas mediterráneas antiguas; los romanos lo consideraron "vale supeso en denarii" (monedas de plata). Laleyenda dijo que era un regalo del dios Apolo.

La identidad exacta del silicio no estáclara. Se cree comúnmente que es una planta del género Ferula ahora extinta, talvez una variedad de "hinojo gigante".

Otra planta, la asafétida, se usó como unsustituto más barato del silíceo, y tenía cualidades similares que los romanos usaronla misma palabra para describir ambos.

La planta podría estar relacionada con el hinojo

Su misteriosa desaparición

A pesar de toda la documentación que existe sobre su existencia y beneficios, encontrarla hoy es imposible, por eso muchos expertos se han desvelado pensando qué fue de esta planta maravillosa. Incluso hay teorías que sostienen que no desapareció, sino que ya no sabemos reconocerla.

Teofrasto, conocido como el padre de labotánica, también comparó al silfio con otra hierba, la Magydaris pastinacea, que crecía en Siria y en las laderas delMonte Parnaso cerca de la ciudad griega de Delfos.

Creía que ambas eran parientes del hinojo, los botánicos de hoy creen que, como laasafétida, el silfio puede haberpertenecido a un grupo de plantas parecidas al hinojo, como la Ferula.Estas son, de hecho, parientes de la zanahoria y crecen de forma silvestre en el nortede África y el mediterráneo. Pero lo más increíble es que dos de esas plantas—el hinojo gigante de Tánger y el hinojo gigante— todavía crecen hoy en día en Libia. Es posible que una de ellas sea elsilfio

Elsilfio hoy


Erica Rowan, historiadora de la Universidad de Exeter, cree que así lahierba no estuviera completamente extinta, no necesariamente sería apreciadapor la sociedad moderna, al menos no en Occidente. Es por eso que la idea de que en verdad el silfio esté creciendo a la vista de nuestros ojos, pero no lo estemos aprovechando, no es tan disparatada.

"Hay muchísimos condimentos que losromanos usaban, de los que hoy en día nadie ha oído hablar (aunque esténdisponibles)", explica.

Los últimos estudios en Cirene demuestran quemuchas otras especies estándespareciendo y la tierra cultivable está siendo reemplazada por eldesierto o, una vez más, sobreexplotada.