Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

Esto es lo que pasa cuando intentas evitar pensamientos sexuales

El conflicto entre la religión y la sexualidad afecta a los más jóvenes de manera negativa.

Entretenimiento

Esto es lo que pasa cuando intentas evitar pensamientos sexuales

El conflicto entre la religión y la sexualidad afecta a los más jóvenes de manera negativa.

Daniel Morales , Lucio Villegas

05/12/2018

A pesar de que hoy se a abierto mucho más la conversación en torno al sexo, mucha gente continúa viviendo en la oscuridad. La educación sexual ya es algo por lo que se lucha para que sea obligatorio en casi todas las escuelas, pero están quienes se oponen y no le darán cabida, por ejemplo algunas escuelas religiosas. El problema es el siguiente: ¿qué pasa cuando una persona intenta reprimir sus sentimientos sexuales?

Esto intenta responderlo el Journal of Sex research en su estudio titulado “God, I Can’t Stop Thinking About Sex! The Rebound Effect in Unsuccessful Suppression of Sexual Thoughts Among Religious Adolescents” (¡Dios, no puedo dejar de pensar en sexo! El efecto rebote en la supresión infructuosa de los pensamientos sexuales entre los adolescentes religiosos). El estudio fue conducido por Yaiv Efrait, quien se considera una persona religiosa y sabe de lo que habla.

Al parecer, mientras más se sataniza la idea del sexo, los jóvenes son más propensos a vivir una sexualidad estigmatizada, y como se trata de una necesidad básica y natural, al dejarse llevar por sus instintos, viven con una culpa que muchas veces puede ocasionar traumas en el futuro.

Todo comienza porque mientras quienes aprenden que el sexo es algo natural, lo toman como un aspecto más en sus vidas equilibradas; aquellos que, por ejemplo, reciben una enseñanza religiosa en la que la moral es algo esencial, por lo que intentan reprimir sus deseos sexuales, terminan pensando más en sexo que el resto de la gente, pero lo hacen con un estigma que no pueden comentar con nadie.

Las encuestas empleadas por Yaiv Efrait, además de mostrar que los adolescentes religiosos viven más preocupados por estos pensamientos que los que asisten a escuelas seculares, también demostró que son ellos los que reportan un malestar al reprimir sus pensamientos y fantasías sexuales. Incluso encontró que es muy fácil que se consideren adictos a la masturbación a pesar de que la frecuencia con la que lo hacen es normal, pero su idea acerca del tema es que es tan malo que debe haber algo malo en ellos.

A través de una moralidad de culpa, estos adolescentes buscan reprimir su sexualidad, pero sólo encuentran más problemas al hacerlo, y lo peor de todo es que al ser un sistema privado, la iglesia no está obligada a dar charlas de sexualidad adaptadas a esta época. En palabras de Yaiv Efrait:

"Es muy importante que la sociedad religiosa discuta la sexualidad y trate la sexualidad de manera correcta al comienzo de la adolescencia e incluso en la edad de la escuela primaria para prevenir el desarrollo de una conducta sexual compulsiva”.

Fuente:

Psypost


Otros

Salud

Ejercicios básicos para practicar Tantra

Estos ejercicios preparan nuestro cuerpo y nuestra mente para todas las facetas de la vida, incluyendo, claro está, el disfrute pleno de nuestra sexualidad.

Salud

¿Es normal sentir calambres después de tener relaciones sexuales?

Muchas mujeres experimentan calambres y tensión luego del sexo. Estas son algunas de las causas posibles y la opinión de expertos.

Salud

¿Por qué ellos prefieren hacer el amor con la luz apagada?

¿Tu pareja te pide que apagues la luz? Mira lo que dice este estudio realizado por la universidad de Lisboa, en donde se entrevistaron a varios hombres.

share