Le decimos el misterio más grande porque es algo a lo que todos nos enfrentaremos y algo que le ha pasado a miles de millones de personas, sin embargo, hasta ahora no hay una verdad objetiva de qué sucede cuando morimos.

Científicamente, nuestro cuerpo, al morir, se apaga y ese es el fin de nuestra existencia. Simplemente dejamos de existir. Pero, los testimonios de la gente que clínicamente ha muerto y ha tenido la fortuna de regresar a la vida, por su semejanza, puede hacer que sea bastante perturbador, pero también intrigante.

Una gran y cálida manta

“Un vacío negro. Después, despertar en la sala de urgencias rodeado de personas que corrían como locas. Estaba más frío que nunca, pero en realidad sólo me encontraba a la misma temperatura que la sala. Debo añadir que fue relativamente pacífico. Como ser envuelto en una gran y cálida manta”.

Encuentro con el antepasado

“No estaba respirando. Consideraba todo como una especie de alucinación hasta que le conté a mi madre lo que vi. Vi a un hombre de mediana edad que no estaba en bata frente a mi cama. Mientras todo el equipo médico corría para salvarme, él estaba conversando conmigo de forma muy casual. Hablábamos de manera no verbal y me decía que me calmara, que me concentrara en respirar. Vestía de una forma muy casual, como de otra época. Mi mamá me mostró una foto de mi abuelo que nunca había visto. Él era el que estaba frente a mi cama, había muerto incluso antes de que yo naciera”.

Relajación absoluta

“Una amiga mía me dijo que es tan relajante que sentía como si algo se la llevara, pero que la trajeron de vuelta justo cuando ella estaba lista para 'irse'. Después de eso abrazó la vida y la muerte. Dice que no teme a la muerte para nada porque se trata de la experiencia más relajante”.

Morir fue mejor que vivir

"Estuve muerto por 6 minutos. Estaba tumbado en la camilla y me estaba enfriando. En algún lugar, mi cuerpo comenzó a calentarse y todo se volvió realmente tranquilo y pacífico. Ya no estaba sufriendo. Todo el ruido de la sala de emergencias simplemente se fue. Era algo realmente agradable. Estaba pensando en mi hija y estaba recordando todas las cosas que habíamos hecho.

Poco a poco todo se hizo negro y después, nada. No había conocimiento de nada. Lo explico como si fuera antes de que naciera. Después viene lo peor del mundo, que es ser revivido. Comencé a escuchar ruidos fuertes, sentí un dolor masivo. Luego estaba el hedor más desagradable de la historia.

El olor era como si cada animal muerto se hubiera arrastrado por mi nariz. El olor era tan malo que comencé a vomitar. Recuerdo que el doctor me puso de lado y vi mi vómito rociar a una enfermera. Morir fue lo más agradable que he experimentado y revivir lo peor”.

Casi todos mencionan una calma, un sentimiento de paz que supera cualquier dolor anterior. Puede tratarse de nuestro cerebro perdiendo el control, pero también puede ser un mensaje del más allá, una idea de que tal vez, después de todo, sí hay “algo” que nos espera al morir.

Fuente:

Reddit