Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Hogar

Esto es lo que le podría suceder a tu cuerpo si no limpias el tanque de agua de tu casa

Descubre por qué el desinterés por dar mantenimiento a los sistemas de almacenamiento de agua potable en el hogar pone en riesgo tu salud.

Hogar

Esto es lo que le podría suceder a tu cuerpo si no limpias el tanque de agua de tu casa

Descubre por qué el desinterés por dar mantenimiento a los sistemas de almacenamiento de agua potable en el hogar pone en riesgo tu salud.

Simona Ichariba

30/04/2019

¿Por qué el desinterés por el mantenimiento de los sistemas de almacenamiento de agua potable en el hogar, ya sean cisternas o taques de agua, supone un riesgo para la salud de tu cuerpo?

El agua es un alimento, y como tal puede deteriorarse incluso antes del ingreso al hogar debido al mal estado de las redes. Sin embargo, la mayoría de las veces el mal estado higiénico del tanque es lo que provoca la contaminación bacteriológica (bacterias coliformes) del agua.

[También te puede interesar: Cómo influyen las bacterias de tus intestinos en tu peso]

Las bacterias coliformes son uno de los problemas de contaminación del agua más comunes en los tanques de las casas en todo el mundo. Un estudio que publicó la revista Enfásis Alimentación el año pasado arrojó como resultado que de una muestra al azar de 450 tanques se encontraron bacterias coliformes en aproximadamente el 35% y bacterias E. coli en aproximadamente el 15%.

El mantenimiento del tanque en cuanto a limpieza es fundamental para preservar la salud de la familia. Lo recomendable es limpiar su interior con algún producto desinfectante al menos una o, en el mejor de los casos, dos veces al año.

El exceso de minerales, polvo, ramas, hojas, basura en general, animales pequeños que quedan atrapados e inclusive heces fecales de aves, además de los químicos en los productos que se usan para desinfectar, afectan la calidad del agua que sale de los grifos y las regaderas.

El médico Arturo Peñaloza Hernández, asegura que en la mayoría de los equipos el cierre no es hermético para que impida la entrada de microorganismos y peor aún es cuando se dejan sin tapa.

“No hacer esa limpieza genera la proliferación de virus como el de hepatitis A y rotavirus, algunas bacterias que causan enfermedades en la piel, E-Coli, salmonella y parásitos que ocasionan infecciones gastrointestinales”, dice Peñaloza.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) de México indicó que los sitios de donde se toma el agua, como ríos, lagos, manantiales o pozos, cuentan con el 41% del límite aceptable de calidad. Sin embargo, existen otros factores que afectan la calidad del agua que sale de la regadera o de los grifos.

[También te puede interesar: Cómo hacer un aceite natural para eliminar las bacterias "malas" de tu cuerpo]

¿Cada cuánto se debe limpiar el tanque de agua?

Se recomienda la limpieza de los sistemas de almacenamiento cada seis meses. Actualmente, los tanques de agua cuentan con tecnologías o aditamentos que ayudan, como filtros que disminuyen el riesgo de que factores externos dañen el agua en estos contenedores.

Así mismo, Ernesto Rodríguez, experto en estos sistemas de almacenamiento, comenta que éstos tienen una capa antibacterial que evita la reproducción de esos microorganismos en el interior cuando hay una correcta higiene, pero los contaminantes externos no pueden controlarse y eso degrada la calidad del agua.

También asegura que en las cisternas es más complicado el control de contaminantes, ya que las tapas son por lo regular de lámina y no hay un cierre hermético, además se encuentran al ras del suelo, lo que provoca que las pisen y se deformen.

Cómo realizar la limpieza del tanque de agua

1. Cerrar la llave de ingreso de agua al tanque. Luego, cerrar la válvula de la cañería de distribución interna y abrir la válvula de limpieza o desagote, hasta que quede un fondo con 15 centímetros de agua, aproximadamente. No agitar ese resto ni la suciedad que contiene.

2. Limpiar el fondo, las paredes y la tapa del tanque con la ayuda de un cepillo o escoba de plástico. Sólo usar agua, nunca utilizar un cepillo de metal ni detergente, jabón o polvo limpiador.

3. Vaciar el tanque completamente y enjuagar varias veces. Eliminar los residuos por la válvula de desagüe, nunca por la cañería de distribución.

4. Llenar el tanque hasta la mitad con agua. Agregar, por cada 1.000 litros de agua, 1 litro de lejía (también conocida como lavandina) concentrada o medio litro, si el tanque es de 500 litros.

5. Una vez lleno el tanque, dejar actuar como mínimo durante tres horas. Eliminar el agua por la cañería de distribución, abriendo todas las canillas de la casa. Nuevamente, llenar y vaciar el tanque hasta eliminar el exceso de cloro.

6. Llenar el tanque y poner en servicio.

y tú, ¿realizas frecuentemente una limpieza de tu tanque de agua? ¡comparte con tu familia y amigos!

Fuentes:

Cultura Colectiva

NoticiasLasFlores


Otros

Salud

La melatonina tiene la clave del jet lag y su trastorno del desfase horario

La melatonina es la clave de la medicina preventiva: combate el jet lag, barre el cuerpo de radicales libres y previene el envejecimiento.

Salud

Los dermatólogos explican cuáles son las 10 mejores vitaminas para tu piel

La piel es el propio campo de fuerza personal del cuerpo. Por lo tanto, es importante protegerla contra daños y mantenerla lo más saludable posible.

Salud

Cuando tu cuerpo se ataca a sí mismo: ¿qué son las enfermedades autoinmunes y cómo reconocerlas?

Bajo ciertas condiciones, nuestro propio sistema inmune puede convertirse en nuestro peor enemigo. Descubre por qué.

share