Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

5 cambios pequeños para transformar tu alimentación y tu cuerpo completamente

Incorporar pequeños grandes hábitos tiene mejores resultados que las dietas restrictivas.

Alimentación

5 cambios pequeños para transformar tu alimentación y tu cuerpo completamente

Incorporar pequeños grandes hábitos tiene mejores resultados que las dietas restrictivas.

Rocío Belén Suárez

05/01/2018

Siempre lo decimos, la clave para tener el cuerpo ideal es combinar una alimentación sana y nutritiva con un poco (o bastante) ejercicio. Sin ello, es imposible pensar en estar sanos y en forma.

Pero el gran problema es que es fácil decirlo, pero… ¿Por dónde se debe empezar para lograrlo?

Hoy te proponemos 5 pequeños hábitos que puedes empezar a incorporar hoy mismo. Son fáciles, no requieren demasiada fuerza de voluntad, y representarán un importante cambio en tu dieta y en tu vida.

Comprometiéndote con estas 5 cosas cada día, ya tienes una gran parte de la cuestión ganada, y no te resultará difícil seguir mejorando tu alimentación.

[También te puede interesar leer: Toma esto por la noche y tu organismo se limpiará por completo antes de llegar la mañana]

pequeños hábitos alimenticios

1. Endulza de forma natural

Eliminar el azúcar blanca y los edulcorantes de tu vida es un muy buen primer paso. Acostumbrarte a endulzar las cosas de forma natural es un hábito que te brindará grandes cambios positivos.

Elige azúcar mascabo, stevia, miel, pasas de uva o dátiles hidratados en agua. Lo bueno de estas opciones es que, además de darle buen sabor y dulce a tus comidas e infusiones, también incorporan nutrientes.

2. Aumenta el consumo de fruta

Ya debes saber que es muy importante comer bastante fruta para una alimentación sana, pero te diré algo más: los nutricionistas recomiendan ingerir 5 al días.

Lo ideal es consumir fruta en el desayuno, la merienda y las colaciones. Si lo piensas, aunque parezca mucho no lo es tanto. Y lo mejor es que te ayudará a reducir el consumo de otras cosas que se suelen ingerir en esos momentos del día, como harina y lácteos.

Si quieres un secreto para ayudarte a lograr este objetivo, es este: consigue algunos fruteros. Colócalos en una parte de la casa que esté bien a la vista, y pon en ellos las frutas que más te gusten. Así, al tenerlas siempre visibles, no te olvidarás de comerlas (y hasta te puedes tentar)

pequeños hábitos alimenticios

3. Dile adiós a las gaseosas y zumos artificiales

Los refrescos contienen grandes cantidades de azúcar. E, incluso las que no poseen ese endulzante, están repletas de aditivos que no son buenos para el cuerpo. Además, tampoco hidratan tanto.

¿No es mucho más delicioso un jugo natural? Reemplaza los refrescos por limonadas, jugos de frutas o hasta licuados. También puedes optar por té frío.

Otra opción es preparate algo fácil, como el agua de pepino, para tener siempre disponible. Sólo debes poner en una jarra de vidrio con agua un pepino cortado en rodajas, menta y algún endulzante natural (recuerda el punto 1) y dejar macerar dos horas… ¡Una bebida fresca, hidratante y nutritiva para este verano!

Cuando no haya tiempo, siempre será mejor el agua.

[También te puede interesar leer: Los 10 peores consejos de alimentación que ha escuchado un nutricionista]

pequeños hábitos alimenticios

4. Aprovecha los vegetales de estación

Los vegetales son un punto fuerte de toda nutrición saludable, como ya debes saber. Pero no te quedes en los clásicos de siempre. Mejor, compra en la verdulería de manera inteligente y aprovecha la verdura de estación.

Podrás comprar grandes cantidades de verduras a muy bajo precio, e incorporar distintos colores y texturas a las comidas es sinónimo de estar incorporando muchos nutrientes.

Anímate en cada estación a probar vegetales nuevos, no será costoso, es nutritivo y, además, puede traer nuevas y geniales ideas a tu menú semanal.

5. Cambia la harina blanca por integral

La harina es una de las peores enemigas de toda dieta… ¡Pero es tan rica!

Lo sabemos, pero la gran solución es cambiarla por harina integral. Aunque al principio pueda parecer menos sabrosa, lo cierto es que no lo es, a los pocos días te habrás acostumbrado y no querrás volver.

Además, al ser integral aporta fibra, vitaminas y minerales. Lo mejor es que como son granos dan mucha más saciedad, por lo que comes menos.

[También te puede interesar leer: Descubre la dieta y forma de alimentación ideales para ti según tu tipo metabólico]

¿Qué opinas? ¿Puedes incorporar estos 5 hábitos a tu vida?


Otros

Entretenimiento

5 formas de ahorrar más dinero rápidamente

El mejor método para dejar de gastar.

Alimentación

El mejor Sabor de la sal

Si comparas entre las características de cada tipo de sal, te darás cuenta por qué Sal_alcalina® es más sana y adecuada para disfrutarla con los tuyos en las ensaladas y en todo tipo de sabrosas recetas. En primer lugar, debes saber que «La sal marin...

Salud

Basta de inflamación articular y dolor: Metionina

¿Sufre de inflamación en las articulaciones? ¿Dolor? Tenemos una buena noticia acompañada de la solución a sus problemas articulares. El aminoácido esencial metionina cumple un rol importante para atacar estos síntomas de raíz. La metionina al...

share