Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

5 cuentos de terror latinoamericanos que no te dejarán dormir

¿Puedes soportar estos cuentos?

Entretenimiento

5 cuentos de terror latinoamericanos que no te dejarán dormir

¿Puedes soportar estos cuentos?

Daniel Morales

14/02/2018

Hay pocas cosas tan únicas y escalofriantes como los cuentos de terror latinoamericanos. La familiaridad de las historias, mezcladas con el folclore local, el miedo y el terror hacen que las palabras de los siguientes grandes escritores te hagan temblar más que cualquier película de terror de de Hollywood o de Japón, que si bien son aclamadas en todo el mundo, no producen ese sentimiento de angustia de los siguientes cuentos.  

“La gallina degollada” – Horacio Quiroga

gallina degollada

Este cuento del uruguayo Horacio Quiroga es uno de los más conocidos en todo el continente. Se trata de los hijos de un matrimonio, todos ellos sufren de un retraso mental causado por la meningitis y lo único que saben hacer es imitar. Cuando los padres tienen una hija que no contrae la enfermedad ni sus terribles consecuencias, los hijos pasan a segundo plano, entonces comienzan a imitar otras cosas que te pondrán los pelos de punta al dejarte en un escenario tan escalofriante como depresivo.  

Puedes leerlo aquí.

“El almohadón de plumas” – Horacio Quiroga

plumas

Del mismo libro que “La gallina degollada” este cuento se adentra en la vida de un matrimonio que intenta salir adelante a pesar de que no tiene nada en común. Descubriendo sus diferencias, la mujer comienza a caer víctima de una extraña enfermedad que su esposo no puede comprender ni combatir. Este cuento es de los que te deja anticipando el desenlace hasta el párrafo final.  

Puedes leerlo aquí.

“Pedro Paramo” – Juan Rulfo

comala

Un cuento largo o novela corta, como lo quieras ver. Este libro es considerado entre las mejores novelas del siglo XX a nivel mundial y es que con la influencia de escritores ingleses y estadounidenses, Rulfo creó una historia de fantasmas, pero el terror no se provoca por la aparición de estos seres, sino por la imposibilidad de distinguir la realidad de la ficción.  

Puedes leerlo aquí.

“Continuidad de los parques” – Julio Cortázar

En su novela más famosa, “Rayuela”, Cortázar se convirtió en un genio al jugar con la narrativa y estructura de una novela. En este cuento logra algo similar en una corta lectura de no más de 10 minutos. Mientras más te adentras en el cuento, más te vuelves cómplice de un crimen e incluso victimario.  

Puedes leerlo aquí.

"La vida secreta de los insectos” – Bernardo Esquinca

telefono

Esquinca es un escritor que ha luchado por deslindarse de los clichés del terror en los últimos años. A diferencia de los clásicos antes mencionados, este escritor usa nuevas fórmulas y en pocas palabras logra crear una atmosfera asfixiante y emotiva de la que es difícil escapar.

Basta con leer las primeras líneas de su cuento para saber que será un viaje agitado: “Dos noticias: 1. Hoy voy a hablar con mi esposa, tras dos años de no hacerlo; 2. Mi esposa está muerta. Falleció hace dos años, en extrañas circunstancias”.  

Puedes leerlo completo aquí.

Claro que todos podemos leer a H.P. Lovecraft o Edgar Allan Poe, sin embargo los escritos que salen de América Latina son mucho más cercanos a nuestra realidad. Comienza con los clásicos y sumérgete en el increíble mundo del terror latino, que va desde lo sutil a lo visceral.


Otros

Entretenimiento

4 eventos reales que parecen sacados de una película de terror

Al ver una película de terror, confiamos en que no es más que un invento... Pero, ¿Qué pasaría si te dijeran que no es tan lejano como parece?

Entretenimiento

El cuento de la vaquita te demuestra que es necesario salir de tu zona de conf..

Muchas veces nos encontramos estancados por miedo. El cuento de la vaquita demuestra que el cambio no es tan malo.

Entretenimiento

¿Hay cielo e infierno en vida? Esta enseñanza te hará reflexionar sobre ello

Quizá nosotros mismos tenemos el poder de decidir hacia dónde vamos.

share