Brassier, brasier, bra, sostén, sujetador o corpiño; no importa cómo ledigas, esta prenda femenina fue patentada en 1914 por Mary Phelps y está basadaen los antiguos corpiños que utilizaban las mujeres, estos últimos datanincluso de la antigua Grecia. Su uso en distintas formas y colores se mantienehasta hoy.

El uso del sujetador ha sido evaluado por la ciencia y ha tenido posturasque instan a usarlos o a decir que su uso no produce consecuencias y otrosgrandes detractores que afirman que usar sujetador produce, por ejemplo, cáncer.


El sujetador fue patentado en 1914

Origen del mito

La idea de que los sujetadores pueden causar cáncer fue iniciada por ellibro publicado en 1995 llamado Dressedto Kill de Sydney Ross Singer y Soma Grismaijer. En este libro, se afirmaque las mujeres que llevan sostenes durante 12 horas al día tienen un riesgomucho mayor de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no usan sostenes.Según este libro, los sujetadores restringen el sistema linfático, lo queresulta en una acumulación de toxinas en el pecho.

¿Qué dice la ciencia?

Diversos estudios científicos se han dedicado estudiar el uso del sujetadory si tienen algún efecto negativo en las mujeres, como por ejemplo el divulgadoen 2014 por la American Association forCancer Research en el que concluyeron: “Ningún aspecto de usar elsujetador, incluyendo el tamaño de la copa, la frecuencia, el número promediode horas / días usado, el uso de un sujetador con una armadura, o la edad enque se comenzó a utilizarlo, se asoció con los riesgos de Carcinoma DuctalInvasivo (IDC por sus siglas en inglés)  o Carcinoma lobular invasivo (ILCpor sus siglas en inglés). Nuestrosresultados no apoyan una asociación entre el uso del sujetador y el aumento delriesgo de cáncer de mama entre las mujeres posmenopáusicas.”

El modelo del sujetador se basa en los corpiños utilizados en la antigua Grecia

Versiones inexactas

En el año 2014 hubo un estallido de artículos en los medios que afirmabaque el uso del sujetador era nocivo para la salud, estos medios citaban unartículo científico del investigador francés Jean-Denis Rouillon de la Universite de Franche-Comte (Francia).

Sin embargo, al investigar sobre el artículo original citado, este noaparece. Las versiones difundidas en los medios diferían, por ejemplo, en lacantidad de pacientes evaluadas.Efectivamente, Dr. Rouillon trabajó en una investigación relacionada aluso del sujetador, sin embargo, enningún momento se afirmó o concluyó que su uso produce cáncer.

Así que, si las diferentes versiones te confunden, lo que resta es mantenerte informado y siempre sacar tus propias conclusiones.