Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

Esta mujer cuenta cómo logró vivir sin gastar un céntimo en comida ni en alquiler

Una mujer australiana dejó todo atrás para tener una vida sustentable y ahora cuenta cómo fue el proceso.

Entretenimiento

Esta mujer cuenta cómo logró vivir sin gastar un céntimo en comida ni en alquiler

Una mujer australiana dejó todo atrás para tener una vida sustentable y ahora cuenta cómo fue el proceso.

Mónica Correa

17/10/2017

Una mujer australiana dejó atrás un buen trabajo y una vida ajetreada a cambio de una vida sustentable.  

[También te puede interesar: Estos son los terremotos que estamos produciendo los humanos]
 

Jo junto a su primer hogar sustentable

Jo Nemeth trabajaba en desarrollo comunitario, sin embargo, sentía que no hacía la diferencia. En 2014, después de leer un libro sobre una pareja que recorrió la costa occidental de Australia en bicicleta y otro sobre el irlandés Mark Boyle, que vivió tres años sin dinero, comenzó a forjar sus planes.

Fue así como en marzo de 2015 empezó su nuevo estilo de vida: sin dinero y con menos impacto ambiental.

El primer año vivió en una casita que construyó con materiales donados en un terreno de amigos. Después, se mudó  a un remolque que está ubicado en la hacienda de otro amigo y que adaptó ella misma para vivir.     

Jo prepara su comida con fogones elaborados por ella

Los desafíos

"Uno de los principales problemas que enfrenté era una voz interna que me decía que 'debería tener una vida normal'. Me sorprendo de cuán difícil es abandonar esa forma de pensar, ya que todo tiene un valor monetario", cuenta Nemeth.

Afirma que ya no siente tanta presión como antes, cuando estaba trabajando en una empresa "y tenía un jefe". "Hago lo que quiero y toma tiempo acostumbrarse a eso. Tengo más tiempo libre, pero estoy bastante ocupada también".

Jo pasa la mayor parte del tiempo cultivando sus propios alimentos y parte de su producción la intercambia por ropas, comidas fuera de casa y otros productos y servicios.

Ayuda a otros lavando ropas, cuidando niños, y enseñando a construir fogones rústicos de ladrillos, como los que ella misma usa.

Años después, aún se viste con las ropas que tenía antes de comenzar a vivir sin dinero, o con las que amigos y familiares le regalan, y descubrió que, si los alimentos los produce ella misma, no usar dinero realmente no le supone un obstáculo para ser feliz.    


Otros

Tecnología

4 apps sustentables que te volverán más consciente

¡La tecnología también está al servicio del ambiente!

Ambiente

5 regalos ecológicos que sí son originales y cualquiera amará

Regala algo que de verdad sea una sorpresa.

Entretenimiento

Así es la primera y sorprendente granja urbana flotante del mundo

Los Países Bajos desarrollan un sistema para producir alimentos sobre el mar.