Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

La parábola budista que te enseñará algo clave para que seas feliz

Todo a nuestro alrededor es un constante aprendizaje. Aprender a verlo, y agradecerlo es un verdadero arte espiritual.

Entretenimiento

La parábola budista que te enseñará algo clave para que seas feliz

Todo a nuestro alrededor es un constante aprendizaje. Aprender a verlo, y agradecerlo es un verdadero arte espiritual.

Loli Pop

10/11/2017

Así como a nuestro alrededor hay personas que nos nutren y hacen crecer también hay otras que en nuestro camino se nos aparecen como grandes maestros que nos enseñan que cuidarnos a nosotros mismos debe ser siempre la prioridad, sin que eso implique necesariamente caer en actitudes egoístas o faltas de empatía. 

El budismo, frente a esto tiene para enseñarnos un gran aprendizaje que aquí te comparto a través de una parábola. 

[Lee también:  Pequeñas enseñanzas del budismo que pueden cambiar tu vida]

Cuenta la leyenda que, en cierta ocasión, un hombre se acercó a Buda y le escupió a la cara, sin antes pronunciar ni una palabra. En seguida, sus discípulos se enfurecieron. Uno de ellos, incluso, le dijo a Buda:

- ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!

Pero Buda pacientemente se limpió su rostro, y le dijo que prefería ser él quien hablara. Unió sus manos en señal de reverencia y le dijo al hombre: 

- Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy profundamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a mis discípulos todavía puede invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos!

[Lee también: 25 frases budistas que nunca olvidarás]

El hombre, conmocionado, no podía creer lo que escuchaba. Al día siguiente, agobiado con un gran remordimiento, volvió a pedirle Perdón, pero Buda respondió: 

- Yo no puedo perdonarte, porque para ello deberías haberme enojado y eso nunca sucedió.

¿Qué podemos aprender de esto? 

Ignorar a alguien, aunque puede tener una connotación negativa, a menudo es todo un arte de amor propio. Ignorar implica no permitir que las palabras, actitudes y comportamientos dañinos de los demás incidan en nuestro equilibrio interior, protegiéndonos a nosotros mismos. 

[Lee también:  Cómo diferenciar amor propio de egoísmo]

Se trata de aprender, en ciertos momentos, a ignorar a determinadas personas; quizás no necesariamente esto implique alejarse de ellas para siempre, o si, pero es cuestión de que sepas cómo cuidarte a ti mismo. 

 3 cosas que es bueno que ignores

1. Críticas no constructivas, que apunten a hacernos daño en lugar de ayudarnos a crecer.
2. Acciones que puedan dañarnos o perturbar nuestro equilibrio.
3. Intentos de control y manipulación a través de la culpa, el "amor" o el sentido de responsabilidad. 

Deja que los demás te hablen con amor, y habla así también tú. Recuerda que todo a tu alrededor es un constante aprendizaje y que tú eres dueño y artífice de tu propio camino. 


Otros

Entretenimiento

Esta parábola budista te hará entender qué es lo que puede salvarte siempre

¿Sueles ser siempre muy ansioso con respecto a lo que vendrá, a lo que no sabes o no puedes controlar del todo? Espera, siempre el Universo tiene una enseñanza guardada para ti.

Entretenimiento

Lee este cuento budista cada vez que necesites sentir paz

"Entendiendo este secreto descubrirás cuán grande es la belleza de la vida, cuánta riqueza llueve sobre ti en todo momento, dejando de sentirte miserable porque las cosas no van de acuerdo con tus deseos"

Entretenimiento

10 consejos de un maestro budista que todos deberían escuchar

Consejos que te ayudarán a alcanzar el equilibrio de la vida desde la espiritualidad y la amabilidad.

share