Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Salud

Qué le pasa a tu cuerpo cuando estás furioso y cómo controlarte

Aprende a distinguir el enojo, la ira, la furia y otros sentimientos negativos y evitar que dañen tu cuerpo y tu mente.

Salud

Qué le pasa a tu cuerpo cuando estás furioso y cómo controlarte

Aprende a distinguir el enojo, la ira, la furia y otros sentimientos negativos y evitar que dañen tu cuerpo y tu mente.

Daniel Colombo

01/06/2017

Enojarse a veces es necesario, ya que nos permite liberar tensiones y desahogarnos; sin embargo, vivir en estado de ira lleva a un gran deterioro.

La ira y la frustración combinadas producen un impacto negativo dentro y fuera nuestro, en eso que podemos denominar “un momento de furia”. Este sentimiento aparece cuando nos sentimos en peligro.

El psicólogo Raymond W. Novaco distingue entre cuatro clases esenciales de provocación que pueden desencadenar este tipo de comportamiento: están las frustraciones (por ejemplo, una baja calificación), los sucesos irritantes (como el ruido de la ciudad o que producen los vecinos), las provocaciones verbales y no verbales (como la ironía del jefe) y la injusticia (por ejemplo, un cambio de reglas sin justificar).

Cuando esto pasa, el corazón lo sufre, por lo que es fundamental que nos cuidemos.

¿Qué pasa en el cuerpo cuando nos enojamos?

El enojo es realmente peligroso para el cuerpo: dos horas después de que el enojo ha pasado, el riesgo de sufrir un ataque al corazón aumenta cinco veces, mientras que la posibilidad de un derrame cerebral aumenta tres veces.

Además, la furia produce trastornos neurovegetativos que se manifiestan con sudor, palidez o, por el contrario, enrojecimiento del rostro, temblores, gestos desproporcionados con gritos y violencia, sentimientos de odio que disminuyen la capacidad de raciocinio. La persona sufre contracciones del rostro, acompañadas de una mímica que manifiesta estupor y rabia.

Cómo diferenciar el enojo, la ira y la furia

Para comprender mejor por qué nos ponemos furiosos, es importante distinguir que escasas veces la ira extrema se presenta en primer término y sin causa aparente. Por lo general viene precedida de sentimientos primarios de preocupación, culpa, rechazo, injusticia o incertidumbre.

Por eso es importante reconocer el estado anterior a la furia porque cuando comprendemos, analizamos, recolectamos información sobre lo que nos produce este momento podemos generar un marco de contención para no llegar a ser tan dañinos con nosotros y los demás.

Formas sencillas de controlarte

Los coaches profesionales incorporan diversos ejercicios para el control de la ira con el objetivo transformarlas en elementos de mayor auto conocimiento:

1. Anticipa que estás furioso. Dí claramente “estoy sintiendo…” de modo tal de anticipar los acontecimientos.
2. Entrena tu respiración. Cuando nos vamos calmando, podemos respirar mucho más profundamente y lento, oxigenando todo el organismo, a la vez que traemos más calma.
3. Camina y haz algo de ejercicio físico. Mueve tu energía; si quieres, hablando en voz alta. Percibirás que irás aquietando las emociones a medida que lo verbalizas.
4. Sal del ambiente de tensión. Te brindará una perspectiva automática sobre las cosas.
5. Protege a los demás. Si intuyes que podrías tener agresión física hacia terceros, pon a resguardo a las personas y solicita ayuda a una red de confianza.
6. Recuerda que las palabras dañan. Cuida tu lenguaje dentro de lo posible.

Sobre el autor: Daniel Colombo. Coach especializado en alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; autor de 21 libros y comunicador profesional.

Puedes encontrarlo en: 

www.danielcolombo.com
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube.com http://www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/danielcolombo


Otros

Entretenimiento

¿Por qué, según la ciencia, enojarte te hace subir de peso?

Conoce cómo es posible que el estrés o la vulnerabilidad psicológica reaccionen en tu cuerpo, generando una subida en el peso corporal.

Entretenimiento

Qué hacen las personas inteligentes cuando no son aceptadas

Nunca dejes que te hagan sentir mal

Salud

La relación entre las emociones y tu salud

Antes de entrar a explicar, primero debemos entender que las emociones no son sólo “estados de ánimo”, sino que son funciones biológicas que disparan una serie de respuestas en el organismo, por ejemplo, la alegría está producida por la dopamina, e...

share