Una lesión es la peor pesadilla de los deportistas, tanto amateurs como profesionales, ya que, sin importar el ejercicio y la cantidad de entrenamiento realizado, las mismas siempre pueden aparecer. Y una de las grandes preocupaciones es poder determinar qué actividades no se recomiendan después de una lesión.

Justamente, para evitar este tipo de situaciones, no es ilógico que una de las mayores dudas de las personas que entrenan sea cómo prevenir las lesiones deportivas.

Antes que nada, es preciso detallar que una lesión puede ser tanto leve como severa en la que se presenta un dolor muscular ocasionado por un esguince, distensión, desgarro, inflamación de tendón o incluso fractura de hueso, entre otros.

las lesiones pueden agruparse en dos grupos

Por lo general, todas las lesiones provienen de dos causas:

- Por sobrecarga. También conocidas como lesiones crónicas, ya que se desarrollan durante períodos largos, es decir durante un deporte desarrollado por mucho tiempo o un entrenamiento repetitivo. En este grupo podrían incluirse las inflamaciones de tendones como fracturas.

- Por traumatismo agudo. En este caso son ocasionadas por un golpe o caídas. Se pueden mencionar en el grupo fracturas, esguinces, cortes, contusiones y distensiones.

Las mismas pueden provocarse por distintas causas, como por ejemplo por levantar demasiado peso, falta de flexibilidad, realizar mal los ejercicios o colocarse en posturas incorrectas, sobreexigir un músculo, llevar un calzado inadecuado o no llevar protección requerida.

[Tal vez pueda interesarte: ¿Qué es el ruido mental y qué hacer para calmarlo?]

sobreexigencia-actividad-fisica-
La sobrecarga es una de las causas más comunes de las lesiones.

A estos casos también se puede sumar que muchas personas por el mismo entusiasmo que les ocasiona entrenar o ver los cambios físicos, mentales y emocionales que les produce el deporte olviden de poner el foco en realizar de manera correcta los ejercicios. En este punto es preciso recordar que es más importante la calidad que la cantidad.

Aunque entre las lesiones más comunes se pueden mencionar en las muñecas, tobillos o rodillas, lo cierto es que las mismas pueden ocurrir en la cabeza, cuello y espalda, por lo que la gravedad puede aumentar. El tiempo de recuperación dependerá del tipo de lesión, por lo que puede ser de días, meses e incluso años.

Si bien estas lesiones pueden producirse en todos los ámbitos, espacios, y con cualquier tipo de ejercicio, en esta época en que las actividades virtuales se volvieron más habituales y muchas personas optaron por realizar deporte a través de videollamada, habrá que tener especial cuidado con las posiciones y movimientos para evitar cualquier lesión o molestia muscular.

Cualquiera sea la causa, lógicamente siempre es necesario realizar una consulta médica y no quitarle importancia ya que un mal golpe o movimiento puede provocar grandes consecuencias en períodos cortos o largos, como la inmovilidad de algún músculo en particular.

¿Cómo evitar una lesión?

Si bien no hay una regla que garantice evitar las lesiones, hay algunos tips a tener en cuenta que pueden ayudar.

En principio no importa si sólo se realizará ejercicio por una hora y una única vez o si se hará de manera continua, siempre hay que tener presente que un mal movimiento puede perjudicar el cuerpo.

Es por eso, que se recomienda realizar cualquier tipo de actividad deportiva supervisados por un profesional que esté controlando los movimientos y así, ante cualquier equivocación, poder corregirlos.

Por otro lado es preciso llevar a cabo una entrada en calor, previo a realizar el deporte y elongar al finalizar, sin excepción. Muchas veces esto suele dar algo de pereza, sobre todo si solo se va a pasear en bicicleta o en rollers, por ejemplo. No importa cuál sea la actividad, todo lo que implique un movimiento extra para el cuerpo puede implicar una lesión por lo que nada estará de más.

Asimismo, si se quiere hacer algún deporte con algún fin en particular, como puede ser por ejemplo, bajar de peso, un buen consejo es siempre elegir la actividad física en base a las condiciones de cada uno y las rutinas. Para eso un personal training o profesional, incluso un médico, puede asesorar de forma correcta.

actividad-física-supervisada-profesional-
Hacer actividad física supervisada por un profesional es una de las maneras de evitar lesiones.

¿Cómo es la actividad física luego de recuperarse de una lesión?¿Por qué?

Ahora bien, si ya se sufrió la lesión es probable que te hayas preguntado, cómo actuar.

Por supuesto, ya sea por un mal movimiento o porque ya diagnosticaron la lesión lo importante siempre es estar supervisado por un médico o especialista. De todas formas hay algunos consejos que pueden ayudar.

En principio, si se está realizando la actividad y se presenta un dolor muy fuerte o alguna molestia poco común se deberá detener el movimiento inmediatamente. Será mejor ejercitar menos ese día que lamentarlo después.

Si se presenta hinchazón, cambio de color, fractura, o adormecimiento muscular, lógicamente se deberá hacer ver por un profesional de la salud.

En caso de que sea algo más leve, se suele recomendar hielo, reposo e incluso compresión de la zona para aliviar el dolor a través de vendaje y elevando la zona lesionada en caso que se pueda, como cuando ocurre en un brazo o una pierna.

Seguramente, aquellos que sufrieron algún tipo de lesión se hayan preguntado “qué ejercicios se deben realizar luego de recuperarse de una lesión” o “qué actividades no se recomiendan después de una lesión deportiva".

Todo dependerá del grado de complicación, el tipo de rutina que lleve la persona y cada caso particular, pero un especialista podrá asesorar sobre qué ejercicios se deben realizar después de una lesión, en caso de que se pueda ya que, en muchos ocasiones, las personas pueden ejercitar el resto del cuerpo que no esté lastimado.

Una parte muy importante luego de una lesión y fundamental es llevar a cabo una buena rehabilitación, para que la parte lesionada pueda volver a educarse y recuperar la fuerza que haya perdido.

Al conseguirse el alta médica, al volver a la actividad será necesario tener en cuenta la entrada en calor y la elongación final. Y, en caso de hacer algún deporte de contacto, utilizar protección doble en la zona lesionada brindará mayor seguridad.

Lo importante será darle al cuerpo el tiempo que requiere y saber escucharlo. No esforzarse por el simple hecho de querer retomar las rutinas.

actividades-bajo-impacto

[Tal vez pueda interesarte: Psicoterapia bioenergética: ¿Qué es y cómo debemos aplicarla?]

Si te preguntas ¿qué ejercicios no se recomiendan después de una lesión? Como se mencionó con anterioridad todo dependerá de cada caso en particular, pero seguramente se deberán evitar aquellos que requieran sobrecarga de peso.

Realizar ejercicios básicos y sin peso, de bajo impacto, como si fuera la primera vez que se entrena, es pensar como principiante nuevamente. Con esto muchas personas se frustran, pero es común que no se pueda volver al nivel que se tenía previo a la lesión de un día para el otro. Hay que darle tiempo al cuerpo y armarse de paciencia.

También colaborará a la recuperación realizar ejercicios de fortalecimiento y agregar poco a poco peso. Por supuesto tomar en cuenta que si se siente una mínima molestia el peso no es el adecuado y se deberá bajar.

Mejorar el balance del cuerpo, entrenando la fuerza de las piernas, que son aquellas que mantienen el equilibrio de todo el organismo será fundamental.

[Tal vez pueda interesarte: Ejercicios espirituales: cuáles son sus beneficios, desventajas y ejemplos]

Y tú, ¿tuviste alguna lesión?¿Qué ejercicios sumarías?