Amamantar es una experiencia maravillosa pero tiene el inconveniente de que puede agrietar los pezones y producir heridas con dolor. Para proteger los pezones es bueno usar productos naturales que no contengan parabenes ni nada que pueda afectar a la salud del bebé. Por ello, esta pomada elaborada con lanolina puede ser un buen remedio. 

Ingredientes: 
Lanolina
aceite de caléndula.

Forma de hacerlo:

Calentamos a fuego lento la lanolina y cuando está un poco más líquida, volcamos el aceite de caléndula a partes iguales.  Dejamos enfriar y ya está listo para ser usado. 

Enlace de interés: 
http://www.tisanasdemiabuela.com/remedios-naturales/254-lanolina-pura.html