El verano ha llegado al hemisferio sur y se está haciendo notar. El calor extremo y la ciudad no son buenos compañeros. Pero, ¿qué es exactamente lo que produce el calor en el organismo? ¿Es realmente peligroso?

La temperatura regular promedio del cuerpo es de entre los 36°C y 37,5º C, y, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la temperatura ambiente óptima en la que el cuerpo puede mantenerse a esa temperatura es entre 18 y 24º C.

Naturalmente, el organismo libera calor a través del sudor, la respiración y otros mecanismos. Pero si en el ambiente la temperatura es muy alta, esto no es suficiente; el cuerpo comienza a intentar enfriarse, y esto puede generar espasmos musculares, agotamiento, entre otros síntomas. El organismo se estresa frente a una "agresión" externa.

Además, por ejemplo, cuando la humedad es alta, el sudor no se evapora tan rápidamente, dificultando que el cuerpo despida el calor.

[También te puede interesar: Cómo pasar mejor el verano sin calor, sin mosquitos y ahorrando energía]

Distintos estudios demostraron que cuando la temperatura ambiente llega a 35º C, y hay altos niveles de humedad, la salud puede ponerse en riesgo.

Entre los 40ºC y los 41ºC, además, genera el agotamiento por calor, y puede ser peligroso aún sin humedad. Por ejemplo, se calcula que la ola de calor que afectó a Europa en 2003 causó la muerte de más de 70.000 personas.

Quienes más sufren del calor extremo son los ancianos, bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas; también las personas con problemas cardíacos o respiratorios.

Cuando la temperatura del cuerpo aumenta, la sudoración falla o es insuficiente y el cuerpo no logra reducir su temperatura, se produce el "golpe de calor".

Algunos de sus síntomas son:

  • Temperatura corporal por encima de 39.5°C.
  • Piel enrojecida, seca y caliente.
  • Pulso acelerado.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Náuseas.

Para socorrer a alguien que sufre un golpe de calor, enfríela con agua o abaníquela hasta que llegue el servicio de emergencias.

[También te puede interesar: Consejos y cuidados para que tus mascotas no sufran el verano y el fin de año]

Consejos

  • Beber mucha agua.
  • Ducharse con agua tibia.
  • Evitar el ejercicio intenso.
  • Usar prendas de ropa ligera y clara.
  • Procurarse un ambiente interior fresco.

Fuentes:

www.t13.cl

www.geosalud.com