Salud

Lactancia materna: fundamental para la salud del bebé y de la madre

La mejor manera para que un bebé tenga una correcta nutrición, es mediante la lactancia materna, por eso traemos algunos consejos que serán de ayuda.

Cinthya Ortega

31/07/2020

Salud

Lactancia materna: fundamental para la salud del bebé y de la madre

La mejor manera para que un bebé tenga una correcta nutrición, es mediante la lactancia materna, por eso traemos algunos consejos que serán de ayuda.

Cinthya Ortega

Casi todas las mujeres tienen la oportunidad de amamantar, pero siempre deben contar con buena información. Por lo tanto, seguir algunos consejos para la buena nutrición del bebé a través de la lactancia materna, siempre será un recurso importante. También es bueno contar con el apoyo que ofrece la familia, y con el sistema de atención para la salud.

La Organización Mundial de la Salud recomiendan que el bebé sea alimentado exclusivamente con leche materna en sus primeros seis meses de desarrollo. Después de esa edad es que se puede empezar a incorporar alimentos suaves, mientras se mantiene la lactancia hasta que el bebé tenga 2 años.

La importancia de la lactancia materna

Una mujer amamanta a un niño

Son muchos los beneficios que ofrece la lactancia materna, no solo para el niño sino también para la madre. Entre estos se encuentran que, la leche materna ayuda a proteger al bebé de las infecciones gastrointestinales. Este problema no simplemente se observa en los países poco desarrollados, sino también en los más industrializados.

Cuando la lactancia es iniciada desde las primeras horas de vida, no solamente le ofrece protección al recién nacido, también reduce la mortalidad neonatal. Los riesgos de que un bebé muera, se incrementan con las infecciones y diarreas, provocadas principalmente por llevar una alimentación artificial o con poca leche materna.

Asimismo, la leche materna ofrece una cantidad importante de nutrientes y energía, que son esenciales para el niño. Ofrece incluso más que solo la mitad de la energía que requiere un niño de entre 6 y 12 meses de edad. Y esta cantidad es un tercio entre edades de 12 a 24 meses.

Todo niño que ha sido amamantado, es menos propenso a sufrir de obesidad. Además de esto, obtendrá mejores resultados cuando realice pruebas de inteligencia, y la asistencia a la escuela será mayor. También se ha asociado la lactancia materna a obtener mayores ingresos en la adultez. Es una mejora para el desarrollo infantil, y disminuye los gastos sanitarios debido al consumo de leche materna. De este modo, genera beneficios económicos tanto para la familia, como para el país.

Si se logra una mayor duración en amamantar al bebé, ofrecerá beneficios de mucha importancia para la salud general de la madre. Disminuye las posibilidades de padecer cáncer de mama y de ovarios. Además, ayuda a mantener espaciado los embarazos, puesto que la lactancia exclusiva produce efectos hormonales, que inducen a una amenorrea. Esto es usado en ciertos casos como un método anticonceptivo, pese a que no está libre de fallos, el cual es conocido como método de amenorrea en la lactancia.

Otros de los beneficios de la lactancia materna se atribuyen al desarrollo, y al vínculo establecido entre la madre y el bebé. Por lo tanto, es ideal para estimular en crecimiento apropiado de la mandíbula y de la boca, al igual que para segregar hormonas que permitan saciar el hambre del bebé.

[También te puede interesar: Mitos, leyendas y frases hechas sobre la lactancia materna]

Consejos de nutrición y la lactancia

amamantar
Fuente: Unsplash

Muchas mujeres tienen dudas sobre los alimentos y las bebidas que pueden consumir, con el fin de evitar que afecte la dieta del bebé. Para eso, es importante entender los conceptos más básicos de nutrición en la lactancia materna, y seguir ciertos consejos que podrían ser de excelente ayuda.

Consumir calorías adicionales

Es muy probable que las madres en lactancia deban comer más, aproximadamente unas 300 o 400 calorías diarias adicionales, para mantener la energía corporal.

Para que sea posible alcanzar esta cantidad de calorías adicionales, es necesario escoger alimentos que tengan grandes cantidades de nutrientes. Un ejemplo puede ser, consumir una rebanada de pan (preferiblemente integral) untada con mantequilla de maní. Después de eso debería consumirse alguna fruta, como una manzana o una banana, más 227 gramos de yogur.

Elegir alimentos saludables para el consumo

Lo ideal es que se consuman alimentos apropiadamente saludables, para así incrementar la producción de leche materna. Se deben escoger alimentos con muchas proteínas, como en el caso de los huevos, los productos lácteos, ciertas legumbres y hasta mariscos con poco mercurio. También se deberían consumir granos integrales, verduras y no olvidar las frutas.

Cuando se desea llevar una buena lactancia materna, es muy importante lavar correctamente tanto las frutas como las verduras. Esto hará que se reduzca la cantidad de residuos dejados por los pesticidas. Siendo elementos que podrían ser altamente dañinos para la calidad de la leche materna para amamantar al bebé.

Ingerir líquido frecuentemente

Una mujer bebe agua

Uno de los consejos más útiles es ingerir líquido antes de incluso sentir sed. Pero también habrá que incrementar la ingesta de líquidos si la orina tiene un color muy oscuro. Tener a la mano un vaso de agua en todo momento es fundamental para amamantar.

Sin embargo, es necesario tener mucha precaución con las bebidas excesivamente dulces, y con ciertos jugos. Consumir grandes cantidades de azúcar podría ocasionar un incremento de peso innecesario y poco saludable. Pero no solamente eso, también sabotearía los esfuerzos de la madre por eliminar el peso adicional que obtuvo en el embarazo.

Hay que tener presente también, que consumir cafeína en exceso podría convertirse en un grave problema. Por lo tanto, es necesario colocar límites para solo ingerir máximo tres tazas de café en el día. Un dato interesante es que la cafeína en la lactancia materna podría provocar alteraciones en el sueño del bebé, o también inquietarlo innecesariamente.

Precaución con la dieta

Existen ciertos alimentos o también bebidas incluidas en la dieta, que irriten o generan una reacción alérgica en el bebé a través de la leche materna. Cuando se observa que el niño está molesto o tiene sarpullido, síntomas como diarrea o incluso congestión, se deberá consultar con el pediatra.

Si existe la sospecha acerca de algo dentro de la dieta que de alguna forma esté afectando al bebé, se deberá evitar el alimento. En dado caso de que hayan pasado unos días y los síntomas no han mejorado, habrá que consultar con un especialista. Lo recomendable sería eliminar el consumo de alimentos que estén hechos con leche de vaca, con huevos, maní o trigo.

Ciertas mujeres en plena lactancia materna, comentan que evitan los alimentos que sean picantes o aquellos que generan gases. Según esta afirmación, dicen que podría ayudar, aunque las investigaciones científicas aún no confirman nada al respecto.

madre bebe

Con respecto a la relación que existe entre el comportamiento del bebé y la alimentación, sería ideal escribir un diario alimenticio. En este diario se tiene que incluir absolutamente todo lo que se come y se bebe a diario. También se deben incluir notas acerca de las reacciones que tiene el bebé, bien sean positivas o negativas. Si al haber quitado alguna bebida o alimento de la dieta no disminuye las molestias, se incluye de nuevo y se consideran otros factores.

[También te puede interesar: Semana de la lactancia materna: ¿por qué es la clave para no enfermarse?]

Alimentación vegetariana en la lactancia

Para aquellas mujeres que han decidido implementar una alimentación vegetariana, deben saber que tienen que incorporar alimentos altamente nutritivos, para llevar una correcta lactancia materna. Algunos consejos para estos casos son los siguientes.

Escoger alimentos con muchas proteínas, calcio y hierro

Las mayores fuentes de hierro en los alimentos vegetales son las lentejas, ciertos cereales enriquecidos, arvejas, frutas deshidratadas y verduras que tengan las hojas verdes. Esto ayudará en gran medida, a que el organismo absorba el hierro de los alimentos mencionados, mediante la leche materna.

Para incluir las proteínas es este tipo de alimentación, hay que considerar el consumo de los huevos y las fuentes vegetales. Entre estas fuentes se encuentran la mayoría de las legumbres, frutos secos como las nueces, carne de soya y también los granos integrales.Otra de las opciones alimenticias en una dieta vegetariana para la lactancia materna, serían los productos fortificados y los enriquecidos.

Ingerir suplementos alimenticios

Lo más probable es que el médico de rutina recomiende el consumo de los suplementos. Donde preferiblemente se debe ingerir vitamina B-12 diariamente. Esta es una vitamina que se encuentra con gran facilidad en productos animales. Por eso es muy complicada de obtener cuando se lleva una dieta vegetariana.

Para el desarrollo y el crecimiento general del bebé, la ingesta de vitamina B-12 es indispensable. Además de esto, llevar una dieta tanto vegana como vegetariana, normalmente requiere del consumo de los suplementos alimenticios. Debido a esto, siempre se recomienda consultar con el médico para implementar la ingesta de Omega-3 como suplemento.

vegetariano

Al no obtener suficientes nutrientes mediante los alimentos, como en el caso de la vitamina D, habrá que tomar suplementos. El bebé requiere de la vitamina D, para que su organismo absorba correctamente el fósforo y también el calcio. De no ser así, una deficiencia en nutrientes como estos, provocaría incluso raquitismo. Siendo la consecuencia de la descalificación y el debilitamiento en los huesos. Sin embargo, hay que recordar que es el especialista quien ofrece los mejores consejos con respecto a la ingesta de suplementos.

Bebidas y alimentos a evitar al amamantar

Eliminar ciertas bebidas y alimentos para fomentar la buena lactancia materna es de suma importancia. Por lo tanto, los elementos que habría que evitan son los que se mencionan a continuación.

Bebidas alcohólicas

No existe ningún nivel de alcohol dentro de la leche materna que sea considerado posiblemente seguro para el niño. Si se han ingerido bebidas alcohólicas, habrá que evitar amamantar el bebé, hasta que el alcohol sea eliminado por completo del organismo.

Generalmente, para que eso suceda se requiere de al menos tres horas para 355 mililitros de cerveza ingeridos. Para 149 mililitros de vino o hasta 44 mililitros de alguna bebida alcohólica con 40% de alcohol, serán también 3 horas. Aunque todo esto depende también del peso corporal de la persona.

Si se usa un sacaleches para la extracción de la leche y así eliminarla, en ningún momento va a acelerar la eliminación total del alcohol en el organismo.

Bebidas con cafeína

Como ya se ha mencionado, la cantidad máxima de bebidas con cafeína que se debe consumir es de 3 tazas por día. Aun así, es preferible hacer lo posible por evitar el consumo de estos productos, para así favorecer la buena salud del bebé. Recordemos que las alteraciones en el sueño y las inquietudes innecesarias en el niño, no son cosas positivas.

amamantar

Pescados

Ciertos mariscos representan una excelente fuente para obtener ácidos grasos como el omega 3 y proteínas. No obstante, en su mayoría, los mariscos poseen demasiado mercurio e incluso otros contaminantes. Una elevada exposición a factores como estos mediante la lactancia materna, incrementa los riesgos de que el bebé desarrolle problemas nerviosos.

Uno de los consejos que se deben seguir en la lactancia, es colocar límites en la ingesta de productos del mar, para evitar la exposición al mercurio. Cuando se trata de consumir pescados locales, habrá que estar atentos a las recomendaciones de los especialistas. Normalmente se consumen como máximo, unos 170 gramos de pescado a la semana.

La alimentación mixta tiene riesgos

Cuando se le ofrecen otros líquidos u otros alimentos al bebé cuando tiene menos de 6 meses, ocasiona riesgos que se deben tener presente. Si la alimentación del bebé es mixta, la producción de leche materna va a disminuir significativamente, conforme el niño deja de succionar el pecho.

Otro de los riesgos más importantes de esta práctica, es que se incrementa la aparición de diarreas, al igual que otras afecciones de carácter infeccioso. Los bebés no requieren de ninguna clase de líquido adicional de la leche materna. Por lo tanto, tampoco se debe suministrar agua, antes de los 6 meses de edad. Puesto que la leche contiene todo lo necesario para el bebé, sin importar que el clima sea caluroso.

Para finalizar el tema, es importante recordar que no se requiere de una alimentación rigurosa para amamantar. Solamente hay que concentrarse en escoger alimentos saludables.

Fuente:

Mayo clinic

OMS

Unicef


Otros

Alimentación

Ideas sencillas para incluir garbanzos en tu dieta

Son de la familia de las leguminosas y son fundamentales para la dieta mediterránea. Por su sabor similar a la nuez y su textura cremosa, se adaptan a muchas preparaciones.

Salud

Nuestro sistema inmunológico necesita estos micronutrientes

Para que nuestro cuerpo pueda enfrentar una infección, necesita suficientes micronutrientes.

Alimentación

Legumbres: una guía completa para aprovecharlas al máximo

Cumplen un papel fundamental en la dieta, en la producción sostenible de alimentos y en la seguridad alimentaria.

share