No dormir por la noche puede ser negativo para nuestra salud física y mental. Cada vez son más las personas que, para conciliar el sueño, se ponen la televisión y se quedan dormidos con ella hasta el día siguiente.

Una costumbre que los últimos científicos desaconsejan para prevenir un buen número de enfermedades y desórdenes relacionados con el sueño. No se trata de preferencias o costumbres adquiridas, sino que nuestro organismo necesita dormir a oscuras.

El uso de luz artificial por la noche causa la supresión de la melatonina en nuestro organismo, una hormona que está íntimamente ligada al sueño. Claro que la falta de ella no solo lleva a no dormir por las noches, sino a contraer ciertas enfermedades como la diabetes, cáncer o sufrir de problemas en el corazón.

[También te puede interesar: 6 problemas de sueño habituales y cómo resolverlos para dormir mejor]

Durante el día, la hormona no está presente, pero cuando el sol cae, la glándula pineal comienza a funcionar y a generar melatonina. Como esto solo ocurre en la oscuridad de la noche, las luces artificiales producen que esta hormona no se genere. Entre la luces más perjudiciales se encuentra la luz de ondas cortas o luz azul, producida por los televisores, computadoras o celulares.

los efectos de La luz en la noche

Un estudio reciente demostró que crece el riesgo de sufrir depresión cuando se mantiene continuamente cerca de una luz durante la noche.

Cuando las personas tuvieron la posibilidad de cambiar sus ciclos de sueño, manteniéndose despiertos por la noche, los índices de depresión crecieron exponencialmente.

Y aunque apaguemos todas las luces para dormir, también resulta nocivo que nuestros ojos hayan estado expuestos a una luz tan cerca de la cara. Porque la concentración de la melatonina también se altera debido a un fotopigmento de algunas células de la retina, la melanopsina, que es particularmente sensible a la luz violeta y azul, el tipo de luz que emiten las pantallas de nuestros dispositivos.

Dormir rodeados de fuentes lumínicas está convirtiéndose en algo casi universal con la proliferación del smartphone, la tablet o incluso el ordenador portátil.

[También te puede interesar: 7 lugares en los que NO deberías guardar tu smartphone. ¡Es peligroso!]

Los efectos negativos pueden ser contrarrestados si se vuelve a los ciclos nocturnos de sueño, exponiéndose lo menos posible a la luz artificial. Además, se ha constatado que esta luz puede causar ganancia de peso y predisposición al cáncer.

Los estudios demostraron también que estos efectos pueden deberse al desarrollo de una proteína llamada Factor de Necrosis Tumoral (TNF). Al bloquear esta proteína, los síntomas de depresión desaparecen. Es muy útil cuando hay infecciones, porque causa inflamación que ayuda a curarlas, pero cuando es segregada en demasía sus consecuencias son negativas.

No todo el mundo es tan sensible a la luz durante la noche, pero todos nosotros parecemos serlo en algún grado. Así que conviene tomar algunas medidas esenciales antes de irnos a dormir y, finalmente, dejar completamente a oscuras el dormitorio donde vamos a pasar nuestras próximas horas de sueño.

Importante: Debe aclararse que Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
SuperCurioso
Muy Saludable