Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Salud

Cómo una relación no feliz puede afectar física, mental y emocionalmente

Los contextos tensos inciden en nuestro cuerpo, mente y emociones, aún sin que se diga ni una palabra. 

Vera Juárez

08/03/2019

Salud

Cómo una relación no feliz puede afectar física, mental y emocionalmente

Los contextos tensos inciden en nuestro cuerpo, mente y emociones, aún sin que se diga ni una palabra. 

Vera Juárez

Hay relaciones que con el paso del tiempo pueden volverse muy difíciles. Si bien todas las parejas pasan por procesos de crisis y constantemente se van reinventando a sí mismas, hay algunas en las que las soluciones no parecerían ser tan simples.

Cuando las crisis de parejas se mantienen en el tiempo, en algunos casos se vuelven crónicas, esto quiere decir que, de cierta forma, ambos pueden empezar a acostumbrarse a que las cosas no están bien, pero nadie tiene el coraje para dar un paso al costado.

Mal acostumbrarse a una situación difícil tiene un costo elevado tanto para ambos como para cada uno por separado. Porque los contextos tensos inciden en nuestro cuerpo, mente y emociones, aún sin decir una palabra.

[También te puede interesar: Éste puede ser el antídoto para que una relación de pareja funcione bien]

[También te puede interesar: 5 cosas que debes repetirte todos los días si no quieres tener (o volver a tener) una relación tóxica]

Una relación, más allá de sus momentos difíciles que, como dijimos, son inevitables e incluso funcionan para hacernos mejorar, debe tender -la mayor parte del tiempo- a generarnos bienestar, a nutrirnos, a hacernos crecer. Si esto no es así con el tiempo nos podemos volver fríos, distantes, sentirnos angustiados, enojados, estresados o incluso empezar a manifestar síntomas físicos como dolores o desequilibrios de salud.

¿Qué es lo que puede generarte una relación que no te hace feliz?

A nivel físico

  • Debilita tu sistema inmunológico
  • Aumenta tu presión sanguínea
  • Aumenta tu colesterol
  • Puedes ganar o perder peso sin razón aparente
  • Puede aumentar el riesgo de padecer problemas cardíacos, cáncer, artritis, diabetes tipo 2, osteoporosis y calcificación arterial
  • Puede producir trastornos digestivos
  • Puede generar un desequilibrio hormonal
  • Puede causar insomnio

A nivel mental

  • Produce estrés
  • Disminuye tu capacidad de atención
  • Causa problemas de memoria
  • Te dificulta tomar decisiones
  • Aumenta el riesgo de Alzheimer


A nivel emocional

  • Aumenta la posibilidad de sufrir depresión
  • Aumenta los sentimientos de ira
  • Mayores sensaciones de ansiedad
  • Produce cambios de humor
  • Disminuye la tranquilidad y la paciencia
  • Puede producir sensación de abatimiento o de agobio

Para empezar a cambiar las cosas, lo primero es ser sincero con uno mismo respecto a si las cosas realmente pueden mejorar o si ya se ha desgastado todo lo suficiente.

La comunicación con la pareja es fundamental, pero también puede ayudar el acompañamiento de un profesional. Lo más importante es poder cuidarse y no lastimarse porque las cosas no funcionan. A veces con el amor puede no ser suficiente; y otras es solo cuestión de tomarse un poco de aire para ver las cosas con mayor claridad.

Fuentes:

The minds journal


Otros

Tendencias

Evita estas discusiones tontas si quieres construir una pareja en serio

Si sumamos una discusión por cada una de esas cosas, sobre todo en una pareja que convive, el nivel de estrés y malhumor puede ser insoportable. ¿Y para qué? ¿Es realmente necesario? 

Alimentación

5 reglas que no debes olvidar en una cita para que funcione bien

La manera de tener hoy una cita no es la misma que hace cien ni diez años atrás. Por eso, para vivir tu próxima aventura romántica, aquí te compartimos algunas reglas para que tenga un final feliz.

Salud

Cuál es tu tipo de apego y cómo puedes trabajarlo para mejorar tus relaciones

Nuestras relaciones íntimas estimulan de manera inconsciente nuestro estilo de apego inicial, el que teníamos cuando éramos solo unos niños. ¿Sabes cuál es tu tipo de apego?

share