Veterinarios ingleses revelan que la variante británica provoca graves problemas de salud en las mascotas. De esa manera, vemos que el coronavirus empieza a mutar y a generar nuevos problemas hasta ahora no conocidos.

[También te puede interesar: ¡Buenas noticias! Nacieron 18 crías de ballenas francas en peligro de extinción]

La variante en Inglaterra se llama B.117

Gente del Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Marlow, de la sur de la geografía inglesa se percataron de extrañas manifestaciones en los animales. En todos los casos, sus dueños habían padecido de coronavirus.

Lo cierto es que tanto perros como gatos se han visto afectados. Las mascotas enfermas dieron positivo el contagio por el COVID en su mutación inglesa. Igualmente, han desarrollado un mal estado de salud en breve tiempo.

El tema de las mascotas y coronavirus ha generado debates desde hace tiempo. Se decía que los animales eran asintomáticos, que el virus los afectaba sin secuelas de salud. No obstante, esto parece hacer cambiado.

Antecedes a este trabajo de investigación en Inglaterra

Previamente, se habían hecho algunos estudios sobre el coronavirus en animales domésticos. Se deseaba saber si el virus se alojaba en mascotas, pues se temía que perros y gatos pudiesen transferirlo a los humanos.

- El 15 de marzo de 2020, en la Universidad de Texas A&M, se avisó que un perro y un gato habían dado positivos a la versión inglesa del coronavirus.

- El Instituto Zooprofiláctico Experimental de Piamonte Liguria y Valle d'Aosta (IZSPLV) indicó el 19 de marzo de 2020 que habían detectado la variante inglesa del COVID en un gato.

No obstante, ahora solo se habían detectado en virus en los animales. El gran asunto era estudiar el contacto entre humanos y otras especies, temiendo que las mascotas tuviesen que prohibirse en medio de la pandemia.

Organización Panamericana de la Salud (OPS) dice no hay certeza de contagio entre humanos y mascotas

Ya se sabe que las mascotas son víctimas del coronavirus. No obstante, no queda claro si una persona se puede contagiar por tocar, convivir o estar cerca de un gatito o un perro. Es un asunto aún sin dilucidar.

No obstante, la recomendación es lavarse las manos al tocar a estos animales. Mientras no haya absoluta certeza del comportamiento de este virus, es preferible tomar todas las precauciones que sean necesarias.

Infortunadamente, el COVID ha mutado. Las versiones más peligrosas han sido, hasta ahora, la brasileña y la descubierta en Inglaterra. Un problema para quienes deben hallar la vacuna contra esta enfermedad.

[También te puede interesar: El encierro por COVID provoca una caída dramática de los nacimientos en todo el mundo]

¿Qué hacer ante una enfermedad que también ataca a perros y gatos domésticos? Pues, extremar las medidas de bioseguridad y cuidarse incluso del contacto entre animales y humanos.

Fuente:

PAGINA 12