El cuerpo tiene una melodía y un ritmo

El hombre de la sociedad actual está inmerso en un contexto en donde, para lograr sus metas(desarrollo personal, profesional, crecimiento y estabilidad económica), genera un entramado de presiones internas y de su medio ambiente. Ante este tipo de situaciones, hay un intento de adaptación del individuo a determinadas exigencias del medio que lo rodea, lo cual habilita un campo propicio para el desarrollo de sintomatologías varias relacionadas con el estrés, la depresión, el sufrimiento, y enfermedades crónicas, entre otras.

Las emociones tienen un alto impacto en la salud física y psicosocial del hombre. Partiendo de la concepción antropológica de éste como unidad, resulta imposible desligar a la mente y a la emoción del cuerpo; hoy sabemos que tanto las emociones como los pensamientos repercuten en lo somático.

Si miramos un poco a nuestro alrededor, es impresionante la gran cantidad de personas que están enfermando en este tiempo. Se visualiza un denominador común de estas personas y tiene que ver con su alta sensibilidad y vibración, y una escasa capacidad de sentirlo en sus cuerpos.

Esta gran dosis de dolor a la que estamos asistiendo es absorbida por estos cuerpos y se podrá expresar en trastornos orgánicos concretos que de otras maneras pasarían desapercibidos.

hombre sentado triste parque

[También te puede interesar: Covid-19 y la crisis del contacto: ¿Cómo podemos estar mejor?]

¿Qué es la Terapia Corporal Bioenergética?

Todo lo que sucede en la vida de una persona deja marcas en su cuerpo y en su forma de ser.

La postura corporal nos muestra la historia, las emociones que no pudieron ser elaboradas y están retenidas en el cuerpo. La limitación en el movimiento del mismo es el resultado de un bloqueo psíquico que no puede ser expresado, de emociones, de conflictos que el individuo no ha podido o puede resolver.

Dentro de este contexto, la Bioenergética surge como una técnica psicoterapéutica y de ejercicios corporales, creada por el doctor Alexander Lowen, médico psiquiatra, discípulo de Wilhelm Reich quien a su vez fue discípulo de Sigmund Freud.

Es un modo de entender la personalidad humana en términos del cuerpo y sus procesos energéticos. Estos procesos son la producción de energía a través de la respiración, el metabolismo, y la descarga de la energía básica en movimiento, los cuales constituyen las funciones de la vida.

mente

Desde la Bioenergética se postula que cuerpo y mente son una unidad. El cuerpo, la mente y las emociones son diferentes expresiones de la totalidad que implica una persona. Partimos de la base de que el individuo es su cuerpo.

Lo que el hombre siente puede leerse en las expresiones de su cuerpo"

(Lowen, 1960).

[También te puede interesar: Descubre cómo modificar los paradigmas que limitan desde el inconsciente]

El envase de nuestras emociones

Para hacerlo sencillo y como analogía podemos decir que el “envase” de nuestras sensaciones, sentimientos y emociones es el cuerpo, en un sentido estructural.

Si el envase es duro, rígido y contracturado será un buen contenedor, pero no desplegará sus “dones” y solo acumulará “tensión”. La tensión que implica ser un contenedor. En determinado momento llegará a su tope.

Si no se hace permeable, poroso o simplemente se destapa, lo que allí contiene buscará su forma de salir. Las formas posibles son variadas, pero entre ellas están las “extremas”: resquebrajaduras, rotura, colapso...etc.

Llegado este punto quizás nos preguntemos: "¿Qué es lo que pasó?", o quizás aceptemos estoicamente que eso era lo que tenía que pasar.

indicios de que necesitas parar y descansar

Cuando descuidamos, por los motivos que sean, la carga del contenedor, y solo nos quedamos en la resistencia de los materiales (lo mental), nos hacemos más eficientes a costa de la flexibilidad, el movimiento, el cambio, la vitalidad. Nos quedamos siempre en el mismo lugar, porque desplazar la carga se hace engorroso y nos cuesta brindarnos al simple alrededor, al otro, al mundo etc; esto degrada nuestros vínculos y genera sufrimiento.

Esto puede manifestarse como una rendición y la ciencia es finita en adjudicar una causa-efecto, y muchas veces no podemos ponerle un nombre. Sin negar que hay factores de todo tipo, el contacto con la emoción y la sensibilidad de la que tanto nos protegemos y cuidamos, queda anulado por un acumulo de creencias que se encuentran dentro de los ideales culturales dominantes de rapidez y eficientismo.

los 4 Ejes del trabajo corporal bioenergético

Para centrarnos en la actividad energética del cuerpo y devolver vitalidad y flexibilidad se toman diversos ejes del contexto humano:

1. El enraizamiento: Significa tener los pies sólidamente plantados en el suelo para estar en contacto con lo que nos sucede y con lo que sentimos. Aportando así el sentido de SUELO como base del sentido de REALIDAD.

2. La respiración: Una buena respiración es esencial para la salud vibrante. La incapacidad para respirar libremente bajo estrés emocional es la base fisiológica para la experiencia de ansiedad en las primeras y subsiguientes situaciones de estrés. Cualquier restricción de la respiración es tanto el resultado como la causa de una ansiedad.

Respirar poco es “sentir poco”, cortamos ciertas emociones y ésto provoca que nuestro diafragma se tensione, se rigidice, y que el cuerpo no se oxigene como necesita. Asimismo, apretar la garganta para no llorar, para no decir lo que nos pasa, genera tensiones en las mandíbulas; hace que acumulemos ira, bronca, rabia, etc.

Técnica de respiración para dormir

3) La vibración: La actividad vibratoria es una manifestación involuntaria de la motilidad inherente del organismo. Es también responsable de las acciones espontáneas, las descargas emocionales y el funcionamiento interior. La vibración es el estado natural del cuerpo cuando la respiración fluye libremente. Cuando los músculos están espásticos pierden movilidad y espontaneidad. En estado de tensión crónica la vibración se bloquea y perdemos vitalidad. “Un cuerpo vivo pulsa y vibra”.

4) La liberación de la voz y las emociones: A través de ejercicios con la voz habilitamos la expresión de lo que el individuo no ha podido decir, también de la rabia, el dolor y el enojo como puente para acceder al contacto con el disfrute y el placer.

Mover el cuerpo para recuperar la vitalidad

Los ejercicios que se realizan en bioenergética ayudan a prevenir muchas enfermedades y potencian el buen funcionamiento corporal. Se abre un nuevo espacio vital; una expansión de la percepción; un contacto con el cuerpo y emociones vivificante y transformador. Esta expansión de las capacidades vitales de cada uno, multiplican las posibilidades de insertarse de un modo positivo en la familia, el trabajo y la sociedad.

La propuesta es aumentar la vitalidad que hay dentro de cada uno de nosotros.

mujer libre y feliz al aire libre

[También te puede interesar: Micro emociones: conoce la técnica de Daniel Colombo para manejar mejor los sentimientos]

Los objetivos de los ejercicios de bioenergética

✓ Contactar profundamente con el cuerpo y con las emociones.

✓ Dejar la primacía de lo mental para dar paso a la percepción integral del cuerpo y las emociones.

✓ Respirar mejor, aumentar la expresividad y la autoconfianza.

✓ Percibir los movimientos involuntarios.

✓ Percibir la vida del cuerpo.

✓ Trabajar con las sensaciones (percepciones conscientes de lo que ocurre en el cuerpo), las emociones (ira, alegría, tristeza, miedo, etc.) y los sentimientos (amor, odio, rechazo, incomodidad).

✓ Aflojar las tensiones musculares crónicas y flexibilizar los músculos para permitir que la energía circule libremente.

✓ Potenciar la voz, el sonido y la expresión.

estrés positivo

¿Quiénes pueden practicar Bioenergética?

Todos. No existe restricción alguna, ya que no se busca el ejercicio perfecto, sino que el objetivo es la toma de consciencia del propio cuerpo y de los sentimientos y emociones que nos habitan, buscando que la energía circule libremente, para encontrar salud, placer y bienestar.

Al realizar estos ejercicios la persona comienza a tomar contacto con su cuerpo, a registrar sus dolencias, sus molestias, las mochilas que carga, comienza a hacer contacto con ellas. A medida que el trabajo avanza (el tiempo y proceso va a depender de cada uno), se comienzan a liberar las emociones y sensaciones retenidas; se flexibilizan las tensiones crónicas; se amplía la respiración; y por ende, todo el organismo comienza a funcionar mejor.

Entre otras patologías esta práctica es específica para las personas que sufren Depresión y Dolores Crónicos.

Relajarse con música

La depresión y el dolor crónico desde la terapia bioenergética

La depresión desde el enfoque bioenergético

La energía de las personas deprimidas no fluye a las extremidades, quedándose en la zona media por un miedo inconsciente. El individuo siente que no hay suelo donde apoyarse, que nada ni nadie lo sujetará si se deja ir. El trabajo físico implica: la movilización de emociones a través de la respiración, el movimiento y el sonido, el enraizamiento como pilar del trabajo para sensibilizar el vientre de manera que la persona pueda sentir sus entrañas y sus piernas hasta que las sienta como raíces móviles.

Estar enraizado es estar en contacto con la realidad; un individuo que está bien enraizado no actúa en base a ilusiones, siendo este proceso, en consecuencia, el proceso de ayudarle a completar su madurez.

El Dolor Crónico desde el enfoque bioenergético

La Asociación Internacional del estudio del Dolor afirma que el dolor crónico puede considerarse una enfermedad en sí misma. Como herramienta para el tratamiento del dolor la Bioenergética posibilita reducir dolencias, niveles de estrés, tensión, angustia y ansiedad.

Aumentar la capacidad para sentir placer

Los tiempos que se avecinan traeran disrupción, imprevisibilidad y asombro. El único factor que nos puede sostener ante ésto es el anclar de manera orgánica, es sentir, es expresar nuestras emociones y ser claros en ellas, observar, sentir, palpar, dirigir nuestra atención hacia ese lugar donde encontramos calma y paz. Para lograrlo es importante poder detener todo el ruido que nos rodea.

Resulta muy importante recalcar que estos ejercicios no son un sustituto para ninguna terapia, y que no resuelven problemas emocionales profundos, auqneu pueden servir para tomar consciencia de la necesidad de encarar un proceso terapéutico individual. De todos modos, tanto si alguien está realizando un proceso terapéutico como si no, la ejecución regular de estos ejercicios ayudará a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, y a aumentar significativamente la vitalidad y la capacidad para el placer.

La liberación del contenido corporal retenido no es un proceso de un día, un instante o una fórmula que puedo aplicar más o menos eficazmente. Es un camino vital y de regulación de la propia necesidad y tiempo. Es un camino de mucha espera, mucha paciencia, y sobre todo mucho cuidado y amorosidad, para que no des-borde, no estalle, no se quiebre. Es un acto de valentía y absolutamente revelador. Y desde ya, no es un camino solitario, hay una interacción, un intercambio, una colaboración. Una Red. Y como todo contenedor que se va soltando hace espacio para que lo nuevo tenga lugar, y el alivio también.

El análisis Bioenergético es una disciplina psico-corporal que busca devolver al Cuerpo su motilidad natural, para que el contenido emocional sea brindado en el presente y con toda seguridad, sin miedos, ansiedades ni bloqueos, esto se va gestando en un contexto propicio, acompañando y respetando los propios ritmos de cada Corporalidad. Se va Re-Humanizando para que contenedor y contenido encuentren armoniosa la vivencia.

[También te puede interesar: Conoce las 20 nuevas leyes del Poder Personal para crear la vida que deseas]

¿Y tú, ya conocías el enfoque bioenergético? ¡Cuéntanos qué opinas en los comentarios!