Una nueva investigación publicada en la revista Physics of Fluids, analizó el papel de las partículas microscópicas, como el polen que se desprende de los árboles, que actúa como una suerte de “vehículo” para el virus, transportándolo más lejos.

Investigadores de la Universidad de Nicosia en Chipre utilizaron modelos informáticos para imitar el movimiento del polen de un sauce, con simulaciones de un día típico de primavera en los Estados Unidos y descubrieron que las partículas microscópicas viajaban a lo largo de 50 metros y a través de una multitud simulada de hasta 100 personas en menos de un minuto.

También te puede interesar: Una genetista británica anticipó cuál será la próxima pandemia luego del coronavirus

Cada grano de polen puede transportar cientos de partículas de virus y, en un día de alto nivel de polen, los árboles por sí solos pueden liberar 1.500 granos por metro cúbico al aire.

Los granos de polen pueden viajar distancias más largas que las gotas de saliva y no pueden evaporarse por completo, a diferencia de las gotas de saliva líquida. Por lo tanto, pueden propagar el virus en el aire a tasas más altas en comparación con las gotas de saliva transportadas por el aire.

“Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que mostramos a través de modelos y simulación cómo los microgranos de polen en el aire se transportan con una brisa ligera, lo que contribuye a la transmisión de virus en el aire en multitudes al aire libre”, afirmó el doctor Dimitris Drikakis, coautor principal del estudio.

También te puede interesar: Hisopar el celular: una nueva alternativa para detectar casos positivos de coronavirus

Por su parte, el doctor Talib Dbouk, director de investigación de la Universidad de Nicosia, aseguró que “uno de los desafíos más importantes es la recreación de un entorno completamente realista de un sauce maduro”.

Al respecto agregó, “esto incluyó miles de hojas de árboles y partículas de granos de polen, cientos de tallos y una reunión realista de una multitud de aproximadamente 100 individuos a unos 20 metros del árbol”.

Mujer se quita la mascarilla

La simulación encontró que el polen puede llevar el virus más lejos de lo que viajaría por el aire, y que una distancia de dos metros puede no ser suficiente en áreas con mucho polen.

El equipo también descubrió por separado que las áreas que se consideraba que tenían una alta concentración de polen en el Mapa Nacional de Alergias tenían más probabilidades de ver una mayor transmisión de COVID-19, lo que proporciona una prueba potencial en el mundo real de sus hallazgos simulados.

Los investigadores esperan que otros continúen investigando cómo las micropartículas podrían ayudar a propagar el virus al transportar partículas de persona a persona. A medida que la pandemia de COVID-19 se acerca a su fin, al menos en los EEUU, los investigadores esperan aprender más sobre el virus que se apoderó del mundo durante un año.

También te puede interesar: "Covid-somnia": el trastorno del sueño que se originó tras la pandemia del coronavirus

Fuente: infobae.com