Ante la creciente propagación del coronavirus, evitar los saludos que impliquen un contacto físico es una de las recomendaciones generales. El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, sugirió evitar cualquier saludo que implique una distancia menor a un metro.

[También te puede interesar: Actividades que puedes hacer en casa para que el encierro no te afecte]

Grandes personalidades y líderes mundiales han respondido a las medidas de prevención para detener la propagación y buscan concienciar evitando el apretón de manos, los besos y abrazos. Entre ellos, el príncipe Carlos optó por una alternativa de origen hindú: un saludo llamado namasté.

En los Premios Prince’s Trust y TK Maxx Homesense en el London Palladium, el príncipe unió las palmas de sus manos para saludar a todos los asistentes del acto. El namasté comenzó a difundirse y hasta el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo adoptó como una opción.

EL SIGNIFICADO ANCESTRAL DEL NAMASTÉ

Lo interesante de elegir el namasté como opción en los tiempos del coronavirus, es que tiene un significado espiritual y filosófico que invita a la unión colectiva y la paz. Se realiza juntando las palmas de las manos abiertas en el centro del pecho, en forma de rezo, y suele acompañarse con una ligera inclinación de la cabeza hacia abajo.

Su origen remoto se encuentra en el idioma sánscrito, la lengua sagrada de la cultura ancestral hindú. Etimológicamente, podría traducirse como “yo me reverencio ante ti”, debido a que namas refiere a un saludo o reverencia y te es el pronombre personal “a ti”. Por lo tanto, una de sus posibles interpretaciones es la siguiente:

“Yo reconozco que dentro de cada uno de nosotros hay un lugar de amor y de luz, de verdad y paz verdadera. Yo honro ese lugar donde mora la esencia divina, y sé que cuando tú estás en ese lugar dentro de ti, y yo estoy en ese lugar dentro de mí, tú y yo somos uno”.

Pero lo cierto es que namasté tiene un profundo significado, que representa la creencia de que existe una chispa divina (o de componentes que trascienden el cuerpo y la mente), dentro de cada uno de nosotros. Realizar este saludo es el mutuo reconocimiento de la esencia espiritual que nos une con la otra persona y con todo el universo.

namaste

A pesar de su antigüedad y su origen sagrado, en la India y muchos países de Asia, namasté se utiliza a diario como forma de saludo, de despedida, para agradecer, pedir algo o mostrar respeto. Asimismo, como es un gesto usual en las clases de yoga y meditación, namasté se ha extendido a todo el mundo.

[También te puede interesar: Debemos frenar la curva del coronavirus: la vacuna somos todos]

La posición de las manos, por su parte, ayuda a armonizar los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro, por lo que proporciona equilibrio, calma, tranquilidad y paz interior. En tiempos de aislamiento, miedo y paranoia, adoptar este saludo siendo conscientes de su significado puede ayudarnos a mantener una mirada positiva.

¿QUÉ TE PARECE ESTA ALTERNATIVA?

Fuentes:

La Vanguardia

Regreso Akasha