Opinión

La lección del niño que arregló el mundo

Edgardo Caramella

Actualizada 10/06/2021

La lección del niño que arregló el mundo

Opinión

La lección del niño que arregló el mundo

Edgardo Caramella

La lección del niño que arregló el mundo

Cuenta una historia que, en la redacción de un diario, había un periodista muy talentoso que tenía la tarea de escribir columnas sobre temas diferentes, atractivos y que generaran en los lectores momentos de análisis y reflexión constructiva.

Un día, el director, impactado por la cantidad de noticias poco felices, le encomendó la tarea de escribir un artículo sobre cómo mejorar o arreglar el mundo. Una nota que estimulara positivamente a los lectores.

El periodista aceptó el encargo. Como tenía tres días de plazo para entregar el artículo, confió en su talento y decidió utilizar los primeros dos días para descansar.

En la tarde del tercer día se abocó a la tarea. Se sentó frente a su escritorio y comenzó a escribir palabras sueltas y frases en un cuaderno, sin que surgiera la inspiración necesaria. Tomó un antiguo mapamundi, lo colocó sobre el escritorio y comenzó a observarlo con atención, como si en él estuviera la respuesta que buscaba.

¿Cómo arreglar el mundo...?, se preguntaba una y otra vez. El tiempo pasaba, el plazo para la entrega se extinguía, la respuesta no llegaba y su estrés crecía en forma proporcional.

mapamundi mapa mundo

Mientras cavilaba sobre el tema, se abrió la puerta y apareció su hijo. Un pequeño de diez años, que con ansiedad le pidió ayuda para terminar sus tareas escolares. El periodista le explicó que tenía trabajo que hacer y que por el momento no podía ayudarlo.

Pero el niño no quedó satisfecho y reclamó con tanta insistencia, que finalmente el padre tuvo una idea para calmarlo y ganar tiempo. Tomó el mapamundi que tenía sobre su mesa de trabajo, lo cortó en varios trozos y se los entregó al niño diciéndole: —Hijo, te propongo el siguiente juego. Vas a ir a tu cuarto y armarás nuevamente el mapamundi como si fuera un rompecabezas. Cuando lo tengas listo, te prometo que te ayudaré en tu tarea.

El niño aceptó y fue directamente a su cuarto para cumplir con el compromiso asumido, dejando al padre ensimismado en su trabajo. A los pocos minutos entró corriendo en la habitación, diciendo que ya lo había logrado, y en tanto daba saltos de alegría le mostraba a su padre el mapamundi que había reconstruido, pegando las partes con cinta transparente.

También te puede interesar: La lechuza y la jaula: la historia para reflexionar acerca de la importancia de libertad

59fc8529a0bac.jpg

El hombre, oscilando entre el orgullo y la duda, tomó el mapamundi, lo colocó sobre el escritorio y con cara de sorpresa le preguntó al niño cómo lo había logrado en tan poco tiempo. De inmediato, y con la simpleza que suelen tener los niños, respondió: Papi, fue muy fácil. Vos no te diste cuenta, pero detrás de la lámina hay una figura de un hombre. Yo arreglé al hombre y de esa forma arreglé el mundo.

Esta historia nos enfrenta a la necesidad de reconocer que el mayor aporte que podemos hacer al mundo es cumplir con nuestras responsabilidades de la mejor manera posible, con entusiasmo, alegría y sentido solidario, siendo conscientes de que cada cosa que hagamos o dejemos de hacer, de alguna forma, tendrá consecuencias en nuestro presente y en las generaciones futuras. 

Como lo sintetiza Eduardo Galeano en la frase que se le atribuye: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.” 

también puede interesarte


Otros

share