El tercer ojo es uno de los 7 chakras principales que tenemos los seres humanos según el hinduismo. ¿Sabes cómo activarlo y cómo puedes aprovechar su poder?

Es el sexto chakra, para ser más específicos, y se encuentra en medio de nuestros dos ojos físicos. Está relacionado con la mente, la intuición y la imaginación y su órgano relacionado es la glándula pineal

Hoy te hablaremos de un ejercicio para mantenerlo abierto. A diferencia de otras técnicas como la meditación o como los ejercicios de desbloqueo de Osho, con este método no necesitarás más que apartar un poco de tiempo para llevarlo a cabo.

[Lee también: 4 señales de que tu tercer ojo se está abriendo]

tercer ojo

¿Símbolo de evolución?

Entre las muchas teorías que hablan acerca del tercer ojo, se encuentra una que plantea la evolución. De hecho, varios animales, como el atún, el tiburón, las ranas y las lagartijas, tienen un tercer ojo en sus cabezas al que los científicos denominan ojo pineal. Es decir, el tercer ojo, técnicamente, es real, o al menos en dichas especies.

A lo que los científicos llaman ojo pineal es como un tercer ojo normal, solo que funciona de manera distinta a los otros 2. Básicamente, consiste en un fotorreceptor que no cuenta con conos ni bastones para captar la luz. Se trata de un órgano vestigial; es decir, una consecuencia de la evolución de las especies.

De acuerdo a esta teoría, en los humanos el tercer ojo sería la glándula pineal. Sin embargo, los especialistas señalan que que la glándula pineal no nos permite ver el futuro. Sino que, simplemente se encarga de ordenar nuestros patrones de sueño al liberar hormonas como la melatonina.

Pero, para los teóricos del tercer ojo, no solo los reptiles y anfibios cuentan con ese tercer ojo. Sino que también contaban con él nuestros ancestros más antiguos, para poder observar hacia sus espaldas y ver aquello que no era visible con los 2 ojos delanteros.

En este sentido, tras miles de años de evolución, el tercer ojo se convirtió ne lo que ahora conocemos como la glándula pineal, según esta teoría.

¿Por qué necesitas abrir tu tercer ojo?


Todos los chakras pueden llegar a bloquearse, conllevando a un desgaste de nuestra energía espiritual. Sin embargo, los chakras son capaces de ser trabajados y equilibrados. En el caso del tercer ojo su principal bloqueo suele ser el llamado “Maya”, un velo que significa “ilusión” y que nos hace creer que no somos nada más que este cuerpo físico.

¿Cómo activar tu tercer hojo?



El ejercicio para ampliar el potencial de nuestro tercer ojo es muy simple: tan solo tienes que encontrar un momento tranquilo, sentarte en posición de meditación, y pensar en la verdad sagrada del chakra, que es “Busco solamente la verdad”. Necesitas repetirla, como si fuera un mantra.


Este pensamiento nos ayudará a percibir el mundo tal cual es y a aceptarlo, sin importar cuanto pueda lastimarnos. Ya que el mundo no se acomoda a nuestras necesidades o gustos, tendemos a mirar hacia otro lado haciendo imposible la percepción más real del plano exterior. Para hacer la tarea aún más sencilla, te especificamos los pasos que debes seguir para activar tu tercer ojo.

tercer ojo

Aprende a meditar

El chakra del tercer ojo está ubicado en la parte frontal de cerebro, entre los ojos. Está justo encima del puente de la nariz. Por lo que al meditar, se debe procurar centrar la mente en este chakra. Este es el responsable de ayudar a ver el mundo con mayor claridad.

Escoge el escenario perfecto

La meditación es considerada una de las estrategias más efectivas para activar el chakra que buscas. Al estar más consciente de tus pensamientos, podrás acceder mejor a la claridad mental asociada con este chakra. El objetivo principal de la meditación es lograr que la mente descanse en pensamiento u objeto. Por lo que es importante escoger bien el ambiente para que te sientas cómodo cuando medites.

Algunas personas sienten más paz y libertad en la naturaleza. Si eres uno de ellos, puedes meditar al aire libre. Busca un lugar con la temperatura correcta y donde puedas sentarte sin que nadie te moleste.

La meditación en interiores es perfectamente aceptable. Muchos tienen espacios exclusivos para meditar en sus casas.

Prepara la postura

La conexión de mente y cuerpo es de gran importancia en la meditación. Ya que, mientras más cómodo se está a nivel físico, más fácil resulta la meditación. La postura de meditación más efectiva generalmente implica alguna variación de sentarse con las piernas cruzadas en el suelo.

Si estás acostumbrado a sentarte en un sillón, tómate un tiempo todos los días para acostumbrarte a sentarte en el suelo. Con el tiempo, te será más natural y más fácil concentrarte en tu meditación.

Elige un objeto de meditación

Un objeto de meditación puede ser tanto un pensamiento como un propio objeto físico. La idea es elegir uno que facilite al cerebro la concentración. Esto evitará que tus pensamientos divaguen y hará de tu meditación más efectiva.

Las velas son un objeto de meditación popular. Su llama ondulante es fácil de mirar y relajante, según muchas personas.

Selecciona un mantra

A lo que se llama mantra es una palabra o frase que hay que repetir durante la práctica de meditación. Puede ser en voz alta o en el pensamiento, depende de cada persona.

Tu mantra debe ser algo que quieras integrar en tu mente o en tu consciencia. Por ejemplo, puedes repetir: “Escojo la felicidad”. Esto te ayudará a reforzar la idea de que vas a centrarte en la alegría en todo el día.

haz de la meditación una rutina

La meditación es una práctica. Es decir, la primera vez que te sientes a meditar podría no salir del todo bien. Tu mente podría divagar o incluso podrías quedarte dormido. Aprender a meditar bien es un proceso que lleva mucho tiempo.

En este sentido, lo ideal es que hagas de la meditación parte de tu vida diaria. Comienza con 5 minutos y luego extendiéndolo el tiempo que creas necesario.

Desarrolla más conciencia

Esto significa ser más sensible activamente al ambiente que nos rodea. Se trata de prestar atención a las emociones y sensaciones físicas de manera consciente. Tener más consciencia te ayudará a conectarte contigo mismo y con el mundo a tu alrededor.

Beneficios del tercer ojo

Uno de los principales beneficios de activar este chakra es que ayuda a tener más paz. Parte de esto se debe al logro de sentir mayor compasión a uno mismo. Tener más consciencia de uno mismo generalmente hace que uno sea más bondadoso consigo mismo.

Otro de los motivos por lo que las personas buscan activar este chakra es la sabiduría. Debido a que eleva la percepción del mundo, es lógico que podrás aprender más de tus alrededores.

También mejora la salud física de las personas ya que probablemente se reduzcan los niveles de estrés. Y las personas con menos estrés tienden a tener una menor presión arterial y menos síntomas de depresión. Además, puede reducir los dolores de cabeza y de estómago. Incluso puede hacer que tu piel se vea más joven.

¿Cómo aprovechar el tercer ojo?

La visión que el tercer ojo te aporta no tiene nada que ver con mirar a través de las cosas o percibir personas u objetos que se encuentra lejanos. El poder del tercer ojo puede manifestarse de distintas maneras en diferentes personas, en algunos casos, nos permitirá “escuchar” y en otras ver claramente en sueños.

El poder del tercer ojo es muy beneficioso, sin importar que nos agrade o no lo que vemos, la mente de por sí ya tiene mucha confusión, idealizaciones, expectativas que nos llevan a deformar la vida real y que el Ajna o tercer ojo nos ayuda a derrumbar para poder conectarnos con el interior espiritual.

Asegúrate de siempre buscar la verdad pacíficamente, ya que tenerlo activo no siempre garantiza la claridad total, existen otros elementos como los miedos que hay que vencer para alcanzar la iluminación total. Es un camino largo y difícil, pero la dedicación hacia la paz espiritual siempre rinde sus frutos.



Y tú, ¿sabías lo que es tu tercer ojo? ¿Lo pones en práctica? ¿Estás interesado/a en activarlo?