Hogar

4 características de un hogar disfuncionales que conviene conocer

Ser criados en hogares disfuncionales tiene incontables consecuencias para los niños, y también para el resto de la familia. Estos son algunos de los síntomas más comunes.

Waleska Bustos

Actualizada 21/11/2019

Hogar

4 características de un hogar disfuncionales que conviene conocer

Ser criados en hogares disfuncionales tiene incontables consecuencias para los niños, y también para el resto de la familia. Estos son algunos de los síntomas más comunes.

Waleska Bustos

Una familia disfuncional es una familia en la que la mala conducta, los conflictos y en los casos más severos, el abuso, son ocurrencias cotidianas y los miembros de las familia, padres e hijos, pueden llegar a pensar que estos comportamientos son normales y por lo tanto se ajustan a ellos sin cuestionarlos.

El abuso es una extralimitación del poder de los padres para hacer daño a los más vulnerables, los hijos. El abuso puede ser físico, psicológico y/o sexual. Sin importar el tipo, todas las formas de abuso generan graves consecuencias para las víctimas.

No hace falta decir que estas acciones, lejos de promover el desarrollo de los niños, lo perjudica considerablemente y a largo plazo. Estas son 5 características de los hogares disfuncionales, que muchas veces pasan desapercibidas porque las tomamos como algo "normal" o "común" y nos cuesta trabajo reconocerlas como abusivas.

[También podría interesarte: 5 razones por las que algunas personas abusan psicológicamente de su pareja]

Fuente: Shutterstock

Lo impredecible y lo caótico es lo cotidiano

Los niños necesitan seguridad y consistencia para crecer de forma normal y sana. Los hogares disfuncionales son todo lo contrario. Nunca saben cómo reaccionarán sus padres y si bien hoy las cosas pueden haber sido tranquilas, los más pequeños viven en la incertidumbre eterna del "¿qué pasará mañan" y esto deja heridas emocionales (e incluso físicas) de las que puede tomar años recuperarse.

No puedes hablar de lo que sucede en casa

Una de las características típicas de un hogar abusivo es la prohibición de hablar de lo que ocurre puertas adentro. Crean un ambiente en el que las demás personas no tienen por qué saber lo que sucede en la intimidad. Muchas veces también se le exige a los niños que no confíen en los demás y de una forma u otra, que supriman sus sentimientos.

El hermetismo, los secretos, la desconfianza y el abuso dejan huellas terribles sobre los más vulnerables.

El abuso está presente

Este es el síntoma más evidente de un hogar disfuncional. Ya sea emocional, físico, sexual o todos los anteriores. Como se mencionó, el abuso es un exceso ilógico del poder por parte de las figuras de autoridad contra los hijos o contra sus compañeros (parejas, ya sea hombre o mujer).

El abuso da lugar a toda clase de relaciones y patrones poco saludables que los niños pueden mantener por el resto de sus vidas, e incluso repetirlos con sus propios hijos.

Fuente: Shutterstock

Los miembros de la familia son intolerantes entre sí

Los hogares disfuncionales son lugares donde el amor no crece sino que es aplastado, y los defectos de los miembros de la familia, en vez de ser tratados como algo en lo que hay que esforzarse para superar, son vistos como síntomas de debilidad y criticados por uno o todos los demás miembros, a veces de forma muy cruel.

La empatía y comprensión por los sentimientos y pensamientos de los demás es muy baja o inexistente.

Los trastornos o adicciones llevan a la violencia doméstica

Muchas veces, uno o ambos padres sufren de alguna adicción o trastorno emocional o mental no tratado, y los hijos con frecuencia son testigos de la violencia doméstica que resulta de las manifestaciones de estos problemas, como gritos, discusiones aireadas o incluso violencia física.

Esto aterroriza y confunde a los niños, que pueden crecer pensando que estas acciones son normales y serán potencialmente más vulnerables al abuso o más propensos a ser abusadores en sus vidas adultas.

[También podría interesarte: 5 formas de violencia que tal vez no sabías que lo eran]

Los efectos de ser criado en una familia disfuncional pueden sentirse años después tanto en padres como en hijos. Puede llevar a vidas difíciles en las que prima el miedo y la desconfianza hacia los demás, donde la empatía es nula y la intolerancia es muy alta.

Las familias disfuncionales requieren de intervención terapéutica profesional para poder romper el ciclo de abuso por el bien de la salud mental de las víctimas, y por el bien de las futuras familias de los hijos, que pueden ser más vulnerables al abuso.

Fuente:

La Mente es Maravillosa


también puede interesarte

Hogar

6 cosas que muchos hacen cuando conocen a los padres de su pareja y no deberían

Estos son 6 errores que muchos suelen cometer sin darse cuenta, y las formas en las que puedes evitarlos.

Hogar

4 razones por las que no deberías castigar a tus hijos, según los expertos

Castigar a tus hijos puede parecer una buena idea, pero los expertos indican que la mayoría de las veces no lo es, y estas son las razones.

Hogar

5 secretos que seguro no conocías para limpiar tu casa en la mitad del tiempo

Estos pequeños trucos te ayudarán a ser más eficiente y tener una casa que rechina de limpia en menos tiempo.

Salud

¿Besar o no a los hijos en la boca? Conoce lo que opinan los especialistas

Para algunos padres besar a sus hijos en la boca es una muestra de cariño, mientras que a otros no les parece apropiado. ¿Es una práctica aconsejable? Los especialistas responden.


Otros

Tendencias

Una niña se salvó de ser secuestrada usando un truco que le enseñaron sus padres: este es el truco

En Estados Unidos, una niña de 11 años se salvó de ser secuestrada gracias a una técnica que le enseñaron sus padres.

Hogar

Cómo crecer tomates de forma ilimitada a partir de solamente 4 rodajas

Una de las frutas más fáciles de hacer crecer en tu hogar o balcón, cualquiera puede lograrlo.

Tendencias

Cosas que aprendí de mi familia una vez que armé la propia

En mi adolescencia peleé mucho con mi familia. Siempre quería diferenciarme de ellos, y vivía quejándome de cuánto querían controlarme. Hoy soy madre y quiero compartir contigo algunas cosas que aprendí de mi familia, a partir de construir la propia.

share