Tener en casa plantas con fines decorativos, medicinales o gastronómicos es una excelente idea. Sin embargo, requiere de algunos cuidados que facilitarán el proceso para obtener plantas saludables y aptas para los fines propuestos.

No se trata solo de un poco de agua al día, sobre todo si se planta en un entorno citadino, donde hay más contaminación y pocos insectos que favorecen el equilibrio natural. Ante este contexto, es posible que las plagas se reproduzcan con mayor facilidad, afectando la salud de las plantas.

¿Qué plagas enfrentan las plantas caseras?

Las plantas que tenemos en casa o en nuestro jardín tienen algunos enemigos que debemos conocer y ayudarlas a enfrentar, pues por sí solas seguramente no podrán. Algunas de las plagas más comunes son las siguientes:

  • Los pulgones: pequeños insectos de color negro. Atacan las hojas, brotes y capullos.
  • Las cochinillas: pequeños insectos que se adhieren a las plantas, absorben la savia y la debilitan hasta que la planta muere.
  • Los caracoles y las babosas: estos moluscos producen grandes agujeros en las hojas de las plantas.
  • Los taladros de geranio: este tipo de mariposas depositan sus larvas en plantas con flores para que los capullos se alimenten de su savia hasta que completen su ciclo de desarrollo.
  • Las moscas blancas: son chiches que colocan sus huevos en las hojas para que se alimenten de la savia, esto debilita a las plantas.

Así mismo, existen algunas especies que en realidad son muy beneficiosas para las plantas y las ayudan a combatir a algunas de estas plagas; por ejemplo, las mariquitas, los escarabajos, las avispas y las aves.

¿Cómo eliminar las plagas de las plantas caseras?

Hay diversos métodos que se pueden usar para evitar o eliminar plagas que pueden comprometer la salud de las plantas en casa. Algunos de ellos son los siguientes:

Humo de cuerda: se vende en tiendas agrícolas, contiene nicotina y combate de manera muy efectiva las plagas en las plantas. Se debe rociar el producto en las platas cada 24 horas.

Semillas de pez assa: se mezclan 300g de semilla con 1 litro de agua y se deja reposar una semana en un lugar cerrado; agitando un poco cada dos días. Luego, se rocía esta agua diariamente en las plantas.

Cenizas con agua: se necesitan 500g de madera quemada que se mezcla con un litro de agua y se deja reposa durante un día. Seguidamente, se cuela el agua y esta se rocía en la planta todos los días.

Ajo y cebolla: en un litro de agua agregar 3 dientes de ajo triturado y 1 cebolla picada. Se debe dejar reposar por unas horas, luego colar y rociar en las plantas.

Jabón: derretir un jabón en barra en un litro de agua caliente, una vez que se enfríe se debe rociar en aquellas plantas que están afectadas por alguna de las plagas; especialmente si se trata de cochinillas o moscas blancas. También se puede usar para prevenir las plagas, pero no es conveniente usarla todos los días.

¡comparte esta información!