Ya llegó diciembre y con él la Navidad que en esencia es una festividad religiosa y un momento de unidad familiar, al menos lo era en origen porque no sabemos en qué momento las fiestas decembrinas se convirtieron en sinónimo de ir de compras.

Tal vez la causa se encuentre en el excedente de dinero que llega con prestaciones económicas como el aguinaldo, o la idea que nos han vendido de que comprar da felicidad, o quizá es que no tememos conciencia de que comprar no es necesario y mucho menos benéfico.

En fin, el resultado es que diciembre es un mes en el que el consumismo alcanza su máxima expresión. No solo por los regalos navideños de Santa, sino también por los importantes gastos que implican las cenas festivas, las decoraciones y los eventos.

Este desenfrenado consumismo, por un lado trae altos costos para las economías familiares. Por ejemplo, según datos de una encuesta realizada en 2019 sobre cuánto gastan los mexicanos en regalos de navidad, el consumidor mexicano compró en promedio cinco regalos, para lo cual destinó alrededor de 5 mil 45 pesos.

Además, el sobreconsumo también tiene costos ambientales muy graves ya que es la causa del 60% de todas las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), de acuerdo con un estudio de distintas universidades de Estados Unidos sobre el consumo y las emisiones de efecto invernadero en 79 ciudades.

Así que ahora que lo sabes, ya sea por cuidar la economía o el medio ambiente este puede ser momento de darle un giro a estas ideas de bienestar ligadas a lo que tienes y literalmente “hacer algo”, manos a la obra y sigamos la buena práctica del “make somethingo Hazlo, no lo compres y en lugar de adquirir.

navidad

Compartamos experiencias, habilidades y momentos porque todos sabemos que las experiencias hacen a la gente más feliz que tener cosas nuevas, así que ¿por qué no regalar una cena casera, una caminata por el parque, una tarde de lectura?

Algunas ideas para regalar un regalo diferente

Hay posibilidades muy padres, innovadoras y con mucha conciencia como por ejemplo, regalar en familia un paseo a perritos de la calle o de albergues en lugar de comprar y regalar cachorros que muchas veces terminan siendo abandonados cuando comienzan a crecer.

De verdad, no necesitamos comprar, ¿qué tal regalarle a tu hermana esa blusa que le gusta tanto y que está en perfecto estado, o regalar galletas o un pastel hecho con tus propias manos?

Regalos de Navidad zero waste

Aquí te dejamos algunas ideas para que esta navidad puedas hacer un regalo más amigable con tu economía y con el  medio ambiente:

  • Reparar en lugar de reemplazar
  • Trueque en lugar de comprar
  • Enseñar a tejer en lugar de comprar un suéter
  • Compartir una receta y cocinar juntos en lugar de ir a un restaurante
  • Plantar un árbol en lugar de comprar un ramo de flores

Como ves, existen muchas ideas para que podamos regalar regalos con sentido y propósito, y con un significado mucho más profundo para quien lo reciba. Comprar un presente costoso no es sinónimo de adquirir un buen regalo, ya que muchas veces los mejores regalos no tienen precio.

Esta navidad piensa en dar experiencias, no productos. Haz algo,

hazlo, no lo compres,

haz el cambio posible.

Greenpeace