* Por Viridiana Lázaro Lembrino y Ornela Garelli

Estamos viviendo tiempos complejos, la pandemia de Covid-19 ha venido a transformar nuestras realidades, nos ha demostrado que la salud del planeta está ligada a la nuestra, de una manera muy dolorosa.

Sin embargo, la pandemia de Covid-19 también nos ha demostrado que lo que parecen pequeñas acciones, son cruciales para mitigar y adaptarse al cambio climático, por ejemplo, sembrar nuestros propios alimentos en huertos comunitarios, consumir responsablemente, organizarnos con nuestras comunidades para exigir más alternativas de consumo así como la acción climática.

ecosistemas sostenibles

Todas estas acciones suman y nos ayudan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y cuidar el suelo, el agua, la biodiversidad y avanzar en la dirección correcta para mitigar el cambio climático.

También puede interesarte: Que el consumismo no consuma tu aguinaldo: ¡mejor sé un consumidor responsable!

Es verdad que el sistema económico actual nos ha interpuesto patrones de producción y de consumo extractivistas, dañinos para nuestra salud y para los ecosistemas de la Tierra. No obstante, cada vez somos más quienes nos preocupamos y ocupamos por hacer de este planeta un lugar mejor para las futuras generaciones. Existen modelos alternativos de producir y consumir implementándose en nuestras ciudades y que están liderando el cambio hacia futuros alternativos en donde la protección ambiental y la justicia social se encuentren en el centro del quehacer económico, no la ganancia de unos cuantos.

  • Un ejemplo de esto son las coaliciones impulsadas por Greenpeace México en ciudades como Xalapa y Toluca, conformadas por agricultoras y agricultores agroecológicos de pequeña escala


Personas transformadoras de alimentos, iniciativas que ofrecen productos cero residuos, a granel u opciones reutilizables, huertos urbanos; organizaciones de la sociedad civil, personas preocupadas por cuidar el planeta, ofrecer productos locales, saludables y provenientes del comercio justo.

huerta

Después de muchos meses de trabajo, estas coaliciones demostraron que con la unión y el poder de la gente se pueden lograr cosas extraordinarias. Estas dos coaliciones lograron instalar dos mercados de productores en sus ciudades, el Mercado de Productores EcoValle en Toluca y el Tianguis Ecológico VerdeVer en Xalapa.

También puede interesarte: Alimentación sustentable en Navidad: Descubre cómo disfrutar las fiestas sin perjudicar al planeta

Ambos fueron el resultado de negociaciones con autoridades locales que abrieron la posibilidad de que las ciudadanas y ciudadanos pudieran tener mayor acceso a iniciativas de consumo alternativo y de esa manera poder realizar un consumo más responsable, que contribuya a fortalecer la economía local, su salud y mitigar el cambio climático.

La transformación de los sistemas de producción y de consumo es esencial para poder hacer frente a la crisis de cambio climático y de pérdida acelerada de biodiversidad. La transformación de las ciudades y de las comunidades tiene que ver con la salud humana, planetaria y la justicia social, pero también se trata de mostrar cómo las ciudadanas y los ciudadanos pueden hacer cosas extraordinarias.

Exigir a las y los tomadores de decisión que realicen medidas para proteger a las personas y al planeta no solo ahorrará tiempo y dinero en comparación con la inacción continua o las soluciones falsas; estas acciones también salvarán vidas y empoderarán a las comunidades.

Estas oportunidades están abiertas para todas y todos, descarga la Greenapp by Greenpeace en iOS y Android para conocer iniciativas de consumo responsable cerca de ti (mercados de productores, cooperativas de consumo, talleres de reparación de bicicletas, cosmética natural, productos ecológicos, restaurantes veganos, tiendas cero residuos, etc.) y registra nuevas para que las demás personas puedan llegar a ellas.