Entretenimiento

¿Por qué algunas personas simplemente no aguantan un abrazo? La ciencia responde

Un estudio sueco responde por qué algunas personas son más distantes que otras.

Waleska Bustos

02/11/2018

Entretenimiento

¿Por qué algunas personas simplemente no aguantan un abrazo? La ciencia responde

Un estudio sueco responde por qué algunas personas son más distantes que otras.

Waleska Bustos

Tal como los gustos en la comida, el contacto corporal es bien o mal visto dependiendo del receptor. Algunas personas simplemente no toleran un simple abrazo, y no debemos pretender que están equivocados.

Entre algunas de las razones se encuentra la cultura, que algunas son más reservadas que otras. Sin embargo, la cultura no es el único factor que indica el comportamiento ante una interacción física. Ante ciertas actitudes amistosas como un abrazo o un simple toqueteo, algunas personas pueden experimentar cierto rechazo, y otras se sentirán disgustadas o irrespetadas. ¿Por qué?

Una investigación sueca ha dado con la respuesta para esta inquietud sobre la receptividad del afecto humano. Los científicos Lena M. Forsell y Jan A. Åström analizaron el abrazo según sea expresado en ciertas culturas, así como los efectos psicológicos y bioquímicos que tienen en las personas.

[También podría interesarte: ¿Cuántas veces al día necesitas que te abracen para estar bien?]

Según la investigación, el abrazo y la respuesta ante éste están relacionados con el entorno familiar en que creció. Los niños que crecieron en un entorno carente de afecto, repetirán este comportamiento con otras personas a su alrededor por lo menos durante la infancia.

Sin embargo, puede resultar lo contrario, según Suzanne Degges-White, profesora de Pedagogía en la Universidad del Norte de Illinois, en lugar de mantener esa conducta seca, se vuelven al extremo opuesto en busca del afecto que sienten que nunca tuvieron.

En definitiva, los seres humanos son animales sociales que necesitan de la compañía del grupo para adquirir nociones saludables sobre las relaciones interpersonales, y el deseo por mantener contacto físico amistoso o romántico es completamente normal, pero también es normal que algunas personas sean un poco más, reservadas, ya sea por naturaleza o por crianza.

[También podría interesarte: 3 beneficios que puede traerte a tu vida abrazar a un árbol]

Fuente:

Sage Journals

Pijama Surf


también puede interesarte

Salud

No es valium pero según la ciencia tiene una efecto relajante similar

Vivimos tiempos en donde todo parece acelerarse, pero esa exigencia nos deja completamente exhaustos. Frente a esto, la medicina responde muchas veces con píldoras para el insomnio, para relajar el cuerpo, etc, etc. Pero tenemos a mano otras opciones igualmente efectivas.

Entretenimiento

Ser amable y generoso te hace una persona más inteligente, según nuevo estudio

Nuevo estudio determina cómo reacciona nuestro cerebro ante las acciones altruistas y como esto nos hace más inteligentes y felices.

Tecnología

El Duende: científicos descubren nuevo planeta en la frontera de nuestro Sistema Solar

Un nuevo planeta enano ha sido descubierto en las afueras del Sistema Solar y esto es lo que sabemos hasta ahora.

Salud

La ciencia responde porque se nos hace tan difícil ir al gimnasio

Para algunos es natural la necesidad de ejercitarse, pero para otros la idea de hacer actividad física por voluntad propia resulta ilógica. si eres de los últimos, hay una razón científica y aquí está.


Otros

Tendencias

Este estudio demuestra que les caes mejor a las personas de lo que imaginas

Si sientes que no eres lo suficientemente simpático, este estudio te demuestra lo contrario.

Salud

Curiosidades del orgasmo más intenso que puede tener un hombre

Aquellos que lo han experimentado dicen que se parece mucho a la sensación del comienzo de un orgasmo, pero mucho más intenso y duradero. Los estudios científicos lo han ignorado, hasta ahora.

Salud

¿Decir palabrotas es un síntoma de que eres inteligente? Esto es lo que dice la

¿Cuál puede ser la relación entre decir palabrotas y nuestra inteligencia? La ciencia tiene la respuesta.

share