Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Hogar

Maicena: 15 sorprendentes usos que puedes darle en el hogar

La maicena o almidón de maíz seguro que está en tu alacena de la cocina. ¿Pero sabías que tiene además otros increíbles usos? Te invitamos a conocerlos.

Hogar

Maicena: 15 sorprendentes usos que puedes darle en el hogar

La maicena o almidón de maíz seguro que está en tu alacena de la cocina. ¿Pero sabías que tiene además otros increíbles usos? Te invitamos a conocerlos.

Lucila Benito

Actualizada 08/04/2019

Todos conocemos la maicena (también llamada almidón de maíz o fécula de maíz). Es que es un ingrediente esencial en la cocina: se usa para hacer masas livianas, espesar sopas, hacer salsas, entre otros usos culinarios.

Pero seguramente no sabías que este ingrediente es también un aliado indispensable fuera de la hora de la comida. De hecho, tiene muchísimos usos sorprendentes que ni siquiera te imaginas. ¡Desde quitar manchas hasta desatar nudos!

Creéme: después de leer este artículo, siempre querrás tener un paquete de maicena en casa. ¡Nunca sabes cuándo la puedes necesitar!

A continuación te contamos los 15 mejores usos que le puedes dar a la fécula de maíz que nada tienen que ver con cocinar.

1. Quita manchas de tus alfombras

Limpiar las alfombras es quizá una de las tareas menos interesantes a la hora de hacer la limpieza del hogar. Lo bueno es que la maicena puede ayudarte a que el proceso sea súper simple.

De hecho, la fécula de maíz te permite remover con facilidad manchas complicadas como aquellas que se producen cuando se derrama comida sobre las alfombras. Por ejemplo, manchas de grasa o aceite.

Solo necesitas arrojar un poco de maicena sobre la mancha y dejar reposar por 20 minutos. Luego, solo resta pasar a aspiradora. Verás que la mancha habrá desaparecido.

2. Hace que los pisos de madera dejen de chirriar

Quienes tenemos pisos de madera sabemos que, aunque son súper estéticos, a veces tienen un problema: chirrían al caminar. ¿Verdad que es molesto?

La maicena puede ayudarte también con este pequeño inconveniente, para que disfrutes al máximo de tus adorados pisos de madera.

Para ello, coloca un poco de almidón de maíz sobre las tablas del piso que estén haciendo ruido. Luego, barre para quitar el exceso. Así, introducirás el polvo entre los recovecos y la madera dejará de hacer ruido.

3. Permite lustrar objetos de plata

A veces los viejos objetos de plata se ven avejentados. Sin embargo, el material es noble y solo necesita lustrarse para volver a estar como nuevo.

La maicena es el mejor ingrediente para lustrar objetos de plata de forma casera. Para ello, forma una pasta de almidón de maíz y agua, y cubre con ella tus objetos de plata. Espera a que la mezcla se seque, quítala con un paño seco y lustra.

4. Ayuda a quitar el exceso de cera en los muebles de madera

Luego de colocar cera sobre tus muebles de madera, rocíalos con un poco de almidón de maíz y lustra. Así podrás limpiarlos con mayor facilidad, y evitarás que queden con demasiada cera y puedan arruinarse.

Este método también es perfecto para lustrar automóviles.

5. La maicena es perfecta para un limpiavidrios casero

¿Te has quedado sin limpia vidrios? No te preocupes, puedes fabricar uno casero en cinco minutos. Solo necesitas maicena, el jugo de de medio limón, media taza de vinagre y media taza de agua. Bueno, bonito, barato.

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener un acabado bien homogéneo. Luego, coloca la preparación en una botella con atomizador... ¡Y listo! Tienes el limpiavidrios perfecto, sin ningún aditivo químico y con resultados maravillosos.

6. Permite quitar manchas difíciles de la ropa

La maicena no solo es efectiva para quitar manchas difíciles de las alfombras. También ayuda a dejar la ropa limpia de manchas complicadas. A continuación te explicamos el procedimiento para usar fécula de maíz para remover tres tipos de suciedades especialmente difíciles: sangre, grasa y tinta.

  • Eliminar manchas de sangre

Para lograrlo, mezcla un poco de fécula de maíz con agua hasta formar una pasta. Aplícala sobre la mancha y frota suavemente.

Luego, deja que la prenda se seque al sol. Cuando esto suceda, quita el exceso de maicena con un cepillo. Repite el procedimiento hasta que la mancha desaparezca por completo.

  • Eliminar manchas de grasa

Primero, intenta absorber toda la grasa que puedas con un papel de cocina. Luego, aplica un poco de almidón de maíz sobre la mancha y déjalo reposar por aproximadamente 10 minutos.

Al cabo de este tiempo, quítalo con otro papel de cocina. Frota la zona sucia con un poquito de vinagre blanco y lava la prenda como lo harías normalmente.

  • Eliminar manchas de tinta

Haz una pasta con fécula de maíz y leche. Aplícala sobre la mancha y deja que se seque. Cuando esto suceda, quítala con un cepillo y lava la prenda como de costumbre.

7. La maicena mejora el planchado de la ropa

Algunos productos comerciales permiten mejorar el acabado a la hora de planchar la ropa. Y es natural que tengas ganas de usarlos: ya que te has tomado el trabajo de ponerte a planchar, quieres que el resultado sea el mejor.

Si no tienes ganas de gastar dinero en esos productos, o prefieres todo lo natural, entonces nuevamente la maicena será tu mejor aliada. Diluye una cucharada en medio litro de agua para obtener un almidón casero.

Coloca la preparación en una botella con atomizador y rocíalo sobre las telas antes de planchar, al igual que lo harías con los productos comerciales. ¡Listo! Tu ropa quedará impecable.

8. Desata nudos

¿Eres un poquito ansioso y te molesta no poder desatar un nudo muy complicado? ¿Te dan ganas de cortarlo con tal de no seguir peleando contra él?

¡Tenemos una solución mejor! Si tus cordones o lazos se enredaron demasiado, espolvorea un poquito de almidón de maíz sobre el nudo. Esto te ayudará a desatarlos con mayor facilidad, antes de perder del todo la paciencia.

9. Con maicena puedes dejar tus libros como nuevos


Hay quienes adoran el aroma de los libros viejos. ¿Eres uno de ellos? Entonces pasa al siguiente punto, porque este no es para ti. En cambio, si no te gusta el aroma que desprenden las páginas amarillentas, este truco casero es lo que estabas necesitando.

Si colocas un poco de fécula de maíz sobre las hojas de un viejo libro, podrás eliminar el olor a humedad característico de los libros que han pasado largas temporadas guardados.

10. La maicena es amiga de los niños

Muchas veces se usa maicena para prepararle puré a los niños, lo cual no siempre es de su agrado. Pero a todos les encanta ensuciarse las manos con pinturas, y esta receta con fécula de maíz sí que les gustará.

En una cacerola, coloca una taza de almidón de maíz y cúbrela con tres tazas de agua. Mezcla bien con una cuchara para que ambos ingredientes queden bien incorporados. Cuando esto suceda, lleva la preparación a fuego medio.

Revuelve constantemente hasta que rompa hervor y se espese. Espera a que la pasta se enfríe y divídela equitativamente en varios recipientes. Para darle color, usa unas gotitas de colorante comestible.

Los niños se divertirán con esta pintura para pintar con los dedos,y no tienes que preocuparte de que ingieran un poco sin querer.

11. Desodoriza tus zapatos

Si transpiraste mucho y tus zapatos tomaron mal olor, puedes hacer que huelan bien nuevamente colocando un poco de almidón de maíz dentro de ellos.

Deberás dejarlo reposar durante la noche. La maicena también se ocupará de absorber la humedad. Antes de volver a usar tu calzado, agítalo para quitar el polvo. De esta manera, evitas tener mal olor en los pies al día siguiente.

12. Alivia quemaduras solares

Si estuviste expuesto demasiado tiempo al sol, el almidón de maíz te ayudará a aliviar el ardor de la quemadura.

Mézclalo con un poco de agua para formar una pasta y aplícala sobre el área afectada. Deja que se seque y quítala con agua tibia. Es importante que no frotes la herida, ya que esto irritará más la piel.

La misma pasta sirve también para calmar la comezón ocasionada por las picaduras de insectos.

13. Haz tu propio talco

La maicena tiene una consistencia similar a la del talco, por lo que puede usarse como tal. Incluso podríamos decir que la fécula de maíz es un talco natural.

Si quieres usarla de este modo, lo mejor que puedes hacer es agregarle a una taza de maicena algunas gotas del aceite esencial que más te guste. De esta forma, tu talco natural olerá delicioso.

Usa la preparación del mismo modo que usas habitualmente el talco comercial.

14. Mejora la piel grasa

Si la piel de tu rostro tiende a ser grasa, puedes usar un poco de maicena para controlarla y evitar que se vea brillante y oleosa.

Solo deberás aplicarla directamente sobre tu cara. Procura no usar demasiado, pues puede ser contraproducente.

15. Alivia la dermatitis del pañal

Los bebés suelen desarrollar dermatitis como consecuencia del uso de pañales. Para aliviar la inflamación, puedes colocar un poco de almidón de maíz en su cola luego de cambiarlo.

Otra opción es añadir un cuarto de taza de maicena al agua de baño del niño.

¿Conocías todos estos usos de la maicena? ¿Agregarías algún otro? ¡Comparte para seguir aprendiendo!


Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.


Otros

Alimentación

Torta raw de frambuesa, ideal para un postre delicioso sin prender el horno

Es fácil, no necesita cocción, y queda deliciosa. Paso a paso para hacer una increíble torta raw de frambuesa.

Entretenimiento

7 trucos para dejar los zapatos como nuevos

Todos tenemos nuestro par de zapatos preferido que quisiéramos hacer durar por siempre. Sigue estos tips para dejar tus zapatos como nuevos.

Salud

¿Por qué hay que lavar la ropa nueva? Después de saberlo no lo olvidarás n..

Lavar la ropa nueva puede parecer un pequeño detalle, pero en realidad ponemos en riesgo nuestra higiene y salud.

share