Temáticas como la sostenibilidad y la sustentabilidad, han llegado para quedarse. Y en ese contexto, las certificaciones sustentables para empresas han tomado protagonismo. Conoce todo lo que hay que saber sobre ellas en el siguiente artículo.

Hace décadas que se habla sobre certificaciones sustentables; sin embargo en algunos países es un tema que se acentuó y tomó relevancia en los últimos años. Esto tiene que ver con que cada vez son más las personas que se preocupan por el cuidado ambiental y las consecuencias del cambio climático.

Si bien por mucho tiempo las cuestiones ambientales quedaron relegadas y ligadas únicamente a las agendas políticas, con los años las sociedades se hicieron cada vez más conscientes sobre las consecuencias de las acciones humanas en el ambiente y comenzaron a ser más exigentes con sus consumos.

Así, las empresas comenzaron también a tomar cartas en un asunto, que si no se toman acciones para frenarlo, puede acabar con los recursos naturales y cambiar la vida por completo. En este marco, las certificaciones sustentables comenzaron a tomar relevancia.

Y es que no sólo es importante que dentro de la empresa sepan que se toman medidas amigables con el medio ambiente, sino también que los consumidores de dichos productos o los destinatarios conozcan acerca de estas acciones y las identifiquen. Contar con una certificación de sustentabilidad es clave en estos tiempos.

Empresas sustentables: características

Si cuentas con una empresa y te preguntas cómo hacer para conseguir una certificación de sustentabilidad primero debes tener en cuenta o pensar en aspectos que la hagan amigable con el ambiente.

Cuando se habla de sostenibilidad en una empresa, no sólo se hace referencia a un aspecto ambiental, sino también al social y al económico. Es decir, las organizaciones sostenibles, o que cuentan con certificaciones sustentables, tienen un impacto negativo mínimo, o incluso positivo para el medio ambiente, la sociedad o la economía, ya sea local o global.

Que una empresa sea ambientalmente positiva es un aspecto fundamental en el que las personas se fijan a la hora de consumir y por el que las grandes organizaciones del mundo trabajan, así como una acción por la que los gobiernos deben ocuparse.

Incluso, luego de la pandemia ocasionada por Covid-19 se ha despertado aún más el interés por las cuestiones ambientales y ha generado una mayor exigencia por parte de los consumidores con respecto a estos accionares.

8 elementos con los que deberían contar las empresas sustentables

Por eso, antes de pensar en las certificaciones sustentables, es necesario que todas las empresas comiencen a tener políticas más amigables con el medio ambiente. De lo grande a lo más pequeño, a continuación detallamos algunas claves que pueden ser comunes en las organizaciones, más allá del rubro al que pertenezcan.

1. Economía circular. Esto implica disminuir la entrada de componentes y reutilizar los que ya se encuentran en el mercado para consumir menos recursos naturales y reducir los residuos.

2. Medición de la huella ambiental, de carbono o hídrica. La propia actividad de las empresas puede perjudicar al medio ambiente. Medir estas huellas y planear acciones para disminuir el impacto es clave para ser más sostenible. Aunque esta acción merece un apartado que detallaremos a continuación.

3. Uso de energía renovable. Si se quiere conseguir certificaciones de sustentabilidad, lógicamente ahorrar en recursos energéticos es un paso, así como fomentar en los equipos de trabajo la reducción de energía y el uso de equipos más eficientes. Sin embargo, a futuro será clave que las empresas obtengan su energía de fuentes renovables.

certificaciones sustentables
Foto: Adobe Stock

4. Comercio justo. No sólo las empresas deben apuntar al crecimiento de la marca en sí misma y el rendimiento económico para sus dueños, sino también para todos los trabajadores que la componen. Esto puede darse no sólo con el aumento de los salarios, sino también de sus condiciones de vida.

5. Seleccionar proveedores. La contratación de empresas a su vez que también tengan un compromiso ambiental será clave.

6. Gestiona eficientemente los residuos. Todas las empresas son generadoras de residuos. Aquellas que quieren tener una visión más ambientalmente positiva deberán gestionar eficientemente sus residuos: reducir, reutilizar y reciclar.

7. Promocionar la educación ambiental. Llevar a cabo campañas de educación ambiental y fomentar la educación de esta temática en los trabajadores colaborará en la generación de conciencia social.

8. Utilización de medios de transporte sostenibles. Fomentar el uso de colectivos y combis entre los empleados, así como bicicleta o desplazamientos a pie colabora con la reducción del impacto ambiental.

Huella de carbono: qué es y cómo medirla en una empresa

Sin lugar a dudas, la huella de carbono es una de las grandes acciones que tiene que llevar adelante una empresa a la hora de ser más sostenible o querer conseguir certificaciones sustentables.

La huella de carbono es una métrica ambiental que calcula la totalidad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) generadas, ya sea de manera directa o indirecta, por una persona, un grupo, una empresa o muchas veces un producto o servicio.

Ahora bien, ¿por qué es importante conocerla? Esto tiene que ver con el hecho de que, conocer las emisiones de GEI al ambiente, y de qué manera se contribuye al calentamiento global y al cambio climático, hace un poco más sencilla la planificación de acciones que disminuyan o contrarresten esto.

Aunque no parezca, todas las personas, día a día, con las rutinas más simples están afectando al medio ambiente, por lo que es clave ser conscientes de esto y aplicar acciones que colaboren a cuidar el planeta y crear un futuro más sostenible.

Según se detalla en la página de Greenpeace, no existe una forma específica para medir la huella de carbono, pero sí algunos enfoques específicos para aproximarse a calcularla.

Corporativo: se mide la huella de carbono de una organización, alrededor de un año, para un mejor aprovechamiento de los recursos y realizar informes sobre el desempeño ante el cambio climático.

Industrial: se tienen en cuenta los efectos de un sector particular. Esto representa la oportunidad de optimizar recursos y el uso de materias primas.

Ciclo de vida de un producto: se relevan las emisiones de GEI de los servicios desde su producción hasta su consumo y desechos.

Personal: en este caso, se miden los gases emitidos por una persona durante un período específico.

Territorial: muchas veces se realiza el estudio de un área geográfica para determinar el impacto del cambio climático en un área específica y mitigar.

Eventos: cuando una empresa planifica la realización de un evento específico es necesario estudiar las emisiones GEI, con el fin de realizar acciones que compensen esto.

Certificaciones sustentables para empresas: qué son y qué miden

Las certificaciones sustentables para empresas son diversas según el país en el que se encuentre y el rubro al que pertenezca. Existe una norma a nivel global que ayuda a identificar los riesgos ambientales que pueden producirse durante una actividad puntual.

Si bien existen diversas herramientas para proteger el ambiente, si de certificaciones sustentables de protección ambiental a nivel global hablamos, hay que mencionar la Norma ISO 14001. La misma tiene el propósito de apoyar la aplicación de un plan de manejo ambiental en cualquier empresa, ya sea privada o estatal. Tiene en cuenta la prevención de riesgos como la protección del medio ambiente.

Fue creada por la Organización Internacional para Normalización (International Organization for Standardization - ISO), red internacional de institutos de normas nacionales que trabajan en alianza con los gobiernos, la industria y representantes de los consumidores.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la certificación de sustentabilidad ISO 14001 “exige a la empresa crear un plan de manejo ambiental que incluya objetivos y metas ambientales, políticas y procedimientos para lograrlas, capacitación del personal, documentación y un sistema para controlar cualquier cambio y avance realizado”.

Contar con la norma ISO 14001 brinda valor a la empresa y genera confianza tanto en los clientes, como en los proveedores. Este tipo de certificaciones sustentables son otorgadas por agencias certificadoras gubernamentales o privadas, y los servicios de certificación son proveídos por agencias certificadores acreditadas en diversos países.

La certificación presenta una serie de beneficios para nuestra empresa ya que reduce el impacto ambiental, mejorar el uso de los recursos, entre otros aspectos.

Sin embargo, no hay requisitos específicos en la norma. Todo dependerá del país en cuestión, por ejemplo, en algunos casos contar con este tipo de certificaciones ambientales significa que la empresa ha desarrollado un plan de protección del planeta y que cumple con las leyes nacionales en esa temática, mientras que para otras, es mucho más amplio.

De este modo, las organizaciones que quieran contar con una certificación de sustentabilidad, demuestran un mayor compromiso con el cuidado ambiental ya que llevan a cabo acciones de mitigación, reducción de emisiones de GEI, entre otros aspectos.

certificaciones-sustentables
Foto: Adobe Stock

Por otro lado, también existe la certificación edificio sustentable, creada por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos en 1993 y tiene que ver con las acciones sustentables en el mundo de la construcción. La misma ofrece una verificación del efecto que tiene una obra en cuestión no sólo sobre el planeta, sino también sobre la población.

Un edificio es sustentable cuando son seguros para sus habitantes, reducen la emisión de gases de efecto invernadero y luchan contra el cambio climático. Garantizan un uso responsable de la energía y de los recursos naturales como el agua. 

Fuente: FAO, Greenglob, Sustentable y Nueva-iso-14001.