En pleno mes de junio, países como España y Francia han registrado temperaturas por encima de la media. Pero este fenómeno no sólo ha tenido lugar allí: parte de Europa occidental se ha visto afectada por la ola de calor. Esto ha generado preocupación y ha abierto un interrogante: ¿Las altas temperaturas están relacionadas al cambio climático?

[También te puede interesar La Unión Europea planea prohibir la venta de coches diésel y gasolina a partir de 2035]

cambio climático: ¿en qué se relaciona con la ola de calor europea?

Personas refugiándose bajo la sombra de los árboles o en comercios con aire acondicionado. Botellas de agua, prendas hechas de telas frescas y abanicos improvisados. Algunas personas, incluso, refrescándose en fuentes de agua públicas.

Todo esto ha sido parte del paisaje urbano en las ciudades europeas que más sintieron el calor, en un junio atípico. Y es que, aunque esté comenzando el verano, las temperaturas registradas batieron récords.

En el caso de España, esta ha sido su primera ola de calor de este tipo en más de 40 años, con temperaturas superiores a los 35ºC. Francia, por su parte, no registraba un fenómeno similar desde 1947, habiendo superado los 40ºC en algunas partes del país.

"Los patrones atmosféricos que décadas atrás conducían a calor moderado, ahora generan calor muy intenso", ha indicado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología española (Aemet), Rubén del Campo.

Persona refrescándose por ola de calor

En otras palabras, "una vez que se produce la situación, le da mayor potencial para que sea extrema y tenga un impacto mayor", afirma Juan Jesús González Alemán, físico integrante de la Aemet.

Los especialistas coinciden en que estos hechos son un anticipo del futuro. Además, recalcan la importancia de no confundir una simple oleada de calor habitual con los efectos del cambio climático.

Cabe destacar que estos fenómenos traen aparejados otros problemas, como ha sucedido recientemente en el norte de Italia: una sequía superior a 3 meses ha afectado a la región, en la que las altas temperaturas han potenciado sus efectos.

Persona llenando una botella de agua en el parque

[También te puede interesar 7 hábitos diarios que contaminan el ambiente, ¿cómo puedes evitarlo?]

En España, los incendios forestales han consumido miles de hectáreas, y las condiciones climáticas suponen un impedimento para extinguirlos. "Los incendios forestales no son causados ​​por el cambio climático. Pero las altas temperaturas, el viento y la falta de humedad hacen que los incendios forestales sean más difíciles de controlar", afirmó Del Campo.

En conclusión, estamos ante una época en la que la crisis climática se siente cada vez más en términos meteorológicos. Por ello, la acción colectiva es cada vez más necesaria para lograr contrarrestar los efectos de la misma.

¡compártelo en tus redes sociales!

Fuente:

Telecinco