Cada día, se llevan a cabo actividades que, en mayor o menos medida, contaminan el ambiente y afectan su equilibrio. Es importante saber qué consecuencias tienen en el ecosistema, para así optar por hábitos diarios más sostenibles para lograr contrarrestarlo.

[También te puede interesar 4 datos curiosos sobre el plástico que probablemente no conocías]

hábitos cotidianos que contaminan el ambiente

Probablemente desarrolles o hayas observado alguna de estas acciones. Descubre cuáles son y por qué contaminan, además de saber qué puedes hacer desde tu lugar. ¡Además, estarás reduciendo tu huella de carbono!

Mujer sirviendo agua de una botella de plástico en un vaso

1. Comprar productos que contengan plástico

El plástico es un material dañino para el ambiente. Se encuentra presente en una gran variedad de productos: desde botellas de agua hasta vajilla descartable, incluyendo envoltorios de alimentos.

Cabe destacar que no todos los productos hechos de plástico son reciclables. Por este motivo, muchos de ellos acaban en vertederos o contaminando mares y ríos. Optar por alternativas a este material que sean más sostenibles es una manera de prevenirlo.

2. Arrojar pilas a la basura

Las pilas desprenden sustancias tóxicas y altamente contaminantes, por lo que arrojarlas a la basura con los demás residuos no es lo recomendable.

Son consideradas residuos especiales. Por ello, es importante que te informes sobre el punto de acopio de tu zona. De esta manera, te asegurarás de que sean desechadas de la mejor manera posible.

3. Usar bombillas incandescentes

Este tipo de bombillas no son las más adecuadas, ya que no son eficientes, duran menos y contaminan al desecharse. Lo conveniente es optar por alternativas de LED y bajo consumo. De esta manera, ahorrarás energía y dinero.

4. No separar los residuos

Evita depositar absolutamente todos los desechos en un mismo contenedor. Procura colocarlos en diferentes cestos, separando papel y cartón del vidrio, plástico y residuos especiales, para luego llevarlos a los puntos verdes locales.

5. Moverse de manera poco eficiente

Si habitualmente te mueves en coche, intenta hacer trayectos cortos a pie o con vehículos más sostenibles, como bicicleta o transporte público.

auto de frente sobre la carretera de asfalto, a lado de la línea que divides lo canales y de fondo una montaña y vegetación.jpg

[También te puede interesar 5 charlas TEDx inspiradoras para aprender sobre sustentabilidad]

También puedes compartir el coche con otras personas para que los trayectos que hagas sean más eficientes.

6. Arrojar el aceite de cocina en el agua

El aceite de cocina usado es otro residuo especial que debe desecharse adecuadamente. ¡No lo arrojes al agua! Fíltralo y colócalo en un recipiente, para luego llevarlo al punto de acopio de tu localidad.

7. Usar tampones y toallas desechables

Los productos hechos para el período menstrual demoran mucho tiempo en degradarse. Además, contienen químicos que dañan al planeta. Reemplázalos por una copa menstrual, toallas reutilizables o ropa interior destinada a ello. Actualmente podrás encontrar una gran variedad en el mercado.

y tú, ¿lo sabías? ¡cuéntanos en los comentarios!

Fuente:

La Vanguardia