Cada vez son más las personas que eligen las latas de cerveza o gaseosa por sobre el resto de los envases y, en algunos casos sin saberlo están colaborando con el cuidado del medio ambiente. Pero ¿a qué se debe esto?

Quizás muchas personas elijan las latas de cerveza de manera consciente, teniendo conocimiento que este tipo de envases son más sustentables que otros, ya que es posible el reciclaje. Pero, otro gran porcentaje lo hace de manera inconsciente.

[Tal vez pueda interesarte: ¿Qué cerveza es más sustentable?]

¿Qué quiere decir esto? Que muchos sujetos eligen las latas de cerveza y otras bebidas debido a que son más fáciles de transportar que los envases más grandes de vidrio, por ejemplo, y más resistentes. Si bien no lo hacen por cuidar el planeta, están colaborando con su protección.

Sin embargo, no siempre fueron elegidas las latas de aluminio o no siempre estuvieron ligadas al reciclaje. Pero, antes de hablar de ello, conozcamos un poco más sobre este material.

Qué es el aluminio

Este metal es el tercer elemento más común en el planeta, y forma el 8% de la corteza terrestre. Se lo puede encontrar mayormente en rocas, vegetación y animales.

En estado natural se encuentra en muchos silicatos, es decir en los minerales más abundantes del planeta. Como metal, se extrae únicamente de la bauxita, que se forma como producto residual durante millones de años por la meteorización química de las rocas.

Es uno de los metales más utilizados, después del acero, debido a su baja densidad (2.700 kg/m3) y su alta resistencia a la corrosión. Además, puede decirse que es un excelente conductor de electricidad y calor, además de que su costo es relativamente bajo.

Pese a su bajo costo, uno de los inconvenientes en la producción con este metal es que requiere de una gran cantidad de electricidad, lo que no suena muy sustentable. Sin embargo, esto se ve contrarrestado con la posibilidad del reciclaje de latas de cerveza, por ejemplo, y su gran vida útil.

latas-de-cerveza
Foto: Adobe Stock

Latas de aluminio: historia

Sin embargo, a lo largo de su existencia estos envases como por ejemplo las latas de cerveza no siempre fueron de la misma manera. En sus comienzos eran muy pesadas y difíciles de abrir.

De hecho, era necesario un abrelatas para poder acceder a su interior. Fue recién en 1965 cuando se popularizó su uso. Cuanto más eran elegidas por las personas, menor comenzó a ser su peso.

Poco a poco comenzaron a hacerse más populares al conocer que a diferencia de otros elementos, era posible el reciclaje del aluminio al 100%.

¿Cómo se reciclan las latas de cerveza?

Las latas de aluminio, cualquiera sea, cuentan con un proceso de reciclaje que puede variar según el país. Sin embargo, en líneas generales puede mencionarse algunas cuestiones.

En principio es fundamental que cada vez más personas separen sus residuos en sus casas y que, en los lugares que existan, depositen los reciclables en los contenedores específicos para ellos.

Aquí existe una duda mundial. Las latas ¿se deben aplastar o se desechan de manera entera? Esto tiene que ver con que en algunos países se recomienda que no se aplasten para beneficiar la cadena de reciclaje y evitar confusiones en la maquinaria.

Sin embargo, esto depende del país, ya que por ejemplo en España recomiendan justamente que se aplasten para evitar que la basura ocupe más espacio. Así que en este punto si te genera duda deberás conocer la información recomendada por los Ministerios o Secretarías correspondientes.

Una vez que llegan a las plantas de reciclado los metales son separados por imanes y las latas de cerveza y otros envases de aluminio con corrientes de Foucault. Luego, se eliminan las impurezas y elementos que se pudieron haber filtrado para proceder a su prensado, embalado. En este paso, se crean balas que pueden pesar más de 1000 kilos y contener 65.000 latas aproximadamente, que luego se envían a fundición.

latas-de-cerveza
Foto: Adobe Stock

Una vez fundido, el material es enviado a fábricas específicas que se encargan del proceso de fabricación. Por lo general, se crean lingotes de aluminio que luego se utilizan para realizar distintos envases como latas de cerveza por ejemplo.

Un dato curioso es que el 75% del aluminio que se ha fabricado hace más de 125 años todavía se encuentra en circulación debido a que es posible reciclar el aluminio infinitas veces sin perder sus propiedades.

Esto es sumamente importante para cuidar el medio ambiente ya que el reciclaje ahorra el 70% el consumo de agua y un 95% el consumo de energía, en comparación a fabricar una lata de nuevas materias primas.

¿Cómo reutilizar latas de cerveza en el hogar?

Ahora bien, más allá del proceso de reciclaje propiamente dicho en las fábricas, es posible hacer lo propio de manera casera, dándoles una segunda vida útil. Esto también evita compras compulsivas ya que a partir de una lata de cerveza por ejemplo, se pueden generar adornos, recipientes, alhajeros, entre otras cosas.

Como siempre se recuerda no sólo es importante saber separar los residuos y depositarlos en los lugares correspondientes, sino también considerar otros pequeños hábitos que ayuden a cuidar el medio ambiente.

Y es que por mucho tiempo estas cuestiones quedaron relegadas a las grandes potencias mundiales y a las industrias. Sin embargo la diferencia se hace entre todo, sobre todo teniendo en cuenta que el hombre es el mayor causante de los grandes problemas ambientales y de las consecuencias del cambio climático.

5 ideas para reutilizar las latas de cerveza

Por eso, a continuación te brindamos 5 ideas prácticas para que puedas transformar las latas y darle un estilo diferente a tus espacios.

1- Macetero. Esta puede ser una de las ideas más fáciles y originales que se pueden hacer con latas de cerveza y no puede faltar en tu hogar, oficina o donde quieras colocarlo. Para ello será necesario cortar el envase a la mitad o del largo de un gancho de los que se utilizan para tender la ropa.

Una vez listo, enganchar los broches de madera a la lata, uno al lado del otro y sin dejar espacios, hasta que se logre cubrir toda la superficie. ¿Qué tal ha quedado? También puedes probar con pinzas de colores que le dará un estilo completamente distinto.

2- Adornos navideños. Si eres de los que disfruta de las fiestas de fin de año, de cocinar y de hacer adornos propios debes probar esta opción. Requieres de cantidad de latas necesarias y un cortante. Se pueden hacer diferentes figuras como por ejemplo la estrella o los copos de nieve. Puedes ayudarte con un molde para cortarlos.

Además, se pueden pintar o dejarlos del color que traiga el propio envase. Una vez que tengas la figura deseada perforar y colocar un piolín para poder colgar.

3- Joyero. Cortar una lata de cerveza al medio o a la altura que se desee. Una vez listo, se puede forrar por fuera y por dentro y ¡listo! Tendrás un excelente recipiente para poder guardar anillos, aros y collares. Incluso, se puede colocar una división por dentro pegando un cartón forrado o un trozo de lata.

4- Teléfono de juguete. Muchas generaciones han aprendido a hacer juguetes con materiales que encontraban en el hogar, como por ejemplo las pelotas de tela y los teléfonos.

Para esta opción se requieren dos latas a las que se les deberá cortar el borde de arriba, dejando un orificio del tamaño del diámetro. En los otros extremos de ambos recipientes colocar un clavo que contenga un piolín. El mismo deberá quedar uniendo ambas latas y ¡listo!. Cada niño deberá tener uno de los recipientes y hablar y escuchar por los orificios.

5- Cenicero. En este caso sólo deberás contar con la lata de cerveza y un cortante. Para que no quede tan alto es posible que la tengas que cortar por la mitad o a su tercera parte. Puedes decorarla por fuera o bien hacer cortes por sus bordes y figuras para que te quede un cenicero súper cool.

Son infinitas las ideas que se pueden poner en práctica con latas de aluminio. Lo importante es animarse y probar.

Ya conoces cómo se reciclan las latas de cerveza con lo que tendrás una opción más para elegirlas por encima del resto de los envases.

Fuente: ABC, El Confidencial, Ecoinventos.