Está comprobado que la calidad de nuestras horas de descanso repercute en nuestra salud. Por eso, la elección de la cama en la que vamos a dormir todos los días debe ser realizada de manera informada, para asegurarnos de que la elegida cubra nuestras necesidades físicas, y no nos genere ningún tipo de dolor durante la noche.

De acuerdo con la Sociedad Española de Reumatología, ocho de cada diez españoles sufren de dolor de espalda. A esto se le suma, según indican las estadísticas del INE, que más de la mitad de la población no duerme la cantidad de horas recomendadas. Según los expertos, los mayores de 18 años deberían dormir, como mínimo, 7 horas.

Un estudio de la Sociedad Española del Sueño, ha revelado que la media de sueño en España está por debajo de ese número, siendo de 6,8 horas. También señalaba que los españoles suelen dormir poco en la semana, y recurren al fin de semana para recuperar las horas de sueño.

dormir

La importancia del sueño para la salud de las personas

Un descanso adecuado y óptimo repercute positivamente en la salud, evitando los indeseados dolores de espalda y articulaciones. Es por eso que un sueño de calidad afecta directamente a nuestro día a día, interviniendo en nuestro estado de ánimo, actitud e incluso en nuestra felicidad.

Otras de las ventajas de mantener un nivel adecuado de sueño, es que nos ayuda a mejorar nuestras capacidades cognitivas y de concentración. Dormir es fundamental para la mente, de modo que un correcto descanso favorece el mejor funcionamiento de la memoria. De este modo, entre otras cosas, el buen descanso mejora la manera en la cual asimilamos la información recogida a lo largo del día.

Además, el buen sueño contribuye a fortalecer nuestro sistema inmunitario. Esto es importante, ya que éste es el encargado de mantener nuestras defensas elevadas, lo cual ayuda a prevenir enfermedades.

La mejor postura para dormir

Hay quienes prefieren dormir de lado, mientras que otros que prefieren hacerlo boca arriba. Sin embargo, los expertos señalan que la mejor alternativa, para evitar dolores de espalda, es la primera, y preferentemente sobre el lado izquierdo, ya que permite mantener la alineación de la columna vertebral.

Dormir de lado, además, debería complementarse con el uso de una almohada entre los muslos, y otra a la altura de la cintura. Este truco permite mantener la columna totalmente alineada al momento de dormir.

Dormir bien es cuidar la salud, por eso es importante ser conscientes de la importancia que tienen las horas de sueño para nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos.

Bases tapizadas - Max Colchón

La importancia de la estructura de la cama

Ya no es nueva la información respecto de la importancia que tiene el uso de una almohada y de un colchón que se adecúen a nuestras necesidades, a la hora de prevenir los dolores musculares, tanto en la zona cervical como en cualquiera de las zonas que componen la espalda.

Aunque no todos lo saben, además de la almohada y el colchón, la estructura de la cama también influye directamente en la calidad de nuestro descanso. Según la Fundación Kovacs, que se especializa en la investigación del dolor de espalda y cuello, “las características de la superficie de descanso suponen un factor relevante con relación a la existencia o a la evolución del dolor de espalda”. Por eso, elegir el colchón adecuado puede no ser suficiente para mejorar nuestro descanso, si, adicionalmente, la cama no cuenta con un soporte adecuado a nuestras necesidades.

Bases tapizadas o somieres: cuál elegir

Debido a que son una de las claves para alcanzar un buen descanso, es de vital importancia conocer los efectos que tienen los distintos tipos de estructuras de cama sobre nuestro sueño. Por eso, hay que saber que, aunque puedan existir múltiples soportes, todos ellos utilizan el somier o la base tapizada como apoyo del colchón.

Ambos tienen distintas propiedades, que es conveniente conocer antes de decidirse por uno de los dos tipos. Los somieres de baldas de madera son aquellos que permiten disfrutar de un descanso más elástico, de modo que será el indicado de todas aquellas personas que prefieran una cama más flexible. En cambio, quienes se encuentran buscando un descanso más firme, deberían optar por las bases tapizadas, ya que éstas son un poco más rígidas que las primeras.

La calidad del descanso que logremos depende de todos los elementos que conforman la cama: el colchón, la almohada y la base. Por eso, es necesario prestar especial atención a cada uno de estos factores, buscando conciliar un sueño de calidad, que haga bien a nuestra salud.

También es importante saber que existen distintas alternativas de bases tapizadas y de somieres, en cuanto a materiales, precios y modelos. De este modo, se pueden evaluar y comparar muchas opciones distintas, para así, encontrar la ideal para cada caso.