Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

La historia secreta y completa de los Jardines Colgantes de Babilonia, la maravilla del mundo antiguo

Los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una de las siete maravillas del mundo antiguo... ¡Y ya usaban conceptos de sustentabilidad! Conoce toda la historia en este post.

Entretenimiento

La historia secreta y completa de los Jardines Colgantes de Babilonia, la maravilla del mundo antiguo

Los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una de las siete maravillas del mundo antiguo... ¡Y ya usaban conceptos de sustentabilidad! Conoce toda la historia en este post.

Daniel Morales

Actualizada 31/03/2019

¿Te imaginas que ya desde la antigüedad se utilizaran formas ecológicas en la construcción?

¡Pues parece que así era!

Los Jardines Colgantes de Babilonia parecen ser el ejemplo más claro de que la bioconstrucción ya existía en los orígenes más remotos de la civilización.

¿Quieres saber todo sobre esta verdadera maravilla perdida? ¡En este post te lo contamos!


[También puedes leer: 5 increíbles edificios que son sustentables aunque no parecen]

Jardines colgantes de Babilonia: una de las 7 maravillas del mundo antiguo

jardines de babilonia

Las siete maravillas del Mundo Antiguo fueron un conjunto de estructuras que los helenos creían que debían ser vistas por lo menos una vez en la vida.

En la actualidad, solo se conserva una de ellas: la Gran Pirámide de Giza, en Egipto. Su estructura data de hace más de 4000 años, pero fue construida tan perfectamente que sigue en pie hasta hoy. De hecho, se la considera la octava maravilla honorífica, dentro de las siete maravillas del mundo moderno.

El resto han ido desapareciendo a lo largo de los miles de años que han pasado desde su construcción.

Las otras seis maravillas del mundo antiguo eran: el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas, el Faro de Alejandría y los Jardines Colgantes de Babilonia.

Sobre estos últimos vamos a hablar en este artículo, pues detrás de dicha increíble maravilla mundial hay muchos mitos e historias. Todas las cuales son maravillosas.

Origen de los Jardines Colgantes de Babilonia. ¿Realmente existieron?

jardines colgantes de Babilonia

Hasta hace algunos años, no se sabía a ciencia cierta si los jardines colgantes de Babilonia realmente habían existido. Algunos historiadores creían que se trataba de un simple mito. Sin embargo, investigaciones recientes parecen estar más cerca de encontrar pruebas de su existencia y hasta de localizar el punto preciso donde se encontraban.

Por el momento, lo único que sabemos tiene que ver con hallazgos escritos de diferentes épocas. Así, la información que ha llegado hasta nuestros días dice que en el siglo VI a.C. el Rey Nabucodonosor II mandó a construir estos jardines para su amada esposa.

Otra hipótesis es que este rey decidió crear los jardines para alegrar a la población, que durante los siglos VII y VI a.C., había sufrido diferentes guerras.

Es probable que la construcción de estos hermosos jardines haya tenido que ver también con el deseo del Rey Nabucodonosor II de convertir a Babilonia en una de las más importantes potencias de la antigüedad, y con el auge económico y social que esta ciudad tuvo durante su mandato.

En cualquier caso, esta maravilla del mundo antiguo parece haber sido sumamente importante para las personas de la época, y una obra digna de ser admirada.

El jardín ecológico de la antigüedad

Los jardines colgantes de Babilonia comenzaban con una base de más de 100 metros de largo y ancho en los que se incluyó la vegetación más extraordinaria de esa época. Durante años fueron una verdadera maravilla, pues el agua era traída desde el río Eufrates y corría día y noche por los canales confinados sólo para la vegetación.

Todo el sistema de riego de los jardines colgantes los convirtió en la única maravilla del mundo antiguo que contó con cuestiones ecológicas y orgánicas, a diferencia del resto que eran grandes y monumentales estatuas o edificios.

[También puedes leer: 5 increíbles edificios que son sustentables aunque no parecen]

Los jardines colgantes no colgaban, y se veían a kilómetros

jardines


Los jardines colgantes de Babilonia eran, entonces, una serie de estructuras piramidales junto al palacio del rey.

La verdad es que su nombre es un poco confuso, porque en realidad estos jardines no colgaban. El origen del nombre tiene que ver con una incorrecta traducción de la palabra griega kremastos o del latin pensilis, que habla de “sobresalir” y no “colgar”.

En realidad eran jardines que se iban haciendo más y más altos llegando a verse hasta los 90 metros de altura según algunas crónicas antiguas.

Gracias a su estructura, había árboles exóticos que se podían ver desde el otro lado de la ciudad, eso impulsó más y más la fama de un imperio poderoso rodeado de vegetación en un lugar en el que las condiciones eran áridas y precarias.

Decadencia y desaparición de los Jardines Colgantes de Babilonia

Nabucodonosor II fue el último gran Rey de Babilonia, y no sólo se dedicó a la construcción de jardines. También soñó con expandir Babilonia y convertirla en una poderosa potencia. Para ello, lanzó una fuerte campaña militar, con la intención de someter territorios cercanos a su reino.

Pero el sueño de Nabucodonosor II no duró demasiado, aunque por suerte no vivió para saberlo. Pues tras su muerte, el imperio que había formado comenzó a resquebrajarse poco a poco.

En una época de fuertes enfrentamientos bélicos, pronto la ciudad pasó de las manos de su heredero a las de un usurpador de origen militar. En el siglo IV a.c. cuando Alejandro Magno llegó a Babilonia, los jardines ya eran una patética muestra de lo que fueron alguna vez.

Así se mantuvieron otros cientos de años hasta que el rey Evemero los destruyó en el 126 a.c.

Los jardines hoy

Aunque el sueño de Nabucodonosor II no vivió mucho tiempo, la leyenda sí, y miles de investigadores han pasado muchos años buscando el sitio en el que pudieron estar.

Hoy Babilonia es parte de Irak, lo que hace aún más difícil encontrar el lugar correcto, pero la británica Stephaine Dalley cree que cerca de Hilla, en el centro de Irak, hay unas montañas con esas características.

Sin embargo, de ser cierto, no habría sido Nabucodonosor II el creador de los jardines, sino Senaquerib, quien estuvo en el poder hace aproximadamente 2700 años.

Sea cual sea la verdad, la historia de los jardines demuestra que la naturaleza, mezclada con el ingenio humano, puede crear grandes legados que viven para siempre.

Hoy tenemos la arquitectura sustentable y tal vez debemos rastrear sus orígenes hasta los Jardines Colgantes de Babilonia.

[También te puede interesar: Permacultura: un sistema de principios para la sustentabilidad]

¿Te hubiera gustado conocer los Jardines Colgantes de Babilonia? ¡Cuéntanos qué te parece en los comentarios!

Fuentes:

Wikipedia

Historia Web

Academia Play

Binarias


Otros

Turismo

La historia secreta detrás de la Alhambra

Un símbolo de España que todo el mundo debe conocer.

Entretenimiento

Así es como un huerto en casa estimula la imaginación e inteligencia de los ..

La mejor forma de educar es con la práctica.

Entretenimiento

¿El pasillo es recto o curvo? Te explicamos lo que realmente sucede aquí

Creerás que estas alucinando.

share