Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Hogar

6 mitos sobre el huerto que debes echar por tierra

Hay muchas creencias sobre el cuidado de las plantas que no son ciertas y que pueden llevarte a dañar tus cultivos.

10/09/2019

Hogar

6 mitos sobre el huerto que debes echar por tierra

Hay muchas creencias sobre el cuidado de las plantas que no son ciertas y que pueden llevarte a dañar tus cultivos.

Por Florencia Gallino (@sitopia.ar)*

Entre jardineros y huerteros, siempre hay mitos que perduran. Algunos son culturales y tienen que ver con creencias populares, y otros tienen que ver con el manejo de las plantas en general. Es importante echar por tierra lo que no es cierto, ya que nos puede entorpecer el desarrollo de nuestro huerto.

1. Las lombrices se comen las raíces de las plantas

A veces, cuando encontramos lombrices en el sustrato de nuestro huerto, podemos pensar que se están comiendo las raíces de las plantas, pero en realidad no es así. Ellas se alimentan de materia orgánica de origen vegetal en un primer estado de descomposición, y no de materia orgánica viva. De hecho, las lombrices son aliadas del huerto: su excremento abona el suelo y pone disponible para las plantas todos los macro y micronutrientes que necesitan. Si las encuentras pegadas a alguna raíz, probablemente estén comiendo raíces ya muertas.

2. Hay que podar las plantas para que crezcan mejor

Si decidimos podar las plantas, tengamos en claro que no es por ellas, sino por nosotros. Ellas no nos necesitan para desarrollarse de manera adecuada. Sin embargo, como estamos interesados en comernos sus partes, a veces las cortamos para obtener mejor cosecha.

Las que solemos podar son las que nos ofrecen frutos carnosos, como el tomate, pimiento, pepino. Cuando les sacamos hojas a estas plantas, favorecemos que la energía se concentre en las flores y frutos, lo cual acelera su desarrollo. Sin embargo, cuando le hacemos cortes a la planta, abrimos heridas por donde pueden ingresar enfermedades y podemos llegar a debilitarlas. Es por esto que podar será siempre una elección según qué tipo de manejo y qué tipo de huerto queremos.

3. No se puede cultivar zanahorias en macetas

La primera vez que cultivé una zanahoria fue en una maceta de 20 centímetros de profundidad, y si bien no salió larguísima, la cosecha fue deliciosa y nutritiva. Sí se pueden cultivar en macetas, la profundidad ideal es de 40 a 60 cm. Si les damos este espacio, se puede cultivar prácticamente cualquier especie de zanahoria.

4. Si no tengo más de 6 horas de sol al día no puedo cultivar ninguna hortaliza.

La clave del huerto es saber poner la hortaliza correcta en el lugar correcto. Hay muchas que se pueden adaptar y desarrollarse con pocas horas de sol. Las que debemos evitar plantar en un lugar de menos de 6 horas de luz solar, son todas las que nos ofrecen sus frutos carnosos, como el tomate, la berenjena, el pepino, la calabaza y demás. Estas plantas son las que requieren la mayor cantidad de energía para desarrollarse.

Si no disponemos de tantas horas de sol, igual podemos comer de nuestras macetas. Las que mejor se pueden adaptar a la sombra son las hortalizas de las cuales nos comemos sus hojas, como la acelga, la espinaca, la lechuga, la rúcula y el perejil, entre otros.

5. Debo limpiar la tierra de las raíces cuando las trasplanto

El trasplante es uno de los momentos de mayor estrés de las plantas. Durante este proceso, exponemos sus raíces a la superficie y debemos ser cuidadosos al hacerlo. Las raíces, al tener adheridos fragmentos de tierra, continúan llevando a cabo su actividad de absorción de agua y sales minerales, por lo que debemos evitar tocarlas y lavarlas.

Lo ideal es que el trasplante sea lo más rápido posible, siempre por la tarde o en un día nublado, y exponiendo las raíces lo menos posible.

6. Regar hasta que salga agua por debajo de las macetas

En las macetas, todo es limitado, y una de las cosas que es muy limitada es la cantidad de nutrientes disponibles para las plantas. Además de tener que abonar cada tanto, debemos ser cuidadosos con el riego, ya que si regamos en exceso hasta que salga agua por debajo de la maceta, estamos arrastrando y lavando parte de los nutrientes en el sustrato. Lo ideal es regar lo suficiente como para humedecer toda la maceta, evitando filtraciones.

[También te puede interesar: Conoce la mejor manera de regar tu huerto]

Hay personas que sin duda tienen “mano verde” o buena intuición para el huerto, pero para todos los otros que no, afortunadamente existe mucha información para guiar y acompañar la gran aventura de cultivar.

* Florencia Gallino se dedica a promover la conciencia ambiental dentro de la ciudad. Fundadora del proyecto Sitopia, hace años que promueve el cultivo, el compost, y la sustentabilidad urbana. A través de comunicación, talleres, diseño y mantenimiento de espacios comestibles, y acciones colaborativas, Florencia busca inspirar a todos para que empiecen a comer de sus propias macetas y jardines.


Otros

Hogar

Haz una huerta en un metro cuadrado y cosecha kilos de verdura biodinámica

Que el espacio ya no sea excusa para no tener alimentos frescos y orgánicos en casa, de tu propia producción.

Hogar

Cultiva tus propios alimentos con este bello huerto en tu ventana

En las grandes ciudades, contar con un jardín en casa puede ser un verdadero tesoro. Conoce cómo hacer un huerto en tu ventana.

Hogar

La huerta propia, una tendencia que se instala cada vez más

Tener una huerta en casa tiene múltiples ventajas: ofrece una alimentación saludable, permite consumir productos libres de químicos y cuidar el ambiente.

share